Project-Id-Version: PROJECT VERSION POT-Creation-Date: 2016-03-20 22:10-0500 PO-Revision-Date: 2016-03-21 12:16+0900 Last-Translator: NAME Language-Team: LANGUAGE MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit Plural-Forms: nplurals=2; plural=(n!=1); Language: es X-Generator: Poedit 1.8.7

 

zoom_border

 

zoom_border

 

 

 
Menú
Buscar
Agenda
Submenú
 
La mujer que marcó la diferencia en el arte colombiano
Imagen de diego.cortes
Creado: 08-03-2018
Categoría:
En la imagen aparece un hombre en medio de dos banderas, delante suyo dos mujeres bailando, y en la parte de abajo un hombre acostado. Aparece el siguiente texto: “No espero que todos estén de acuerdo conmigo; pero yo tengo la convicción de que el arte, como manifestación de cultura, nada tiene que ver con los códigos de moral. El arte no es amoral, sencillamente su órbita no intercepta ningún postulado ético” Débora Arango

La pintora expresionista y acuarelista Débora Arango, expresó su crítica social y política a través de sus obras de arte; además fue la primera mujer colombiana que pintó desnudos femeninos. Nació el 11 de noviembre de 1907 en Medellín, Antioquia y murió el 4 de diciembre de 2005 en Envigado, Antioquia.

Débora demostró cierta rebeldía desde muy niña, se vestía de hombre y salía a cabalgar, actividad que solo la podían realizar los hombres. Asimismo, siendo muy joven, empezó a mostrar agrado por el arte y la pintura. Siguiendo este gusto estudió en el Instituto de Bellas Artes de Medellín. Se interesó por el cuerpo humano, el cual analizó en los libros de anatomía que tenían sus hermanos, estudiantes de medicina.  

A sus 30 años, en 1937, realizó una exposición de acuarelas de animales, paisajes y naturaleza muerta. A partir del siguiente año, decidió trabajar sola apartándose de su maestro Pedro Nel Gómez, pintando desnudos de tamaño natural y escenas de la vida real. En 1939, participó en la Exposición de Artistas Profesionales en el Club Unión de Medellín; dentro de su exposición se encontraban dos desnudos, uno de ellos Cantarina de Rosa, con el que ganó el primer premio y originó el escándalo entre la sociedad política e intelectual, pues la obra fue señalada de pornográfica e indecente.

Años más tarde, viajó a México para perfeccionar su arte con base en los trabajos de los muralistas. Cuando regresó a Medellín expuso su obra La adolescencia, que escandalizó una vez más a la sociedad, así, tuvo que enfrentar problemáticas muy fuertes a causa de todas las quejas presentadas por la Liga de la Decencia de Medellín, quien señaló sus cuadros como inmorales.

La mayoría de las críticas que recibió se debieron a sus pinturas de desnudos, y otras cuantas, a sus pinturas de obreros marginados, mujeres maltratadas, prostitutas, monjas y manifestaciones populares y políticas. A causa de todos los señalamientos, tuvo que vivir en soledad; continuó con la pintura desde el encierro de su casa y no volvió a exponer sus pinturas. Estuvo viajando por el mundo, estudiando cerámica y perfeccionando sus conocimientos de la figura humana. A su regreso, realizó una exposición de cerámicas en el Centro Colombo Americano de Medellín.

En 1984, Débora se reivindicó como artista, a través de una exposición retrospectiva en la que se exhibieron más de 250 obras, entre óleos, acuarelas y cerámicas. Esto sucedió después de estar por mucho tiempo en su casa taller Casablanca.  

Pese a los problemas relacionados con la sociedad intelectual y política, recibió varios reconocimientos, entre ellos el Premio a las Artes y las Letras, la Cruz de Boyacá, la Medalla al Mérito Artístico y Cultural y el título de maestra honoris causa de la Universidad de Antioquia. En 1986 donó toda su colección al Museo de Arte Moderno. Algunas de sus obras más representativas son Los derechos de la mujer, El almuerzo de los pobres, Huida del convento, Los matarifes y Retrato de un amigo.

Débora falleció a los 98 años, con reconocimientos a su talento y a su aporte al arte en Colombia. Legó sus conocimientos a su discípulo, el pintor y escultor colombiano Joaquín Restrepo. En noviembre de 2008, la casa de Débora Arango se declaró como bien de interés cultural de la nación y Casa Museo.

 

Fuentes

 

Imagen del artículo:“Los derechos de la mujer”. Una de las más grandes obras de Débora Arango.  Tomado de https://www.flickr.com/photos/micahmacallen/59108369/

Palabras clave: