Project-Id-Version: PROJECT VERSION POT-Creation-Date: 2016-03-20 22:10-0500 PO-Revision-Date: 2016-03-21 12:16+0900 Last-Translator: NAME Language-Team: LANGUAGE MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit Plural-Forms: nplurals=2; plural=(n!=1); Language: es X-Generator: Poedit 1.8.7

 

zoom_border

 

zoom_border

 

 

 
Menú
Buscar
Agenda
Submenú
 
La Toma de la Bastilla, inicio de la Revolución Francesa
Imagen de eportal.editorial.1
Creado: 07-07-2017
La Toma de la Bastilla, inicio de la Revolución Francesa
El Mes Categoría: 
Date of History: 
Viernes, Julio 14, 2017

Hoy se cumplen 228 años de aquel martes de 1789 cuando se produjo la Toma de la Bastilla, una fortaleza medieval que custodiaba prisioneros y que cayó en manos de revolucionarios parisinos, marcando el fin del antiguo régimen y el inicio de la Revolución Francesa.

Esta cárcel representaba el despotismo de la monarquía francesa y provocó una sacudida en el ámbito social tanto en Francia como en el resto de Europa.

Como consecuencia del asalto a la Bastilla, surge la Revolución Francesa que de inmediato difundió ideales de libertad y fraternidad por el mundo, la soberanía popular, pero principalmente el conocimiento de los derechos fundamentales del hombre y del ciudadano.

 

La Bastilla

En sus orígenes la Bastilla se construyó como una muralla contra los ingleses durante la Guerra de los Cien Años, pero el cardenal Richelieu la convirtió en prisión del Estado y en ella eran encerrados quienes cometían un crimen o por hacer declaraciones o publicaciones contra el rey Luis XVI.

Entre sus paredes pasaron algún tiempo personajes famosos como el escritor Voltaire, que escribió allí su tragedia Edipo, el marqués de Sade, y Diderot.

 

Las causas de la Toma

El costo y endeudamiento durante las guerras exacerbaron la crisis económica, al mismo tiempo que la necesidad del Estado Francés de obtener ingresos a través de impuestos e inflación, produjeron un gran descontento entre clases populares y burgueses por igual.

El rey Luis XVI decidió convocar a los Estados Generales el 5 de mayo de 1789, aconsejado por su ministro de Finanzas, Jacques Necker. Se trató de una asamblea general extraordinaria conformada por representantes de los segmentos de la sociedad francesa, separados en tres estamentos: el Primer Estado (el clero), el Segundo Estado (la nobleza), y el Tercer Estado (el pueblo).

El 17 de junio de 1789 los representantes del Tercer Estado se separaron de los Estados Generales y se constituyeron como Asamblea Nacional, que luego el 9 de julio se autoproclamó como Asamblea Nacional Constituyente, con el propósito de crear una nueva constitución francesa.

El rey Luis XVI apostó tropas en Versalles, Sèvres, Campo de Marte y Saint-Denis el 11 de julio actuando bajo influencia de los nobles conservadores, y destituyó al ministro de finanzas Jacques Necker, que simpatizaba con el Tercer Estado, pero que había sido ineficaz para controlar la crisis económica y el creciente déficit financiero. Los parisinos consideraron que la destitución de Necker era el comienzo de un golpe de Estado de los conservadores, con la finalidad de bloquear a la Asamblea Nacional Constituyente y la intención de formular una Constitución.

El 12 de julio, tres mil personas se concentraron en los jardines del Palais Royal, y desfilaron en una manifestación multitudinaria que recorrió la ciudad al modo de una procesión fúnebre, con banderas negras, abrigos y sombreros también negros y el busto de Necker cubierto con un velo; todos lloraban la caída del ministro en el que habían depositado sus esperanzas. En boca de todos estaban palabras nuevas como libertad, nación, tercer estado, constitución, ciudadano...

La jornada del martes 14 de julio de 1789 puso en marcha la Revolución. Al despuntar el día se difundió el rumor de que en el Hotel de los Inválidos, un hospital militar al oeste de la ciudad, se habían depositado 30.000 fusiles. El edificio cayó en manos de la muchedumbre, que requisó esa misma cantidad de fusiles y 12 cañones.

Según muchos historiadores, este fue el momento decisivo de la jornada, el instante en el que Luis XVI perdió la batalla por París y por su poder absoluto. A continuación, miles de hombres se dirigieron a la Bastilla, en el otro extremo de la ciudad, para aprovisionarse de pólvora. Finalmente, pasadas las 5 de la tarde, el gobernador Launay mandó abrir las puertas y la guarnición se rindió. La rendición fue saludada como una gran victoria, y de inmediato el episodio cristalizó en la mente popular como una gran gesta, adornada con actos heroicos, hasta convertirse en el símbolo del triunfo de la Revolución y del inicio de una nueva era de libertad.

 

El profundo significado de la Toma de la Bastilla

La Toma de la Bastilla adquirió un significado simbólico enorme. A pesar que solo se liberaron siete prisioneros, y que ninguno podría haberse catalogado de prisionero político, de disidente, revolucionario u opositor, un violento pueblo sublevado demostró lo que era capaz de hacer.

La Bastilla era un símbolo histórico de la monarquía absolutista, de la misma forma que la Toma de la Bastilla se convirtió en un símbolo de la caída del Antiguo régimen y en el evento más icónico de la Revolución Francesa.

La Bastilla fue destruida el mismo año del asalto, en 1789. El 6 de febrero de 1790 la última piedra de la prisión de la Bastilla fue presentada a la Asamblea Nacional.

La Toma de la Bastilla dio un importante impulso a la Revolución Francesa. Con el apoyo de un sector importante del ejército francés, los revolucionarios tomaron control de París y luego del campo, forzando a Luis XVI a aceptar un gobierno constitucional (donde aún mantendría su investidura de rey). Sin embargo, la monarquía fue abolida en 1792 y tanto Luis como su esposa María Antonieta fueron despojados de sus títulos nobiliarios y enviados a la guillotina como ciudadanos comunes en 1793, bajo cargos de traición.

En 1880, el Senado francés aprobó la fecha del 14 de julio como fiesta nacional, en conmemoración del día en el que se selló la unidad de todos los ciudadanos franceses sin derramar sangre.

 

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_francesa

http://eldia.com.do/la-toma-de-la-bastilla-inicio-de-la-revolucion-francesa/

http://www.lhistoria.com/francia/toma-de-la-bastilla

http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/14-de-julio-de-1789-la-toma-de-la-bastilla_6776/5