Project-Id-Version: PROJECT VERSION POT-Creation-Date: 2016-03-20 22:10-0500 PO-Revision-Date: 2016-03-21 12:16+0900 Last-Translator: NAME Language-Team: LANGUAGE MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit Plural-Forms: nplurals=2; plural=(n!=1); Language: es X-Generator: Poedit 1.8.7

 

zoom_border

 

zoom_border

 

 

 
Menú
Buscar
Submenú
 
Mutiscua
Imagen de Soporte UN CIER
Creado: 19-07-2016

Hacia una nueva cultura de interacción

La propuesta de formación integral del Proyecto Ambiental Escolar -PRAE-, del Centro Educativo Rural San José del Pino, ubicado en la vereda San Agustín del municipio de Mutiscua, en el departamento de Norte de Santander, está orientada a la construcción de conocimientos, actitudes y valores que permitan una nueva cultura de interacción armónica entre los seres humanos y entre estos y el ecosistema particular, especialmente con los recursos agua y suelo de la vereda, desde el estudio y el desarrollo de técnicas agrícolas de conservación.

La problemática central del Proyecto es el impacto de la agricultura tradicional practicada por la comunidad campesina de alta montaña sobre los recursos suelo y agua de la vereda,  ubicada en el Nudo de Santurbán, zona de importancia binacional (Colombia-Venezuela) por su producción de agua.

Una propuesta pedagógico-didáctica inserta en la escuela

Esta problemática ha permeado todos los componentes institucionales, es asunto fundamental en la vida escolar y tiene una fuerte proyección hacia la comunidad. Además, ha logrado articularse en niveles horizontales con el Proyecto Educativo Institucional -PEI- y con los proyectos pedagógicos productivos, y se ha abordado, desde lo curricular con proyección hacia el interior y al exterior de la institución, en las conceptualizaciones, temáticas, metodologías, estrategias de aprendizaje y en los textos, entre otros. Esto se logra desde la construcción de una propuesta pedagógico-didáctica propia, que tiene su origen en la concepción de educación ambiental planteada por el Programa de Educación Ambiental del Ministerio de Educación Nacional.

El proyecto es interinstitucional e intersectorial, por cuanto vincula a diversos actores que pueden contribuir en la construcción y comprensión del problema ambiental y en el estudio de alternativas de solución.

También es transversal e interdisciplinario, porque pone en interacción a todas las áreas, disciplinas y saberes, todos los espacios escolares, los estamentos de la comunidad educativa y comunitaria, en torno al conocimiento, la contextualización y la proyección de esta problemática. (1)

La relevancia de este trabajo educativo ambiental ha permitido su posicionamiento en el ámbito local, regional y nacional, y es objeto de seguimiento y estudio por parte de diversas entidades y colectivos.

ABSTRACT


School Environmental Project (PRAE), “Comprehensive training to improve soil and water resources quality in the village of San Agustín.”This project is located in the town of Mutiscua, Department of Norte de Santander, and is being implemented at the rural School San José del Pino.” 

The town is located within the Santurbán Node region, an area playing an important role in the production of water resources. The impact traditional agricultural practices are having on the mountainous environment is the main focus of this project, which is seeking a long-term environmental management of the region through innovative ways of interaction with natural resources (water and soil).

A comprehensive agricultural techniques educational farm operating in the area is the pedagogical side of the project, which was born as an environmental proposal making a contribution to the improvement of the natural, social and cultural sectors of the place itself, the surrounding region and the country as a whole.
 

 


 

(1) Desde 1997, el PRAE ha contado con la continua capacitación y formación por parte del Ministerio de Educación Nacional y de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental -CORPONOR-, con el apoyo de la Secretaría de Educación del Departamento.

Ubicación ecosistémica
 
Gran Bioma
Bosque húmedo tropical
 
Bioma
Orobioma alto de los Andes
 
Descripción:
 

El ecosistema de alta montaña  (Cuatrecasas, 1989) presenta algunas características  comunes con la zona del PRAE. Entre las características geográficas y naturales se destacan:

  • constantes precipitaciones,
  • fuertes vientos, 
  • temperaturas bajas, 
  • humedad y suelos saturados de agua, sobre todo en las partes más altas.

Este es el caso del Cerro Paramito de la vereda San Agustín, en donde nace la quebrada del mismo nombre que, a su vez, da origen a un número aproximado de 70 nacientes, las cuales son utilizadas para consumo humano, abrevadero de animales y riego de cultivos.

Este ecosistema alberga, además, una comunidad campesina andina que establece sus sementeras y desarrolla sus actividades cotidianas adentrándose progresivamente en las partes más altas de la montaña, lo que es causa de la creciente fragilidad de este ecosistema de páramo.

Ubicación del proyecto

Nudo de Santurbán. Mapa elaborado por el Ingeniero Jhon suárez. 2008

El Proyecto Ambiental Escolar -PRAE- denominado “Formación integral para el mejoramiento del manejo del suelo y el agua, en la vereda San Agustín” se desarrolla en el municipio de Mutiscua(Departamento de Norte de Santander) en un ecosistema terrestre de páramo. Esta vereda se ubica en elNudo de Santurbán, donde nacen los ríos La Plata y Zulia. Esta zona es de vital importancia binacional (Colombia-Venezuela) por su producción y abastecimiento de agua, de la cual depende gran número de municipios de ambos países.

San Agustín es una vereda de clima frío y páramo, con una temperatura promedio de 12ºC. Su principal fuente hídrica es la quebrada San Agustín que nace en la parte alta de la vereda y es afluente de la microcuenca del río Zulia. La vereda es importante porque posee una zona estratégica de páramo productora de agua, denominada Paramito, la cual es compartida con el Cerro Oriente del municipio de Pamplona. La población de la vereda depende de esta riqueza hídrica y del suelo para todas sus actividades cotidianas y productivas.

Debido a la ausencia de datos oficiales relacionados con los aspectos geográficos de la vereda, se elaboró un estudio con estudiantes de la Normal Superior de Pamplona (2006) para medir la altura aproximada de la vereda San Agustín, buscando caracterizar el ecosistema de alta montaña, información necesaria para el desarrollo del PRAE. Se halló en este estudio que las altitudes oscilan entre los 2.300 msnm en la parte más baja, 2.748 en la parte media, y 3.700 en la parte alta.

 

Flora y fauna características

Correspondiendo a las condiciones propias de este ecosistema, entre estas altitudes se encuentran especies de flora, como frailejón, aliso, romero, tampaco, entre otros, y defauna, como colibrí, ardilla, guache, fara, y otros; incluso, se ha logrado avistar el cóndor, especie emblemática de Colombia. Este conocimiento es fundamental porque lleva a la comunidad a la valoración de la biodiversidad de su ecosistema de alta montaña, la cual está siendo impactada por la ampliación de la frontera agrícola de la vereda.

La vereda limita al nororiente con el municipio de Pamplona y al suroccidente con la vereda La Aradita, del municipio de Mutiscua. Con estas veredas limítrofes comparte características como su potencialidad hídrica (gran cantidad de nacientes en áreas protegidas por los municipios y la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental -CORPONOR-) y su biodiversidad en fauna y flora. Además, comparte procesos educativos con tres Proyectos Escolares de Educación Ambiental (PRAE) y comunitarios (Cercos Verdes). 

Para destacar
  • La zona de ubicación posee un contexto natural rico en biodiversidad y en recursos suelo y agua.
  • La principal actividad económica de la vereda es la explotación agrícola, actividad que ejerce una presión sobre los recursos mencionados.
  • En lo social, sobresalen los esfuerzos institucionales y comunitarios orientados a contribuir en la solución de la problemática descrita.
Contexto histórico

Según documentos de la Junta de Acción Comunal, proporcionados por Timoleón Díaz Jaimes (2009), oriundo y habitante de la vereda, San Agustín contaba en 1965 con una población aproximada de 20 familias que dependían de una actividad agrícola basada en el monocultivo de la papa, de algunos productos derivados de la leche (queso y cuajada) y de la cría de especies como gallinas y conejos. Él también afirma que tenían un paisaje natural con abundancia de matorrales, agua y especies silvestres propias del páramo, y que no se contaba con servicios de electrificación, vía para transporte de vehículos, ni algún otro servicio público. El único acceso a la vereda era por caminos de herradura. 

