Submenu
 

Los niños indígenas en el área rural de Risaralda acceden a más y mejor educación, gracias al proyecto PER

Por Jose Go´mez – Lenguaje Ciudadano.

El Proyecto de Educación Rural PER, formulado por el Ministerio de Educación y ejecutado desde el 2006 por la Secretaría de Educación Departamental de Risaralda, ha conseguido mejorar el acceso a la educación pública en las zonas más distantes y marginadas del departamento, logrando que niños, campesinos e indígenas, tengan acceso a una educación de calidad en sus propias comunidades.

Según Martha Isabel Salazar, coordinadora de Educación Rural del departamento, se han aplicado los modelos pedagógicos Escuela Nueva (EN), Postprimaria, Media rural (MR), Sistema de Aprendizaje Tutorial (SAT), Telesecundaria, Universidad en el campo y Proyectos Pedagógicos Productivos (PPP), con cobertura en todos los municipios rurales de Risaralda.

Unas de las características de las poblaciones rurales, que limitan el acceso a la educación de los niños, son las grandes distancias y la falta de vías de comunicación en las comunidades, o en la mayoría de los casos la población esta´ tan dispersa que las familias viven alejadas en caseríos o fincas.  Este es el caso de Willinton, en el municipio de Quinchi´a, quien superando la deserción escolar y las dificultades económicas y topográficas, a través del programa Universidad en el Campo, se formó´ profesionalmente obteniendo el mejor promedio de su grupo y hoy se perfila como un líder en su comunidad.

“Todo el modelo de Escuela Activa, que empieza con Escuela Nueva, Postprimaria y Media rural, es bastante exitoso en Risaralda porque lo hemos llevado hasta Universidad en el campo, como también lo viene haciendo el departamento de Caldas (...) Han sido muy exitosas las Medias rurales, porque a través de ellas hemos logrado que estudiantes que antes llegaban hasta el grado noveno, ahora lleguen hasta el grado once y se gradúen.  De esta manera, hemos evitado mucha deserción escolar; por eso el PER esta´ enmarcado en un proyecto de cobertura”, agrego´ Martha Isabel.

Uno de los logros más resaltables de esta gestión en Risaralda, es el impacto en la población indígena rural a través de la aplicación de modelos flexibles adaptados a currículos propios y a la cosmovisión de estos pueblos. “A mí me parece muy exitoso el tema de haberle llegado a la población indígena, el haber adaptado ese currículo que ellos tienen al modelo pedagógico de Escuela Nueva; para mí esa es una parte exitosa que ha tenido este proyecto, porque han llevado la educación hasta sus comunidades, evitando que estos niños bajaran durante dos horas caminando en medio de ríos y de precipicios para asistir a una escuela. Para mí es un éxito, porque estamos protegiendo la integridad de esos niños y dándoles la oportunidad de que accedan a la educación”, resalto´ la coordinadora de educación rural en el Departamento.

El desarrollo e implementación de los proyectos pedagógicos productivos contribuye activamente en el escenario del post-conflicto colombiano, puesto que muestra a los jóvenes indígenas y campesinos una oportunidad de aprender y acceder al conocimiento,  al mismo tiempo que ponen en marcha proyectos pedagógicos productivos propios que les benefician económicamente y a sus familias.