Project-Id-Version: PROJECT VERSION POT-Creation-Date: 2016-03-20 22:10-0500 PO-Revision-Date: 2016-03-21 12:16+0900 Last-Translator: NAME Language-Team: LANGUAGE MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit Plural-Forms: nplurals=2; plural=(n!=1); Language: es X-Generator: Poedit 1.8.7

 

zoom_border

 

zoom_border

 

 

 
Menú
Buscar
Agenda
Submenú
 
Hace 35 años Gabriel García Márquez ganó el Nobel de Literatura
Imagen de eportal.editorial.1
Creado: 06-10-2017
Categoría:

   “No hay en mis novelas una línea que no esté basada en la realidad”

 

El 21 de octubre de 1982 Gabriel García Márquez gana el Premio Nobel de Literatura. Por decisión unánime, la Academia Sueca le concedió el Premio Nobel de Literatura al escritor colombiano, cuyo reconocimiento sería también para toda la literatura hispanoamericana. García Márquez fue homenajeado “por sus novelas y cuentos donde lo fantástico y lo real se funden en una compleja riqueza de un universo poético que refleja la vida y los conflictos de un continente.” García Márquez se convirtió en el primer (y a la fecha, el único) Nobel colombiano y en el cuarto escritor latinoamericano en recibirlo.

Gabriel José de la Concordia García Márquez (Aracataca, 6 de marzo de 1927- Ciudad de México, 17 de abril de 2014) fue un escritor, guionista, editor y periodista colombiano.

Está relacionado de manera inherente con el realismo mágico y su obra más conocida, la novela Cien años de soledad, es considerada una de las más representativas de este movimiento literario. Se considera que por el éxito de esta novela, es que el término de realismo mágico se aplica a la literatura surgida a partir de los años 1960 en América Latina.

Su discurso de aceptación fue titulado “La soledad de América Latina”. Fue el primer colombiano y el cuarto latinoamericano en ganar un Premio Nobel de Literatura, después de lo cual declaró: «Yo tengo la impresión de que al darme el premio han tenido en cuenta la literatura del subcontinente y me lo han otorgado como una forma de adjudicación de la totalidad de esta literatura».

 

Temas importantes

La soledad

El tema de la soledad atraviesa gran parte de las obras de García Márquez.

El escritor colombiano Plinio Apuleyo Mendoza le preguntó: «Si la soledad es el tema de todos sus libros ¿dónde debemos buscar las raíces de este exceso? ¿En su infancia tal vez?». García Márquez respondió: «Creo que es un problema que todo el mundo tiene. Toda persona tiene su propia forma y los medios de expresar la misma. La sensación impregna la labor de tantos escritores, aunque algunos de ellos pueden expresar lo inconsciente».

En su discurso de aceptación del Premio Nobel, La soledad de América Latina, se refiere a este tema relacionado con nuestro continente: «La interpretación de nuestra realidad con esquemas ajenos sólo contribuye a hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios».

 

Macondo

Otro tema importante en la obra de García Márquez es la invención de la aldea que él llama Macondo. Él usa su ciudad natal de Aracataca (Colombia), como una referencia geográfica para crear esta ciudad imaginaria, pero la representación del pueblo no se limita a esta área específica. García Márquez comparte: «Macondo no es tanto un lugar como un estado de ánimo».

Este pueblo de ficción se ha vuelto notoriamente conocido en el mundo literario y «su geografía y los habitantes son constantemente invocados por profesores, políticos y agentes» [...] que hacen «difícil de creer que es una pura invención». En La hojarasca, García Márquez describe la realidad del «auge del banano» en Macondo, que incluye un período aparente de «gran riqueza» durante la presencia de empresas de los Estados Unidos, y un período de depresión económica, con la salida de las empresas estadounidenses relacionadas con el banano. Además, Cien años de soledad se lleva a cabo en Macondo y narra la historia completa de esta ciudad ficticia, desde su fundación hasta su desaparición con el último Buendía.

En su autobiografía Vivir para contarla, García Márquez explica su fascinación por la palabra y el concepto Macondo, cuando describe un viaje que hizo con su madre de vuelta a Aracataca:

    “El tren se detuvo en una estación que no tenía ciudad, y un rato más tarde pasó la única plantación de banano a lo largo de la ruta que tenía su nombre escrito en la puerta: Macondo. Esta palabra ha atraído mi atención desde los primeros viajes que había hecho con mi abuelo, pero sólo he descubierto como un adulto que me gustaba su resonancia poética. Nunca he oído decir, y ni siquiera me pregunto lo que significa... me ocurrió al leer en una enciclopedia que se trata de un árbol tropical parecido a la ceiba".

Según algunos académicos, Macondo —la ciudad fundada por José Arcadio Buendía en Cien años de soledad— solamente existe como resultado del lenguaje. La creación de Macondo es totalmente condicionada a la existencia de la palabra escrita. En la palabra —como instrumento de comunicación— se manifiesta la realidad, y permite al hombre lograr una unión con circunstancias independientes de su entorno inmediato.

 

Realismo y realismo mágico

Como autor de ficción, García Márquez es siempre asociado con el realismo mágico. De hecho, es considerado figura central de este género, junto al guatemalteco Miguel Ángel Asturias. El realismo mágico se usa para describir elementos que tienen, la yuxtaposición de la fantasía y el mito con las actividades diarias y ordinarias, como es el caso en los trabajos de este autor.

A su vez, el realismo es un tema importante en todas las obras de García Márquez. Él dijo que sus primeros trabajos (con la excepción de La hojarasca), como El coronel no tiene quien le escriba, La mala hora y Los funerales de la Mamá Grande, reflejan la realidad de la vida en Colombia y este tema determina la estructura racional de los libros.

En sus otras obras ha experimentado más con enfoques menos tradicionales a la realidad, de modo que lo más terrible, lo más inusual se dice con expresión impasible. Un ejemplo comúnmente citado es la ascensión espiritual y física al cielo de un personaje mientras está colgando la ropa para secar, en Cien años de soledad.

El estilo de estas obras se inscribe en el concepto de lo «real maravilloso» descrito por el escritor cubano Alejo Carpentier y ha sido etiquetado como realismo mágico. García Márquez y su amigo Plinio Apuleyo Mendoza discuten su trabajo de un modo similar, «El tratamiento de la realidad en tus libros... ha recibido un nombre, el de realismo mágico. Tengo la impresión de que tus lectores europeos suelen advertir la magia de las cosas que tú cuentas, pero no ven la realidad que las inspira. Seguramente porque su racionalismo les impide ver que la realidad no termina en el precio de los tomates o de los huevos», señala Apuleyo.

 

García Márquez crea un mundo tan semejante al cotidiano pero al mismo tiempo totalmente diferente a ello. Técnicamente, es un realista en la presentación de lo verdadero y de lo irreal. De algún modo trata diestramente una realidad en la que los límites entre lo verdadero y lo fantástico se desvanecen muy naturalmente.

Fuentes:

https://www.elespectador.com/noticias/cultura/hace-34-anos-gabriel-garcia-marquez-gano-el-nobel-de-li-articulo-659415

https://www.senalmemoria.co/articulos/hace-33-a%C3%B1os-gabo-se-gan%C3%B3-el-nobel-de-literatura

https://es.wikipedia.org/wiki/Gabriel_Garc%C3%ADa_M%C3%A1rquez

http://www.upsocl.com/quiz/puedes-responder-estas-preguntas-de-gabriel-garcia-marquez/