Según el señor Díaz, en el año de 1975 se construye la vía de acceso para automotores y se inicia el proceso de electrificación rural. Estos signos de modernización, junto con el de la Revolución Verde (proceso iniciado hacia 1965 en México y que promovió la producción agrícola a gran escala vinculando el uso de agroquímicos y otros insumos), influyen en el crecimiento de la productividad y de la población de la vereda y, por supuesto, en el impacto de sus actividades sobre el suelo y el agua de la misma.

 

Otras indagaciones del PRAE

Aunque en los documentos, proporcionados por la Junta de Acción Comunal, no existen más datos sobre los procesos poblacionales, durante los últimos 30 años se dio un incremento progresivo hasta llegar a una población oscilante de 65 familias (1),   por las causas explicadas a continuación en dinámicas asociadas a la zona de ubicación del PRAE, que han ocasionado un deterioro de este ecosistema de alta montaña, pues de la mano de la “modernización”, del crecimiento de la población y de su actividad productiva, propia de la Revolución Verde, se aumenta la presión sobre el suelo y las fuentes hídricas de la vereda.  


(1) Dato confrontado en 2009 por el Centro Educativo Rural San José del Pino
 
Dinámicas asociadas a la zona de ubicación del PRAE

Mapa San Agustín. 
Elaborado por: Mabel Portilla. 2007
(Clic para ampliar)

La vereda San Agustín cuenta, a 2009, con una población fluctuante de 65 familias. La procedencia de esta población tiene dos orígenes: unos son habitantes oriundos de la vereda y otros provienen de los municipios de Chitagá, Bábega y Silos. El asentamiento de los habitantes procedentes de estos dos últimos podría explicarse debido a que han agotado los recursos naturales en sus tierras de origen y se interesan en la oferta de suelos y agua de San Agustín que han apropiado para sus labores agrícolas. Hay que aclarar que las tierras de la vereda son consideradas “buenas” (término utilizado por el campesino para denominar un suelo apto) debido a sus características físico-químicas, pero presentan alto riesgo de erosión por las pronunciadas inclinaciones del relieve y por las prácticas agrícolas (1).

La existencia de suficiente agua en la vereda también es una potencialidad que recibe una fuerte presión por su uso en las actividades agrícolas, lo cual, en tiempos de sequía, se convierte en motivo de conflicto entre los usuarios del acueducto veredal.
 

Potencialidades

San Agustín cuenta con una comunidad emprendedora porque está organizada, tiene líderes responsables y además posee un Centro Educativo que acompaña sus diferentes procesos de organización y gestión. Debido a este trabajo conjunto entre el Centro Educativo y la comunidad, se ha logrado conseguir servicios públicos en el marco de su ruralidad. Estos servicios comprenden un carreteable (2) en buen estado de mantenimiento, electrificación en la gran mayoría de las fincas, servicios de telefonía celular y de internet a disposición de toda la comunidad, espacios deportivos y puesto de salud con sus respectivos programas.

 

Dificultades

A pesar del arduo trabajo de sus diferentes actores sociales, San Agustín también presenta carencias y/o deficiencias en aspectos fundamentales como dificultades en el manejo y funcionamiento del acueducto veredal, insuficiencia de pozos sépticos en las residencias, inexistencia de alcantarillado, uso indiscriminado y generalizado de la leña como combustible y, por supuesto, también el impacto de la actividad agrícola sobre los recursos suelo y agua de la vereda, problemática ambiental abordada por el PRAE.

 

La gestión del PRAE

El proyecto consciente de las potencialidades y dificultades veredales ha gestionado junto con la comunidad, que estas realidades (problemáticas) hagan parte del Plan de Desarrollo del municipio 2008-2012, en pro de su solución. Este marco de gestión ha traído consigo un proceso de desarrollo social, evidenciado en la existencia de organizaciones comunitarias con un alto componente de cohesión social entre sus miembros y legalmente constituidas, como una microempresa de tejidos conformada por mujeres, una asociación de horticultores y una asociación cultural de niños y jóvenes, que corroboran, retomando lo atrás dicho, el calificativo de comunidad emprendedora. A estas tres asociaciones están vinculadas, de diferentes maneras, cerca del 80% de las familias de la vereda. Esto ha hecho posible un posicionamiento del Proyecto y el apoyo para la ejecución de éste, lo que ha incidido en el mejoramiento de la calidad de vida y consolidado la construcción del referente de educación ambiental en los diferentes proyectos que se plantean.


(1) Esto se puede ver más claramente en el análisis del problema ambiental.

(2) Como carreteable se denomina en la región a una vía sin pavimentar de tránsito vehicular.

Actividades socio-económicas relevantes

La actividad económica de la población de la vereda depende totalmente de los recursos suelo y agua. La mayoría se dedica casi exclusivamente a las actividades agrícolas y algunas personas a la comercialización de los productos propios de estas. La actividad agrícola más importante es el cultivo de papa negra y criolla, arveja, zanahoria, remolacha, brócoli, coliflor, apio, fresa, uchuva y curubo. El segundo renglón de la economía veredal es la cría de ganado vacuno doble propósito (leche y carne) y de otras especies como ovejas, cerdos, gallinas, pollos y patos.

Grupos humanos y sus prácticas culturales

La presión ejercida por la población de la vereda San Agustín impacta negativamente los recursos suelo y agua, debido a que en el entramado de las actividades de los grupos humanos de la vereda se da una dependencia total, directa o indirecta, de su uso. Los siguientes datos, recopilados por la escuela San José del Pino (2011), son aproximados y describen estos grupos: siete grandes propietarios que tienen en sus fincas desde una hasta cinco familias arrendatarias que se dedican a trabajar con todos sus miembros para su patrón o propietario de finca, las ganancias de sus cosechas y proyectos productivos son repartidas a partes iguales entre ambos; 40 propietarios de pequeñas fincas trabajadas por el grupo familiar, que apenas obtienen ganancias para su sustento; un grupo aproximado de 30 jornaleros que laboran donde se les requiera; y un grupo pequeño (5 familias), pero cada día en aumento, que se dedica al transporte y la comercialización de los productos de la vereda. Todo lo anterior evidencia la necesidad de apoyar, de manera continua, a esta comunidad con un proyecto educativo que contribuya a preservar el ecosistema de alta montaña, transformar las prácticas culturales de interacción con los recursos suelo y agua y fortalecer el desarrollo social y comunitario.

A la anterior clasificación pertenecen 50 de los 75 estudiantes matriculados en el Centro Educativo Rural San José del Pino. Los 35 restantes son de veredas cercanas y asisten a este centro educativo atraídos por el tipo de proyectos que desarrolla el Centro. La propuesta educativa vincula a todos los estudiantes y las estudiantes, desde grado cero hasta noveno.

 

El Centro Educativo indaga sobre las dinámicas ambientales

 

Desde la escuela se viene investigando sobre la situación y el problema ambiental de la vereda, a través de las prácticas culturales alrededor de los recursos suelo y agua. Este proceso se ha dado en tres fases, diferentes en sus instrumentos y procesos de elaboración. Sobre estos resultados se ha desarrollado la construcción del PRAE de la Institución:

 

  • Primera fase (1997):  Reconocimiento colectivo inicial del problema  ambiental

 

A través de Mesas de Trabajo integradas por miembros de la comunidad y de la Institución Educativa, se inicia la construcción del diagnóstico ambiental, el cual se continúa hasta el día de hoy. Durante dicha construcción se va identificando y aclarando la existencia del problema ambiental abordado por este PRAE: un proceso arraigado de prácticas agrícolas propias de la Revolución Verde (1) que ocasiona fuertes impactos sobre el suelo y el agua y que, aún a la fecha (2009), son transmitidas por los padres a las nuevas generaciones, sin que medie alguna reflexión crítica por su parte. Este proceso de investigación no tiene una intencionalidad estadística sino descriptiva cualitativa, pues busca identificar indicadores para orientar la propuesta de educación ambiental.

