Submenu
 
Rin Rin Renacuajo y Simón el Bobito, celebran un año más
eportal.editorial.1's picture
Creado: 11-11-2017
Categoría:
Caricatura donde se visualiza a Rafael Pombo junto a Rin Rin Renacuajo y el ratón amigo

Se cumplen 184 años del creador de obras inmortales de la literatura colombiana, como Simón el Bobito, la Pobre Viejecita y Rin Rin Renacuajo.

 

José Rafael de Pombo y Rebolledo, nació en Bogotá, el 7 de noviembre de 1833; y murió en Bogotá, el 5 de mayo de 1912.   Fue un escritor, poeta, fabulista, traductor, intelectual y diplomático colombiano.

La familia de Pombo formaba parte de la aristocracia criolla: su padre, Lino de Pombo O'Donnell, fue un destacado político, militar y diplomático cartagenero, que entre otras cosas firmó el tratado Pombo-Michelena de límites con Venezuela y se casó en Popayán con Ana Rebolledo, mujer también de alta alcurnia. Rafael fue el hijo primogénito. Su tía paterna, Matilde, fue la madre del célebre político y literato colombiano Julio Arboleda.

Trabajó como traductor y periodista, y fundó varios periódicos en Bogotá, entre los cuales son de destacar El Cartucho y El Centro. También trabajó como libretista de ópera, así en el caso de Ester.

Parece que la inclinación por la poesía nació en Pombo desde muy temprano. Ya a los diez años había copiado versos y traducciones en un cuadernillo que tituló Panteón literario. En 1846 ingresó en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, donde estudió Humanidades; en 1848 recibió el grado en Matemáticas e Ingeniería en el Colegio Militar que había fundado recientemente el general Tomás Cipriano de Mosquera.

Aunque nunca ejerció formalmente como ingeniero, se sabe que realizó algunos estudios para el mejoramiento urbano de Bogotá.

Posteriormente viajó a Popayán, donde su familia materna tenía propiedades, escribiendo allí dos de sus poemas más conocidos: La copa de vino y Mi amor, firmado con el seudónimo de Edda. Se creyó que tal poema era obra de una enigmática y brillante poetisa hasta que el mismo Pombo reveló su autoría; la anécdota muestra hasta qué punto asimiló la psicología femenina y su distinta manera de sentir el amor y de expresarlo.

En 1855 viajó a Nueva York como secretario de la legación colombiana en esta ciudad. Permaneció diecisiete años en Estados Unidos, durante los que residió en Washington y en Filadelfia (donde fue cónsul), siendo esta su época de plenitud creadora.

 

La obra de Rafael Pombo

 

Junto con José Asunción Silva, Rafael Pombo es el más destacado de los poetas colombianos del siglo XIX. Pombo entiende desde muy temprana edad que su quehacer es escribir: "De que soy poeta apenas tengo estos datos: que no sirvo para nada, sino para hacer versos". Favorecido por su bienestar económico, fue el primero que asumió la labor poética como principal actividad a lo largo de su vida, en una época en la que otros lo hicieron de manera esporádica.

 

Con Pombo nace, en un entorno de acento todavía colonial, una poesía nueva en el continente. Su lírica funde subjetividad y meditación filosófica, reflexivo sentimiento del amor y de la naturaleza, pálpito religioso y aprovechamiento de la experiencia. Dios, la naturaleza y la mujer son protagonistas en su obra, así como la rebeldía, el vigor y la ironía, por lo que resulta una extraña suma de autor entre devoto y demoníaco.

 

Pombo fue también el maestro de la literatura infantil colombiana. Para los niños hizo bellas creaciones como "Michín", "Juan Chunguero", "Pastorcita", "Rin Rin Renacuajo", "La Pobre Viejecita", "Simón el Bobito", "El Gato Bandido" y "El Renacuajo paseador". Se conocen 222 fábulas de Pombo, siendo las más recordadas "El gato guardián", "El sermón del caimán", "La nariz y los ojos", "El niño y la mariposa", "El coche", "El potro sin freno", "El niño y el buey", "Las ranas y la antorcha", "El monte y la ardilla", "El halcón y la gallina", "La paloma y la abeja", "El hombre y la pulga", "El palomo de fiesta" y "El niño y el corderito".

 

Casi toda su producción está impregnada del aroma de un amor nunca satisfecho. Más que un poeta del amor, Pombo canta a la amada, y más aún a la compañía de la amada. En efecto, la mujer amada es, para el vate bogotano, la suma e interpretación de toda la creación.

 

Fue premiado como Poeta Nacional de Colombia, en un homenaje que se le tributó en el Teatro Colón de Bogotá, el día 20 de agosto de 1905. El 6 de febrero de 1912 reemplazó a Manuel María Mallarino como miembro de la Academia Colombiana de la Lengua, de la que fue Secretario perpetuo. Según Antonio Gómez Restrepo, crítico literario y albacea testamentario designado por Pombo minutos antes de su fallecimiento, el escritor tras la ceremonia se recluyó en cama, decayendo su salud progresivamente hasta la muerte, el 5 de mayo de 1912. En 1983 fue inaugurada la Fundación Casa Rafael Pombo en homenaje póstumo.

 

¡Aprenda con Rafael Pombo y Colombia Aprende!

Conozca más sobre la vida del escritor colombiano, con divertidos recursos educativos digitales para grandes y chicos.  Multimedias, audicuentos, cronologías interactivas y hasta un comic sobre la vida de Pombo, hacen parte de nuestro Catálogo Colombia Aprende. 

 

La Biblioteca interactiva de Rafael Pombo

 

Aquí, en este enlace del Portal Colombia Aprende, encontrará diversas obras de Rafael Pombo.  

 

Cuentos Pintados

Conozca los Cuentos de Pombo pintados por Lorenzo Jaramillo, en la Biblioteca Virtual del Banco de la República. Ingrese aquí

 

¡Juguemos con Pombo!

La obra de Rafael Pombo en digital. Descargue y pinte algunos de los personajes de las fábulas de Pombo. ¡Que comience la diversión!

Fuentes:

http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/pombrafa.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Pombo

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/pombo_rafael.htm

http://babel.banrepcultural.org/cdm/singleitem/collection/p17054coll10/id/2388 

Ilustración tomada de http://elmalpensante.com/articulo/2634/dos_ejercicios_simples