Submenu
 
Tres grandes pintores de Colombia
eportal.editorial.1's picture
Creado: 07-04-2017
El Mes Categoría: 
Date of History: 
Thursday, April 6, 2017

En abril se conmemora el nacimiento y la muerte de tres grandes pintores colombianos del siglo XX : Fernando Botero Zea, Enrique Grau y Alejandro Obregón.

Enrique Grau Araújo (Ciudad de Panamá, 18 de diciembre de 1920 - Bogotá, 1 de abril de 2004) fue un pintor colombiano, conocido por sus retratos de figuras amerindias y afrocolombianas, que abarcó multitud de intereses y campos, desde la pintura, el dibujo y el muralismo hasta la escenografía teatral, pasando por la escultura.

Realizó sus primeros estudios en Bogotá. Consiguió una beca del gobierno para proseguir su formación en la Art Students' League de Nueva York, donde permaneció entre 1940 y 1943, y continuó luego sus estudios en Italia, donde perfeccionó su técnica de muralista, pintor y dibujante, alcanzando gran pericia en todas las facetas. En Estados Unidos estudió con Tadeusz Kantor y fue también discípulo del artista alemán George Grosz, de quien tomó en sus inicios su concepción expresionista del arte y la pintura, a la que imprimiría un marcado acento crítico.

Sus primeras obras, en un estilo cercano al impresionismo, tenían un destacado carácter figurativo. Sin embargo, tras su marcha a Florencia en 1954, sus cuadros adquirieron rasgos geometrizantes y abstractos que mostraban la influencia del cubismo del español Pablo Picasso,. En 1957 obtuvo el primer premio de pintura en el X Salón de Artistas Colombianos.

A partir de 1959 su obra se torna francamente realista: le interesa la figura humana y su entorno. Apasionado por el volumen, por las formas rotundas y concretas y por un decorado de un extremado barroquismo en lo referente a los muebles, adornos y el vestuario que acompañan a sus personajes, su mundo se muestra nostálgico y abigarrado.

"Sombrero de rosas"

Paralelamente a su obra pictórica, trazó verdaderos estudios sobre el vestuario, las modas y las actitudes un tanto "cursis" de los personajes, transformados por los disfraces sacados de los desvanes. También se interesó por la tercera dimensión, elaborando terracotas con los mismos temas de sus pinturas y, en los últimos años, esculturas en bronce salidas de sus telas.

En los últimos años se consagró también a la investigación de la flora y la fauna tropicales, plasmados ya en su serie El pequeño viaje del barón Von Humboldt, donde aparecen figuras como el sapo amazónico, las serpientes tropicales y los insectos, todos ellos producto de una observación rigurosa y un impecable manejo del detalle por medio del dibujo; a esta misma tendencia pertenece su serie Iguanas, inspirada en un viaje a las islas Galápagos.

Lo que se ve en un cuadro de Grau es poco corriente, la indumentaria, con todas sus implicaciones culturales y sociales, es algo postizo y artificial que subvierte la apariencia normal de los personajes y les da una presencia diferente, ajena a la vida cotidiana y bastante próxima al ámbito del espectáculo. A esto contribuyen también no solo los gestos, ademanes y actitudes de las figuras, sino los objetos que las acompañan. A veces, el escenario es sencillo y solo tiene pocos elementos. En otras ocasiones, aparecen diversas cosas, cuyo inventario resulta tan enorme como variado. No faltan, en muchos casos, las mariposas, los insectos o los pájaros que revolotean en torno de los protagonistas y que, obviamente, contribuyen a aumentar la irrealidad que se está contemplando.

Alejandro Obregón nació en Barcelona, España en 1920 y murió en Cartagena, el 11 de abril de 1992. Su familia se trasladó definitivamente a Barranquilla cuando el futuro pintor cumplió dieciséis años. Con toda seguridad, el cambio de cultura, de ciudad y de ambiente impresionaron al adolescente, en especial el exuberante trópico, con su luz radiante y aire de libertad. Aprendió entonces a comer pescado con ñame, sancocho de sábalo, a fumar Pielroja (cigarrillo que fumó hasta su muerte) y a tomar ron blanco.

En 1938 se trasladó a Boston, Massachusetts, con el fin de estudiar aviación, carrera que casi concluyó, pero por problemas con un profesor fue expulsado de la escuela y regresó a Barranquilla, a trabajar en la fábrica de textiles de su padre, como supervisor de producción. Pronto comprendió que ése no era su ambiente y decidió irse, en 1939, a trabajar como conductor de camión en las recién abiertas petroleras del Catatumbo, lo que constituyó otro gran estímulo para su carrera de pintor, pues la selva y su mundo, el de los motilones, lo embelesaron.

Poco tiempo duró en el Catatumbo: comprendió que su destino estaba en los pinceles, la paleta, la espátula y los colores. Viajó por segunda vez a Boston, con el fin de estudiar pintura y luego viajó a España, como vicecónsul de Colombia en su Barcelona natal. Allí se vinculó a la Escuela de Artes de la Llotja, pero fue expulsado poco después por defender vehementemente el arte americano.

Ingresó entonces en el Círculo Artístico y después se convirtió en autodidacta, dedicándose a perfeccionar sus conocimientos a través del estudio directo de las obras de los grandes pintores españoles: Francisco de Goya, Diego Velázquez, Rembrandt, Picasso y las pinturas rupestres de las cuevas de Altamira, en especial su famoso bisonte, que inspiraría con el tiempo los lienzos de toros y cóndores de Obregón.