Alfonso Cote Mogollón. 2008

 

  • Segunda fase (2005):  Intentando un conocimiento mas riguroso "uso de instrumentos de investigación"

 

En esta fase, a diferencia de la primera, se desarrolla una encuesta con la intencionalidad de verificar la incidencia de la implementación del PRAE en el entorno natural y sociocultural de la vereda. Se aplicó una encuesta por familia de la vereda (85), y una a cada estudiante de quinto a noveno grado. El anterior fue un  procedimiento sin mucho rigor metodológico, pero representó un ejercicio de afianzar la tarea investigativa, en colectivo: Escuela - Comunidad. Los datos obtenidos a travpés de la encuesta permitieron identificar los primeros indicios de transformaciones o movilizaciones que el quehacer del PRAE venía promoviendo en la vereda, si se compara con la situación apreciada en la primera fase. Nidia Anteliz, ex alumna, miembro de la comunidad y autora del documento que recogió los datos que arrojó la encuesta, presenta algunos de los resultados obtenidos:

 

  • Sólo el 4% de las familias considera que en la vereda hay zonas desprotegidas de vegetación. Avance importante en la lucha contra la erosión. 
  • El 20% afirma que en sus fincas aún se quema para preparar el terreno (en 1995 la mayoría lo hacía). Este dato es esultado de la primera fase descrita anteriormente.
  • El 44% usan o producen abonos orgánicos en su finca. Antes se dependía del abono químico.
  • El 96% de la población rota los cultivos, medida fundamental para la protección del suelo. Hacia 1990 se dependíaexclusivamente de la papa. En el 2005, una mínima parte de la vereda continúa con el monocultivo de la papa.
  • El 72% de las familias han estado en contacto con capacitaciones y conocimientos sobre agricultura orgánica.
  • El 44% tiene una conciencia de la ventaja de la agricultura orgánica sobre la tradicional y el impacto negativo del riego por aspersión sobre las fuentes hídricas de la vereda.
  • En diferentes predios de la vereda, la comunidad se ha vinculado al proyecto de labranza mínima, construcción de algunos invernaderos y aproximaciones a granja integral (p.10 )

 

 Por otro lado, se verificó que continúa la problemática en los siguientes aspectos:

 

  •  El 92% afirmaba que continuaban usando productos químicos en sus fincas para el control de enemigos y enfermedades de los cultivos. El miedo y la necesidad de asegurar la rentabilidad son la causa de este hecho.
  • Sólo 12% afirmaban utilizar cobertura vegetal para protección del suelo. 
  • Se continúa con el manejo del arado con bueyes para la preparación del suelo de cultivo, con cultivos en suelos completamente descapotados y con el manejo de riego por aspersión (p.11).

 

Los resultados de esta fase nos demuestran que se debe continuar fortaleciendo el proceso investigativo colectivo, con intencionalidades formativas para propiciar debates alrededor de la importancia de la investigación para la formulación, desarrollo y sistematización del PRAE. De la misma manera para que la comunidad continúe transformando sus prácticas de interacción con los recursos que le proveen su sustento.

Con la experiencia de la segunda fase y con la intención de mejorar la propuesta pedagógico-didáctica al interior de la Institución Educativa, se aplicó una encuesta a a los 48 estudiantes de los grados quinto a noveno. Entre los resultados arrojados se destaca que: en cada una de las fincas del 95% de los estudiantes encuestados, se aplican más de tres de las estrategias de mejoramiento de manejo del suelo y del agua que se trabajan en la granja escolar. Esto, inferimos, es debido al impacto que genera el proceso educativo del PRAE. El proceso investigativo, en sus diferentes fases, nos permite inferir que la comunidad asume gradualmente su responsabilidad en el conocimiento, utilización y conservación de sus recursos.

 


(1) Ver en Aspectos Sociales  el Contexto Histórico

Referentes de ubicación espacio-temporal: 
En la vereda se consideran dos referentes de apropiación por parte de sus pobladores, importantes en su dinámica natural, social y cultural. El referente natural, por ser la estrella hídrica de la vereda, es el cerro Paramito ubicado al lado de cerro Oriente. Los dos cerros comparten una zona estratégica de producción de agua y son áreas protegidas de los municipios de Pamplona y Mutiscua, respectivamente.
Zona de Páramo. 
Foto: Hernando Jaimes. 2007

El otro es un referente social y cultural: el Centro Educativo Rural San José del Pino, debido a que desde él se acompañan las iniciativas comunitarias, la conformación y gestión de sus organizaciones sociales, la clarificación de sus necesidades y problemáticas, la construcción de un contrato social que les permite el fortalecimiento de sus procesos democráticos y la transformación de sus prácticas culturales para construir una mejor realidad ambiental.

 Centro Educativo San José del Pino. 
Foto: Hernando Jaimes. 2008
Situación ambiental: 
El páramo de Santurbán,  "paraíso de cóndores y lagunas”...

El páramo de Santurbán forma parte de una región de alta montaña llamada Nudo de Santurbán. Se localiza en la cordillera oriental en territorios de los departamentos de Santander y Norte de Santander. Allí, en el municipio de Mutiscua, nace el río Zulia (CORPONOR, 2004).

Gracias a su sistema de páramo,  esta zona y el municipio son de gran importancia para la producción de agua.

El municipio de Mutiscua es uno de los más pequeños del departamento, tiene una extensión de 159 km2 en relación a los 21.648 del departamento, según datos de la gobernación de Norte de Santander (2009), y cuenta con una población de 3.847 habitantes (1.005 hogares), del 1.948.689 del departamento, según censo del DANE del año 2005. A 2011 según datos de matrículas y censos electorales del municipio, no parece haber aumentado significativamente el número de habitantes.

 

La población del municipio, netamente rural, de clima frío y páramo, se dedica, casi en su totalidad, a la agricultura, la comercialización de los productos agrícolas, la piscicultura (cría trucha) y, en menor escala, a la producción de leche, la minería de carbón y mármol y la explotación de madera (principalmente el pino). Según el citado censo, los 1.005 hogares se distribuyen en 795 unidades agropecuarias.  Vale la pena destacar, que el municipio, siendo uno de los más pequeños del departamento, es la principal despensa hortícola de la zona.

 

Impacto de la actividad productiva sobre los recursos del suelo y del agua

 

Con respecto a la producción agrícola, los habitantes se dedicaban tradicionalmente al monocultivo de la papa, pero aproximadamente desde el año 1997 se ha diversificado la producción hacia el cultivo de hortalizas y algunas frutas, a tal punto que, en este momento, el municipio comercializa diversidad de productos al interior del país, al departamento de Santander, al suroccidente de Norte de Santander y al Estado Táchira de la República de Venezuela. Para estos procesos de producción agrícola se infiere que utilizan un alto índice de riego por aspersión que incide, drásticamente, en la disminución de los caudales de las quebradas y del río La Plata, ubicados en la zona estratégica de páramo.

 

De acuerdo con lo anterior, en el municipio, como en casi la totalidad de los municipios agrícolas, se da la práctica cultural de eliminar completamente las hierbas dentro del cultivo, porque son consideradas malezas. Esto hace que el suelo quede plenamente expuesto a la fuerte radiación solar característica de las zonas de alta montaña y se aumente la necesidad de riego por aspersión, factores  determinantes para generar erosión.

 

De otra parte, el aumento progresivo y acelerado de las fronteras agrícolas, asociado a la oferta de agua y buenos suelos, la sobreexplotación, el uso de agroquímicos, la tala indiscriminada y quema de bosques, la invasión de animales en zonas de páramo y el uso generalizado de leña como combustible, ha generado procesos de contaminación y afectación del suelo y del agua.

En una proyección a corto plazo, las prácticas culturales descritas podrían llevar a que la potencialidad en bosques y recurso hídrico se convierta en déficit, si no se ejerce una acción educativa tendiente a modificar la cultura de producción, de interacción con el ecosistema y, particularmente, de manejo de los recursos suelo y agua.
 
Problema ambiental: 
El potencial de los recursos: un problema para su conservación

En la vereda San Agustín se encuentra el cerro Paramito, zona protegida del municipio de importante potencial hídrico, en tanto da origen a cerca de 70 nacientes (Pulido, 2009). Este potencial hace que los agricultores de localidades aledañas, donde la oferta hídrica  ha disminuído por la sobreexplotación, adquieran tierras en San Agustín, lo que incide en el crecimiento poblacional de la vereda.

En consecuencia, aumenta, tanto lapresión sobre el suelo, debido a la agricultura y cría de ganado vacuno, como  la demanda del agua de la quebrada, usada para el consumo humano y las actividades agrícolas.

Esto muestra cómo la  potencialidad de los recursos suelo y agua se convierte en un problema para su conservación, ya que la demanda poblacional del consumo de estos recursos está por encima de su capacidad natural,  situación de la que, además, la población todavía no tiene conciencia.

 

Es aquí donde el PRAE adquiere pertinencia e importancia como estrategia educativa.

 

Dinámica ambiental de la zona

 

San Agustín posee suelos aptos para cultivos de papa, hortalizas, pastos y maderables. De estos últimos, encontramos especies nativas (tuno, cucharo, cáscaro y otras). Además, se encuentran especies introducidas (pino y eucalipto) que cambian la dinámica ambiental local, al requerir mayor cantidad de nutrientes y de agua que las especies nativas, demandas que contribuyen al deterioro del suelo, si se tiene en cuenta que la vereda se ubica en zona de ladera y, como tal, sus suelos están propensos a la erosión y a la pérdida de nutrientes por escorrentía. La dinámica descrita contribuye igualmente, a la pérdida de la biodiversidad asociada al ecosistema de alta montaña.

 

Lo anterior ocasiona que las 50 familias que dependen directamente de la agricultura se vean en dificultades para seguir sosteniendo su actividad productiva, ya que sus prácticas culturales, fundadas en las premisas, aún vigentes, de la Revolución Verde (como el arado con bueyes, el uso de fertilizantes y controles químicos, el riego por aspersión, el descapotamiento total del suelo, la tala y la quema para la preparación del terreno) exigen que  los agricultores inviertan cada día más en sus cosechas, obteniendo los mismos o, incluso, menores rendimientos.  Las anteriores prácticas aceleran la pérdida de calidad del suelo, importante tanto para el cultivo, como para la conservación del ecosistema.

 

Movilización de los imaginarios: interés desde la escuela

La necesidad de asegurar la producción, el arraigo a sus prácticas agrícolas y la llegada de nuevos habitantes interesados únicamente en explotar la tierra, ocasionan que el proceso de movilización y transformación de los imaginarios sobre al manejo de los recursos suelo y agua sea lento y difícil.

 

El cambio de estos imaginarios ha sido objeto de debate y reflexión en diferentes espacios de investigación, como mesas de trabajo, aplicación de encuestas, desarrollo de monografías y desarrollo de guías de autoaprendizaje, propiciados por el Centro Educativo San José del Pino, y en los cuales se ha obtenido información relevante sobre:

 

  •  La existencia de niveles de contaminación sanguínea por uso de agroquímicos en hombres adolescentes y adultos. (1

 

  •  Bajos rendimientos económicos obtenidos de las cosechas, ya que al disminuir la calidad de los suelos, se demanda mayor inversión para la misma producción.

 

  • Conflictos ocasionados por el acceso al agua en época de ausencia de lluvias, porque, como el agua de la quebrada disminuye considerablemente su caudal y, por consiguiente, aumenta la necesidad de agua para riego,  algunas personas desconectan el agua de otros usuarios para apropiarse de su uso.
  •  

La anterior problemática da cuenta de una realidad ambiental que toca  todas las facetas de la vida de la comunidad:

 

  •  En lo socioeconómico, se limita el mejoramiento en la calidad de vida, especialmente en lo relacionado con la salud (por el uso de agroquímicos) y con lo económico (por el alto costo de los insumos).

 

  • En lo natural, nos encontramos con suelos y paisajes deteriorados,  afectación de microfauna del suelo, desperdicio de hierbas, que serían de potencial ayuda para el agricultor, y con una alta presión sobre la quebrada San Agustín

 

  • En lo cultural, se vive un proceso de frustración, desesperanza y pérdida de fe en el trabajo en el campo, que lleva a algunos a abandonar la vereda en busca de horizontes inciertos para ellos y sus familias.

 

En el marco de esta complejidad, se incluye  y dinamiza la problemática ambiental en el Proyecto Educativo Institucional, para ofrecer una educación significativa y movilizadora del contexto, y se  formula y desarrolla el PRAE, con intencionalidades de formación integral y  desde las propuestas de la educación ambiental.
 


(1) Según investigación realizada por la Universidad de Pamplona en el año 2000.
Pregunta relevante (Eje): 

En el marco del contexto ambiental, en donde se ubican la situación y el problema ambiental que sirven de base para el desarrollo del PRAE, dos preguntas orientan el quehacer institucional:

 

1. Cuál es el impacto de las actividades productivas de los habitantes de la vereda San Agustín sobre los recursos suelo y agua y sobre la salud de los productores y consumidores?


2. Cómo abordar esta problemática en un proceso de formación integral, con perspectivas de calidad?

Relación del PRAE con los instrumentos de desarrollo: 

 Visita autoridades municipal-departamental 
Foto: Hernando Jaimes. 2008

El proyecto ha contribuido en la generación de espacios para el debate público, en las políticas de administración local-regional y en la financiación de proyectos con la dimensión ambiental.

Desde la primera Mesa de Trabajo para la formulación del Plan de Desarrollo Municipal (2008), la institución educativa ha participado con orientaciones importantes para que, en el marco de la situación ambiental del municipio, se enriquezca el componente de diagnóstico y el de alternativas de solución a las problemáticas locales, desde doble perspectiva: de dimensión ambiental y de educación ambiental.

 

La institución participa permanentemente en escenarios de REDEPRAES, comité de educación ambiental municipal, foros, debates y todo tipo de eventos asociados al tema de la educación ambiental en el departamento. 

 

Con esta participación se ha contribuido a mejorar los escenarios de planificación veredal, municipal y regional.

 

A 2011, el PRAE ha alcanzado proyección en lo local, departamental, regional, nacional e internacional por sus avances, su sostenibilidad y por abordar la integralidad humana con una visión sistémica del ambiente.

Relacionados Con la Educacion ambiental: 

Los conceptos relacionados a continuación son construidos en el marco de la Política Nacional de Educación Ambiental, de la continua capacitación-formación brindada por el Programa de Educación Ambiental del Ministerio de Educación Nacional (1), del modelo de interpretación y de educación ambiental propuesto por Louis Goffin (Fundación Universitaria de Luxemburgo - Bélgica) y de los procesos de construcción del PRAE.

 

Ambiente

 

Ambiente es el resultado de interacciones entre los componentes natural, social y cultural, en un tiempo y espacio determinados. En nuestro caso corresponde a la caracterización de la zona de alta montaña de la vereda San Agustín, del municipio de Mutiscua -departamento de Norte de Santander- donde habita una comunidad de campesinos andinos con sus prácticas culturales agrícolas, a través de las cuales interactúan con los recursos suelo y agua. Se han incorporado también a este concepto algunos como:

 

Calentamiento global: Identificamos los factores que en la vereda inciden o aportan al efecto del calentamiento global tales como el estiércol del ganado, la mala disposición de residuos y la quema. Para contrarrestar estos efectos se plantean el compostaje y el establecimiento de lombricultivos.

 

Erosión e inundaciones: Para contrarrestar estos efectos se  avanza en el análisis del impacto del manejo inadecuado de las aguas en mangueras, zanjas, tomas y otras formas de conducción que afectan la estabilidad de los suelos inclinados de la vereda.

 

Educación ambiental

Educación ambiental es el proceso educativo que busca la construcción permanente de conocimientos, actitudes y valores necesarios para contribuir efectivamente en la solución de una problemática ambiental. Este proceso se lleva a cabo desde una visión sistémica, en la que la comunicación, la equidad de género, la democracia, la investigación, el arte y el desarrollo de competencias laborales, son perspectivas de dicho proceso y atraviesan toda la vida escolar. Un ejemplo de esto es el caso de la producción de abonos orgánicos. Con esta actividad se busca, en primer lugar, que los y las estudiantes aprendan a preparar y utilizar abonos orgánicos, en segundo, que conozcan el impacto negativo que sobre el suelo, el agua, el individuo productor y el individuo consumidor, producen los abonos químicos, y los impactos positivos o bondades de los abonos orgánicos, de manera que puedan comparar los dos impactos. Esta actividad tiene una intención educativa en cuanto que recobra el entorno como escenario de conocimientos, hace los saberes significativos y moviliza actitudes hacia la aceptación del cambio y desarrolla habilidades para un hacer diferente.

Desarrollar el conocimiento, mejorar el saber-hacer y cambiar la actitud moviliza los sistemas de valoración del empleo de abonos orgánicos por su efectividad, economía e importancia ambiental.


Proyección comunitaria

Se considera proyección comunitaria a una relación directa, funcional y efectiva entre la escuela y la comunidad donde se desenvuelve. Esta relación debe ser dialógica, democrática y de mutuo beneficio. Se busca en esta relación el diálogo del saber de la comunidad con el saber técnico y científico, para gestionar la construcción conjunta de conocimientos, actitudes y valores que permitan mejorar el ambiente de la vereda desde sus procesos de vida.