"Violencia" 1962

El cambio definitivo en la pintura de Alejandro Obregón comenzó en 1947, cuando incorporó a su pintura lo que se ha dado en llamar "expresionismo mágico", con recuerdos del cubismo. Introdujo la temática de los peces, de las barracudas, pero también los acontecimientos de la época, pues presenció en Bogotá los sucesos del 9 de abril de 1948.

En mayo de 1949 viajó a París, donde permaneció hasta 1954. Durante esos cinco años, se dedicó a definir y cualificar su estilo, y conoció a Picasso. La tercera etapa artística de Alejandro Obregón comprende el período 1958-1965: Incluyó en su temática pictórica a los cóndores, tigres, alcatraces, mojarras y toros, con lo que enriqueció y vivificó su pintura, la hizo más emotiva, mítica y mágica.

Entre 1962 y 1963, Alejandro Obregón ganó el Premio Nacional de Pintura del XIV Salón de Artistas Colombianos con La violencia, quizás su obra más famosa, que confirmó su irrenunciable vocación de denuncia y lo consolidó como el gran maestro de la pintura colombiana.

Durante la década de los ochenta tomó como propia la temática ecológica, muy especialmente el tema de la Isla Salamanca, donde los mangles agonizaron y murieron por falta de oxígeno. En 1984 fue el artista de la paz: pintó palomas en una campaña del país contra la violencia.

Obregón murió el 11 de abril de 1992, víctima de un tumor cerebral que afectó seriamente su vista y que lo obligó a viajar a finales de febrero de ese año, por última vez, a los Estados Unidos para someterse a un tratamiento. Falleció en Cartagena pero fue sepultado en Barranquilla.

Nació en Medellín el 19 de abril de 1932, donde cursó la educación primaria en el Ateneo Antioqueño y, gracias a una beca, continuó los secundarios en la Escuela Bolívar.

En 1948, a los dieciséis años, vio sus primeras ilustraciones publicadas en el suplemento dominical del El Colombiano, uno de los periódicos más importantes de Medellín. Utilizó el dinero para asistir a la escuela secundaria en el Liceo de Marinilla de Antioquia, del que fue expulsado tras la aparición de un artículo suyo en el diario, con el título "Picasso y el no conformismo en el arte". Las autoridades del centro ya le habían amonestado por la publicación de sus dibujos de desnudos en el mismo periódico. Debió culminar sus estudios en el Liceo de la Universidad de Antioquia.

Aunque en su juventud estuvo durante un corto lapso de tiempo en la Academia de San Fernando en Madrid y en la de San Marcos en Florencia, su formación artística fue autodidacta.

A los 26 años es nombrado profesor de pintura en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Bogotá, en 1960 se instala en Nueva York y en 1973 fija su residencia definitivamente en París.

"Picnic"

En principio sus obras revelan cierta admiración por el muralismo mexicano y la pintura del renacimiento italiano (Partida, 1954), pero más tarde estas influencias van desapareciendo en favor de un personalísimo estilo, en el que las figuras engordan y se deforman hasta cubrir en buena parte el lienzo (Prelado, 1959), denotando la influencia del surrealismo. La historia del arte (Autorretrato con Luis XIV visto por Rigaud, 1973), la vida burguesa (Escena familiar, 1969), la cultura colombiana (Baile en Colombia, 1980) y los personajes históricos (Luis XIV y María Antonieta en visita a Medellín, Colombia, 1990) constituyen a lo largo de su carrera las principales fuentes de inspiración, de una dilatada y variada producción en la que abundan paisajes, retratos y escenas costumbristas.

Botero emplea la gordura como base de una cariñosa burla para comentar ciertos aspectos de la vida (La alcoba nupcial, 1958). A partir de 1960, lleva a cabo entre su variada temática una serie de obras en las que parece rendir tributo a los grandes maestros de la pintura universal como Mona Lisa a los doce años (1959), Rubens con su esposa (1965) o Autorretrato según Velázquez (1986). Su afición por los toros le lleva en la década de 1980 a dedicarse casi en exclusiva a este tema (La pica, 1984, El quite, 1988).

La misma voluptuosidad e ingenuidad que caracteriza su pintura, se encuentra en la escultura cuya producción se inicia en París en 1973, se trata en su mayor parte de figuras y animales de tamaños grandiosos y desproporcionados de gran singularidad (Venus, 1977, Perro, 1981, Soldado romano, 1986, Mujer a caballo, 1991), realizados en bronce, mármol y resina fundida.

El tratamiento exagerado en sus proporciones de la figura humana es hoy una de las características inconfundibles de su obra, que ha sufrido pocas variaciones desde sus comienzos. En la actualidad vive entre París, Nueva York y Bogotá.

 

 

 

 


FUENTES
http://www.epdlp.com/pintor.php?id=197
http://www.biografiasyvidas.com/reportaje/fernando_botero/

http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/15/Fernando%20Botero
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/grau_enrique.htm
http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/grauenri.htm
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/o/obregon.htm

FOTOS
Enrique Grau. EFE / EL TIEMPO http://elpais.com/diario/2004/04/06/agenda/1081202409_850215.html

Alejandro Obregón : http://www.colarte.com/colarte/foto.asp?idfoto=264981
Fernando Botero: http://www.biografiasyvidas.com/reportaje/fernando_botero/