 

Visita comunidad académica del departamento. 
Foto: Evelia Gamboa. 2008

 

En este PRAE, la escuela busca ruralizarse. Este concepto surge de la necesidad de ponerse en contexto rural, proceso que se orienta mediante una lectura profunda de las reflexiones de Polan Lacki. La escuela avanza así en construcciones conceptuales, pedagógicas, administrativas y proyectivas, que incluyen a la comunidad y sus realidades, para construir visiones conjuntas que permitan mejorar la interacción con los recursos naturales que son vitales para ambos (comunidad-escuela).


Desarrollo

 

Tienda de artesanías-Insumos y temáticas amigables con el medio ambiente. 
Foto: Evelia Gamboa. 2008

El concepto de desarrollo se plantea como mejores posibilidades de vida, mejores escenarios naturales, sociales y culturales ahora y en el futuro, y la construcción de procesos productivos armónicos con la naturaleza y el ser humano. En este ámbito, el PRAE considera desarrollo a la posibilidad y capacidad de construir nuevas visiones y formas de interacción con los recursos suelo y agua, en el tiempo y en el espacio de la vereda San Agustín. Se busca con ello contribuir en la protección de nuestro ecosistema de alta montaña. En el Centro Educativo San José del Pino estamos en la continua búsqueda del equilibrio entre producción y conservación.



Gestión

Se considera gestión a la construcción de una comunidad autogestionaria, dinamizadora y creativa, en beneficio de la solución de sus problemáticas desde una perspectiva ambiental. Una comunidad que construye conocimiento en torno a su actividad productiva, que mejora la infraestructura de sus proyectos productivos, que investiga nuevas técnicas de trabajo en el campo, teniendo en cuenta el ecosistema de alta montaña y, que comparte sus experiencias con otras comunidades, que enseña y aprende y, que busca la sostenibilidad de sus proyectos. Es decir, una comunidad que crece individual y colectivamente, y que contribuye en el mejoramiento de su entorno.

Infraestructura granja integral
Foto: Farley. 2008

 


(1) Bajo la orientación de Maritza Torres Carrasco, Coordinadora nacional del Programa de Educación Ambiental del MEN.

Básicos para el Desarrollo del PRAE: 

Impacto de la agricultura tradicional. Este PRAE aborda el impacto de la actividad agrícola sobre el suelo y el agua de la vereda ubicada en alta montaña y sobre la salud de productores y consumidores de la misma.

 

Técnicas de agricultura de conservación. En este aspecto se desarrollan conocimientos y estrategias de intervención, desde una posible agricultura de conservación apropiada a la alta montaña, que considera: conceptos, tecnologías y/o herramientas como invernaderos, labranza mínima, abonos orgánicos, granja integral, agricultura tropical, permacultura, alelopatías, entre otros.

 

En la perspectiva de seguridad alimentaria, este PRAE maneja el concepto de granja integral autosuficiente, es decir, una granja que provee de buen sustento, en primer lugar, a la familia que la maneja.

 

El suelo y el agua son abordados desde el PRAE a partir de su caracterización por medio de diagnósticos ambientales, del análisis de sus interacciones y del conocimiento y aplicación de estrategias de uso y manejo que permitan su conservación.

 

Con respecto al ecosistema de alta montaña, en este PRAE se desarrolla el estudio de sus componentes natural, social y cultural. En lo natural, se abarcan características como recursos, biodiversidad, aspectos geográficos, entre otros. En lo cultural, se indagan los procesos de interacción desde sus actividades productivas y se proponen nuevas estrategias que contribuyan en su conservación. 



En lo social, se busca conocer y estimular procesos de conformación y organización comunitaria en torno a sus realidades y problemáticas, especialmente de producción agrícola.

Orientación y Enfoque: 
Objetivos del PRAE

Objetivo general 1

Estimular la permanente construcción de herramientas conceptuales que permitan la unificación del Proyecto Educativo Institucional, el Proyecto Ambiental Escolar y el Proyecto Pedagógico Productivo, orientados hacia la formación integral.

Espacio de formación integral
Foro "La ciencia de mi granja"
Foto: Evelia Gamboa 2007

Objetivos específicos:

Determinar las principales necesidades educativas de la población escolar y la comunidad de padres, con el fin de diseñar un programa de formación integral.
  

Generar procesos de estudio y de reflexión, a la luz de los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional para la educación rural y sus metodologías.

Estructurar las principales reflexiones y procesos a instalar en los diferentes componentes de la vida institucional.


Objetivo general 2

Fortalecer, desde el PRAE, el conocimiento y desarrollo de estrategias de investigación y formación integral alrededor del manejo de una granja integral de alta montaña, donde se promueva la construcción de una nueva cultura de interacción con los recursos suelo y agua, desde un proceso de producción en armonía con el hombre y la naturaleza. 

 Técnicas de agricultura de conservación. 
Foto: Hernando Jaimes. 2009

Objetivos específicos:

Instalar un continuo proceso de contrastación -desde lo teórico y lo práctico- de los procesos de producción agrícola tradicionales y alternativos y su respectiva incidencia en el medio ambiente.

Mantener un proceso permanente de construcción de la situación y problemática ambiental de la vereda San Agustín, que permita desarrollar aprendizajes significativos compartidos entre la escuela y los campesinos de dicha vereda.

Enfoque pedagógico

Marco general

El proceso educativo en el Centro San José del Pino se enfoca, pedagógicamente, teniendo en cuenta las perspectivas y los criterios propuestos en la Política Nacional de Educación Ambiental (2003) y en la Ley General de Educación (115 de 1994). Por consiguiente, el problema ambiental relevante de contexto (sus orígenes, causas, consecuencias e impactos) sirve de base, para la organización de la propuesta educativa, y de instrumento, para la formulación de situaciones pedagógicas y didácticas.


Disposición del aula y trabajo en grupo. 
Foto: Luisa Fernanda Guevara. 2006

 Marco particular: Enfoques constructivistas y significativos.

Del constructivismo tomamos aspectos como el énfasis en el aprendizaje, la construcción conjunta del conocimiento, el consenso y la problematización de saberes (Duque, 2009). De este mismo autor se toma el aprendizaje significativo y sus desarrollos de guías de autoaprendizaje, el componente democrático, la enseñanza activa y la formulación de proyectos de desarrollo social y productivo.

 

De la escuela nueva se toma la promoción flexible, la relación con la comunidad, el reconocimiento de las diferencias individuales y los centros de recursos de aprendizaje.

 

Con los marcos anteriores, la propuesta pedagógica de nuestra institución educativa construye sus propios planteamientos definiendo:

 

ejes conceptuales que transversalizan el currículo y orientan la vida institucional, 
principios orientadores de la labor educativa, 
estrategias y materiales de trabajo adecuados, además 
etodologías apropiadas para contribuir con la solución de la problemática ambiental.

 

Cada uno de ellos se construye con sus indicadores, conceptos asociados y desarrollos. (Nota: estos aspectos serán explicados en el enfoque didáctico)

Enfoque didáctico

 Tecnología de riego por goteo
Foto: Hernando Jaimes Flórez. 2009

La intervención-educación como escenario del desarrrollo pedagógico

El proceso de construcción de conocimiento significativo requiere de un planteamiento didáctico propio que surge de la propuesta pedagógica anteriormente planteada . La estrategia pedagógica se desarrolla en  en una granja integral de alta montaña (escenario de intervención-educación), donde se observa la viabilidad de desarrollar agricultura protegiendo este ecosistema. 

Principios orientadores de la labor educativa:  una escuela abierta, procesos de interinstitucionalidad, diálogo de saberes, autogestión, aprendizaje conjunto, autoevaluación y toma de decisiones. 

Ejes conceptuales que fundamentan la vida institucional: la comunicación, el arte, el desarrollo de competencias laborales, la investigación como lectura crítica y permanente de la realidad, la equidad de género, la prevención del riesgo y la inclusión. (1)

Materiales producidos en la institución en el trabajo de construcción de PRAE tenemos: módulos sobre suelo, agua y agricultura orgánica, recopilaciones bibliográficas sobre cultivos y procesos del agro, guías de trabajo para ciencias naturales, sociales y español de 6º a 9º grado e informes de investigación sobre la ortiga, concepciones y sus aplicaciones en la agricultura de conservación. 

Metodología de Escuela Nueva (programa de educación rural del MEN): ha facilitado el proceso educativo y, a su vez, se ha enriquecido en el marco del PRAE con estrategias como: la pregunta como eje generador de conocimiento, el taller vida, los proyectos de aula, las salidas de campo, la lectura ambiental y metacognitiva, la hermenéutica, la sociedad en proyectos pedagógicos productivos, la creación de textos en contexto y el manejo de programas interactivos.

 


(1)  Los ejes temáticos y conceptuales se abordan en la sección  "conceptos básicos para el desarrollo del PRAE".
Ejes relacionales para la construcción del conocimiento: 
Concepto de interdisciplina
Desde el PRAE se considera interdisciplina al trabajo mancomunado entre las disciplinas (matemáticas, biología, química, entre otras) que forman las áreas del plan de estudios, los conocimientos aportados por otras instituciones como CORPONOR y la unidad de asistencia técnica municipal, y los saberes de la comunidad para la comprensión del problema ambiental, la producción de conocimientos significativos y relevantes para la solución de las diferentes problemáticas ambientales.
 

Un ejemplo de aproximación al trabajo interdisciplinario

En el Centro Educativo Rural San José del Pino, los Proyectos de Aula, han desarrollado la interdisciplinaridad. Desde una pregunta problematizadora, una inquietud, una necesidad o una expectativa, se integran los conocimientos de todas las disciplinas en el diseño de un plan de trabajo en el que se desarrollan las estrategias y los conocimientos necesarios para resolver la cuestión planteada, consultando a expertos (Universidad de Pamplona), técnicos (funcionarios de CORPONOR y la UMATA) y a la comunidad de campesinos. 

 

El hacer interdisciplinario en la práctica

Fases del Proyecto de Aula "La Ciencia de mi Granja":

 

 Los estudiantes formularon preguntas sobre los proyectos y especies manejadas en la granja.

 Se clasificaron y sistematizaron las preguntas para elaborar un banco único de preguntas.

 Se inició el proceso colectivo de búsqueda de respuestas dentro y fuera de la institución educativa.

 Se desarrolló un foro interdisciplinario bajo la orientación de los docentes y con la ayuda de la comunidad, de técnicos y de especialistas externos a la comunidad, con el fin de dar respuestas al banco de preguntas de los estudiantes, desde las diferentes visiones.

 Se elaboró una cartilla tipo Escuela Nueva (actividad A) con las respuestas construidas colectivamente, es decir, con textos en los que se dio respuesta a las preguntas planteadas por los estudiantes.

 Se desarrolló una fase B, o cuento pedagógico, con coplas, cuentos y, en general, literatura asociada al manejo de la granja.

 Se planteó una actividad C, o de aplicación, donde se desarrollaron actividades de todas las áreas obligatorias en relación con la granja.

 Se terminó con una actividad D, o proyecto de vida, en el que cada estudiante, en casa, debe fortalecer o dar inicio a una o varias opciones de agricultura de conservación, conjuntamente con sus padres y vecinos.

Concepto de transversalidad


Retablo sobre vida rural. 
La realidad de la vereda es el principal insumo para el proceso educativo. 
Foto: Evelia Gamboa. 2008

En el ámbito del PRAE se considera la transversalidad como la capacidad que presenta el Proyecto para integrar la problemática ambiental en todas las dimensiones formales e informales de la vida institucional y comunitaria. Implica también la vinculación de otros actores que desde sus saberes y concepciones puedan contribuir en la solución de la problemática ambiental.

En el mismo Proyecto de Aula "La Ciencia de mi Granja", se desarrolló la transversalidad como vinculación de los actores educativos (docentes, expertos, técnicos y comunidad), sin tener en cuenta el grado que cursan los estudiantes, ni las especialidades de los docentes. Con ello, se rompen los conceptos tradicionales de carga académica, asignaturas y otros, de la educación tradicional. Se privilegia la construcción de conocimiento para la solución de un problema o cuestión, con espíritu de solidaridad, trabajo en equipo y creatividad.

Componentes Proyectivos: 
Componente de investigación

Banco de proteínas con 
especies del medio.
Foto:Hernando Jaimes 2009

La investigación se plantea desde el PRAE como la lectura permanente de la realidadde la vereda, con una visión crítica que aporte a la construcción de nuevas realidades ambientales en el escenario pedagógico-didáctico de la escuela, desde los escenariosnaturalsocial cultural donde ésta se desenvuelve. Se investiga la actividad productiva, como expresión cultural, que impacta los recursos del ecosistema.

De la misma manera se investiga desde lo pedagógico-didáctico, una visión de trabajo escolar que sea placentera y productiva y que, además, responda a las necesidades del proyecto, de las personas, de la comunidad y sus organizaciones. Igualmente se investiga lo productivo de la vereda para que esa realidad sea el principal insumo para el desarrollo de las actividades académicas y formativas, orientadas hacia la agricultura de conservación. Es así como se hace recurrente la indagación sobre la efectividad de las prácticas pedagógicas reflejadas en cambios de las prácticas agrícolas, la biodiversidad y el estado de los recursos en el ecosistema, la evolución de las organizaciones comunitarias, entre otros.

 

El trabajo por proyectos de aula y el fortalecimiento del uso de la TIC han fortalecido el componente investigativo del PRAE en aspectos como:

 

  • Han facilitado la construcción de la cartografía de las veredas en las que se ubica el centro educativo rural y a la construcción dinámica del problema ambiental.

 

  • En el plan de estudios y en el desarrollo curricular se hace uso de los  avances en TIC para la construcción de conocimiento significativo, logrando aprendizajes más placenteros y fortaleciendo el concepto de interdisciplina de este PRAE, según el cual, la informática no es una asignatura sino la principal herramienta para la adquisición de información y para la sistematización de procesos de investigación.

 

  • Se han convertido en dinamizadores de la vida escolar y de la solución de diferentes problemáticas tanto escolares como comunitarias. El desarrollo curricular mantiene en permanente lectura crítica de la realidad natural, social y cultural de la vereda.
Componente de intervención

Se considera intervención con visión educativa a la promoción de escenarios que posibiliten, para los, las estudiantes, la comunidad de la vereda y para todos los visitantes, la observación, el análisis y el estudio de las posibilidades de manejo de una granja integral de alta montaña, donde se muestra el equilibrio entre producción y conservación y nuevas formas de interacción con los recursos suelo y agua. Para este efecto se cuenta con un sendero ambientalista en el que los visitantes realizan un recorrido en el que observan los procesos y desarrollos asociados al PRAE.

 

Con visión de intervención-educación también se apoyan organizaciones sociales y culturales (Junta de Acción Comunal, microempresas, jóvenes que adelantan la educación media y superior, entre otros) y espacios de organización y trabajo de la vereda (foros, asambleas de comunidad, mesas de trabajo, consejos comunales, asesoría en formulación y ejecución de proyectos, entre otros).

Se mantiene el escenario de granja integral con visión de productividad integral(artística, política, social, económica, cultural y ambiental). Este espacio se posiciona como observatorio de participación ciudadana apoyado por CORPONOR,  para personas, comunidades e instituciones de la región que buscan observar como se construye un PRAE en lo pedagógico, en lo ambiental y en lo productivo.
 

Aporte al trabajo de la granja
Foto Elizabeth Romero 2008

Con los componentes de intervención y de investigación, la escuela se vincula a la cotidianidad de la vereda, potenciando su función social y a la vez entra a formar parte de una comunidad académica importante para la localidad, la región y el país, como experiencia significativa en educación ambiental.
Componente de formación

El componente de formación deriva tanto del problema ambiental relevante, como de los ejes conceptuales (artístico, democrático, comunicativo, sexual e investigativo) que orientan la vida institucional, mencionados en el enfoque didáctico. Cada uno de ellos interactúa en forma sistémica con los otros conceptos y se evidencian en los diseños educativos y en la realidad institucional. Se busca que todos los conceptos se den en cada actividad o momento educativo, aunque prevalezca uno de ellos en un momento determinado. Es de resaltar, que cada uno de los ejes surge de una situación problemática o una necesidad educativa detectada y que se enmarcan desde la visión de formación integral.

 

El siguiente gráfico nos ofrece una idea sobre la interacción de los componentes del sistema conceptual:

 Conceptos que orientan la vida institucional
Elaborado por: Evelia Gamboa 2007

 

Eje artístico, se vincula con los propósitos de una asociación cultural que tiene sus raíces en el PRAE, denominada ARTEMANÍA San Agustín, constituida legalmente y cuyos socios son los estudiantes de tercero a noveno grado del Centro Educativo San José del Pino. Sus actividades giran alrededor de la fabricación y comercialización de artesanías, elaboradas a partir de material natural o de insumos amigables con ambiente, y de la realización de muestras culturales con temáticas ambientales de la vereda o región, presentadas por los grupos de danza folclórica, cuerdas campesinas y tamboras.

 

Eje democrático, propende por la construcción de un contrato social como principio regulador de las relaciones ambientales (entre los seres humanos y entre los humanos y la naturaleza) y de la construcción del proyecto de vida escolar. Este contrato se rige por los principios de participacióndiálogo de saberes, consenso, respeto de las reglas de juego acordadas, respeto de la palabra empeñada y manejo positivo del conflicto. Dichos principios se hacen presentes desde el patio de juego, el aula de clase y demás espacios escolares, como la granja integral de alta montaña, proyectándose desde allí, hasta espacios sociales más amplios como las asambleas de comunidad.  

 

Eje de educación sexualbusca fortalecer la equidad de género. Con este se intenta cambiar las concepciones típicas de roles que se tienen en la comunidad, que asocian a la mujer a labores domésticas y de producción agrícola. En relación a esto podemos citar lo siguiente:

 

 “La incorporación del enfoque de género en el desarrollo rural es especialmente determinante por cuanto se trata de territorios más tradicionales e intensamente afectados por los contrastes y por las inequidades entre hombres y mujeres en el acceso y distribución de los recursos y de los beneficios del desarrollo y porque, dadas las condiciones y la organización de la producción y de la vida doméstica, el grado de aislamiento que padecen las mujeres es muy elevado”(OIT, 2009).

 

En razón a todo lo anterior, se pretende orientar a la comunidad hacia la afectividad, el desarrollo de la creatividad y el desempeño de actividades de manera valorativa y respetuosa, sin resaltar unas sobre otras. 

 


Taller de reconocimiento de especies
Foto Evelia Gamboa 2009

Eje comunicativo, como generador de aprendizajes mutuos, permite no solo la construcción desde el diálogo (sociedad – naturaleza), sino que además posibilita un proceso permanente de sistematización de la experiencia, según las dinámicas y necesidades del proyecto. En este proceso de sistematización participan estudiantes, docentes y, en ocasiones, algunos padres de familia. En el ámbito intra-institucional, toda actividad escolar es sometida a procesos de registro y sistematización mediante la elaboración de diarios de campo, historial de la institución y de la vereda, cuadernos viajeros, autoevaluaciones personales e institucionales, línea del tiempo de la institución y de la vereda, textos en contexto, entre otros. Por otra parte, en el ámbito interinstitucional se da un fuerte proceso de socialización divulgación de la experiencia en medios como la radio, la prensa, internet, foros educativos y ambientales, y en visitas al PRAE. Estas últimas se desarrollan en el marco de un programa de Observatorios de Participación Ciudadana con apoyo de CORPONOR.

 

Eje de inclusión, orientado a fortalecer la inclusión de la realidad de la vereda y las necesidades educativas particulares como el principal generador de planeación y acción educativa.

 

Eje de prevención de riesgo en la dinámica ambiental (prevención de contaminación por uso de agroquímicos, prevención de erosión y deslizamientos)

 

Eje de emprendimiento, fortaleciendo la organización social, la gestión de proyectos, las sociedades en negocios y los proyectos pedagógicos productivos.

Plan de Estudios: 

La construcción del PRAE nos ha permitido también re-conceptualizar la visión del currículo, esto es, el quehacer del Centro Educativo Rural. Compartimos el concepto de currículo propuesto por el MEN (1994): conjunto de actividades y procesos que intencional y consensualmente se programen para cumplir con los propósitos establecidos en la Ley General de Educación (115/94) y en el Proyecto Educativo Institucional. Esta concepción la hemos enriquecido, complementando y negociando con la posibilidad que nos brinda la propuesta de educación ambiental – PRAE, del mismo MEN (2002), de adecuar el currículo a las realidades locales y regionales, a través de la incorporación de lasituación y el problema ambiental de contexto.

En concordancia con lo anterior, hemos venido replanteando la visión, la organización y laproyección de la institución escolar, así como el redimensionamiento de los componentes básicos, para poder hacer realidad la interacción escuela – comunidad, la entrada de la problemática ambiental de contexto al quehacer institucional, el diálogo entre los conocimientos y saberes, científicos y tradicionales, y la vinculación de procesos que den cuenta de la visión sistémica del ambiente y, a la vez, de la integralidad de la formación.

 Contexto-escenario de aprendizaje
Foto Evelia Gamboa 2009

Desde el planteamiento anterior, el currículo que venimos construyendo ha tenido en cuenta principalmente, los siguientes componentes: a) el plan de estudios, b) los nuevos espacios formativos, compartidos con diferentes actores sociales, y c) los diversos mecanismos de gestión para los procesos educativos. Estos componentes han sido facilitadores de la gestión de conocimientos significativos, del desarrollo de competencias científicas y ciudadanas, de la posibilidad de propiciar situaciones de aprendizajes que contribuyen en la resolución de los problemas ambientales de contexto, de la apertura de escenarios, y la utilización de instrumentos para negociar, concertar y consensuar con otros actores (sectores e instituciones gubernamentales y no gubernamentales, comunitarias, entre otras)

 

El plan de estudios del Centro Educativo San José del Pino se desarrolla de acuerdo con los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional y de la Secretaría de Educación Departamental de Norte de Santander, y está permeado por la problemática ambiental que se vive en la vereda San Agustín. La educación ambiental que se desarrolla en la institución educativa desde el PRAE, ubica el problema ambiental de contexto como organizador y dinamizador de los desarrollos curriculares y la propuesta pedagógica y didáctica, siguiendo las orientaciones de la propuesta de educación ambiental desarrollada por Maritza Torres (1).

 

El proceso de desarrollo curricular se realiza, primero, ubicando los ejes problematizadores: aumento poblacional por atracción a un espacio con abundancia de recursos naturales, especialmente en suelo y agua, y prácticas culturales de actividades agrícolas no amigables con el ecosistema de alta montaña, como son el arado con bueyes, descapotamiento total del suelo, la quema y la tala, del problema ambiental que nos ocupa: suelo, agua y actividad productiva de la vereda, que tienen la función de generar la conceptualización curricular de la institución. De los ejes problematizadores se desprenden los conceptos integradores, es decir, las explicaciones sobre el origen del problema que son las que hacen posible el conocimiento particular de la realidad ambiental de la vereda, permiten la construcción de un trabajo interdisciplinario entre las áreas, las asignaturas, los saberes técnicos y los comunitarios, y le dan significado a los temas de cada asignatura. Todo esto facilita el razonamiento básico necesario para la comprensión del problema. Los conceptos integradores de la propuesta de nuestro Centro Educativo son: impacto de la agricultura tradicional, técnicas de agricultura de conservación, seguridad alimentaria, salud, suelo, agua y ecosistema de alta montaña. (2)

 

Los conceptos integradores mencionados anteriormente nos guían en la continua formulación de preguntas relacionadas con impactos, consecuencias, efectos, que el problema ha ocasionado en el ecosistema de alta montaña con sus recursos suelo y agua y, en la organización social y la cultura, expresadas en el quehacer cotidiano de los habitantes de la vereda. Esas preguntas, según la propuesta de educación ambiental del MEN, se constituyen en las categorías o variables, las cuales en este PRAE, se formulan en forma permanente en todas las áreas, asignaturas, proyectos de aula y actividades escolares, un ejemplo de ello es el que exponemos en las fases del Proyecto de Aula "La Ciencia de mi Granja". (3)

 

Las respuestas a estos permanentes cuestionamientos se constituyen en tipologías. Ellas nos ayudan a cuantificar el impacto y consecuencias del problema y, además, nos permiten clarificar las especificidades de la problemática de la vereda dentro del contexto del Nudo de Santurbán. Un ejemplo de este proceso se puede analizar en el ítem de dinámicas asociadas a la zona de PRAE, por cuanto en éste se cuantifican avances en los procesos de interacción con los recursos de la vereda.
 


(1) Coordinadora Programa de educación Ambiental. MEN. Colombia
(2) Estos conceptos se desarrollan en el ítem Conceptos básicos para el desarrollo del PRAE.
(3) Ver el item Concepto de Interdisciplina.

  *
Ciencias naturales y educación ambiental
     

La matemática es área fundamental para la construcción de tipologías. Ella nos ofrece las herramientas para los manejos estadísticos y las cuantificaciones necesarias para construir la realidad (Torres, 2009) del problema ambiental de la vereda. También es fundamental para la formación de competencias contables asociadas a los proyectos productivos desde la lógica de la sostenibilidad y la rentabilidad.

  *
Ciencias sociales, historia, geografía, constitución política y democracia.
     

La particularidad de las ciencias sociales en el marco del PRAE puede explicarse desde un ejemplo de proyecto de aula denominado “Línea del tiempo”.  En este proyecto se tratar de hilar históricamente la complejidad ambiental en la perspectiva de  tiempo y espacio, desde lo general (el planeta) hasta lo particular (el Centro Educativo como una institución de la vereda). 

En la construcción de la línea del tiempo (planeta, continente, país, región, departamento, municipio, vereda y dentro de ésta, como parte de su organización social, la institución educativa), se trabajan gráficos, textos, análisis de datos numéricos y estadísticos, informes, trabajos artísticos, reflexiones críticas, en fin, diversas actividades que vinculan a esta área con las demás áreas. En estas actividades, la función de las ciencias sociales es analizar  la situación y el problema ambiental particular de la vereda, como resultado de las interacciones naturales, sociales y culturales y, al ser humano, como factor determinante en muchas de estas interacciones.

  *
Educación artística
     

Las áreas de educación artística y educación física no se detallarán aquí, pues están en estrecha relación con la asociación cultural referida en la descripción del eje artístico en el ítem Componente de Formación.

  *
Educación ética y en valores humanos
     

Las áreas de educación religiosa y ética propenden por la cimentación de una cultura de valoración y respeto por la vida, en todas sus manifestaciones, y por la construcción de nuevos referentes de interacción consigo mismo, con los semejantes y con el entorno. Esta intencionalidad, aunque no es exclusiva de estas dos áreas, permite profundizar sobre los significados, la responsabilidad de los individuos y los colectivos ante las decisiones que tomen en el uso y manejo del suelo y el agua de la vereda. 

Estas áreas también buscan fortalecer el sentido de pertenencia y la identidad de la comunidad como parte fundamental del ecosistema de alta montaña y aportan la conceptualización y vivencia sobre las actitudes y valores requeridos para la interacción con los recursos del ecosistema de alta montaña, tales como una visión ética en y para la agricultura, un reconocimiento de la interdependencia entre el hombre y su sustrato natural, entre otros.

  *
Educación fí­sica, recreación y deportes
     

Las áreas de educación artística y educación física no se detallarán aquí, pues están en estrecha relación con la asociación cultural referida en la descripción del eje artístico en el ítem Componente de Formación.

  *
Educación religiosa
     

Las áreas de educación religiosa y ética propenden por la cimentación de una cultura de valoración y respeto por la vida, en todas sus manifestaciones, y por la construcción de nuevos referentes de interacción consigo mismo, con los semejantes y con el entorno. Esta intencionalidad, aunque no es exclusiva de estas dos áreas, permite profundizar sobre los significados, la responsabilidad de los individuos y los colectivos ante las decisiones que tomen en el uso y manejo del suelo y el agua de la vereda. Estas áreas también buscan fortalecer el sentido de pertenencia y la identidad de la comunidad como parte fundamental del ecosistema de alta montaña y aportan la conceptualización y vivencia sobre las actitudes y valores requeridos para la interacción con los recursos del ecosistema de alta montaña, tales como una visión ética en y para la agricultura, un reconocimiento de la interdependencia entre el hombre y su sustrato natural, entre otros.

  *
Humanidades, lengua castellana e idiomas extranjeros.
     

El español tiene un rol primordial en la construcción del proceso interdisciplinario, por cuanto es el elemento mediador en la construcción de significados. Desde esta área se desarrolla el lenguaje propio para la comprensión del problema y la interpretación de las realidades ambientales de la vereda. Es, por tanto, el generador de procesos de comunicación cualificados y efectivos al abordar el problema ambiental en su caracterización y en la proposición de alternativas de solución, por ejemplo el contrato social.

  *
Matemáticas
     

La matemática es área fundamental para la construcción de tipologías. Ella nos ofrece las herramientas para los manejos estadísticos y las cuantificaciones necesarias para construir la realidad (Torres, 2009) del problema ambiental de la vereda.  También es fundamental para la formación de competencias contables asociadas a los proyectos productivos desde la lógica de la sostenibilidad y la rentabilidad.

  *
Tecnología e informática
     

Con previa planificación de todas las demás áreas y sus disciplinas, el área detecnología e informática presenta una particularidad que da cuenta de su significado, importancia y funcionalidad, como mediador en los procesos de construcción conceptual y metodológica de todas las áreas. Así, los computadores están dentro del aula de clase, siempre disponibles y conectados a Internet, con el fin de que durante el desarrollo de todas las áreas del conocimiento, sean una herramienta que facilite el desarrollo del aprendizaje y la construcción de proyecciones específicas como el sendero ambiental de la granja integral.

Competencias desarrolladas desde el PRAE: 

El PRAE del Centro Educativo Rural San José del Pino busca desarrollar competencias con una visión de integralidad. En esta visión de integralidad se dificulta establecer clasificaciones sobre las competencias a desarrollar, pues estas se encuentran en estrecha relación entre sí. Es decir, que en las competencias también se desarrolla lainterdisciplina y la transversalidad.

Una clasificación de Carlos Augusto Hernández, nos permite hacer una aproximación al desarrollo de competencias emprendidas en el PRAE, las cuales tienen un componentecientífico y se encaminan a la construcción de ciudadanía:

 

Habilidades para el trabajo y la productividad sostenible, que aporte al crecimiento de la vereda, de la localidad y por ende al país.

 

Capacidad para la generación de conocimiento asociado a la realidadambiental de la vereda con miras a contribuir en el mejoramiento del ecosistema de alta montaña. 

 

Capacidad de interacción con bienes y valores de la cultura productiva de la vereda que le permitan movilizar sus prácticas de manejo de los recursos suelo y agua.

 

Actitudes de reflexión crítica y analítica de la realidad de la vereda con proyección de conservación, protección y mejoramiento de su ambiente.

 

Capacidad para estudiar, desarrollar y adoptar tecnologías agrícolas de conservación en armonía con el hombre y con la naturaleza.

 

Habilidades comunicativas, explicativas, de gestión del conocimiento que le permitan comprender su realidad.

 

Capacidad para la construcción de tipologías que den cuenta de la realidad ambiental de su vereda.

 

Otros espacios: 
  *
Foro
     

El foro interdisciplinario "La ciencia de mi granja" busca dar respuesta en forma permanente a las preguntas de los y las estudiantes con respecto a las actividades propias de la vereda y de la granja.

  *
Panel
  *
Taller
     

El taller es la principal metodología de trabajo, tanto en las asignaturas como en todas las actividades escolares. Generalmente,se desarrollan talleres para la solución de necesidades relacionadas con el manejo de la granja como construcción de filtros, establecimiento de bancos de proteínas, construcción de terrazas, entre otros.

  *
Salida de campo
     

Las salidas de campo se programan dentro de cada asignatura y en talleres colectvos (todo el grupo escolar) sobre todo para la ejecución de los proyectos de aula.

  *
Grupos de trabajo
     

Todo el trabajo escolar se realiza en mesas de trabajo por grupos. También se dan momentos de trabajo por grupos inter-grados y otros por grupos inter-estamentos(padres, docentes, estudiantes).

  *
Mecanismos de participación ciudadana Intra e interinstitucional
     

El proyecto tiene un eje democrático basado en el Contrato Social. Este contrato es la base de su pacto de convivencia y se materializa en asambleas de comunidad con principios de autorregulación y autodeterminación.

Flexibilización curricular: 

La dinámica del Proyecto Ambiental Escolar desarrolla lectura de la realidad natural, social y cultural en forma crítica y permanente. Esta es una premisa de nuestro proceso investigativo. Esta visión se fortalece desde la perspectiva de las necesidades y potencialidades de las personas que conforman la comunidad y de su entorno. El proyecto se ha sostenido en el tiempo gracias a que sus procesos educativos son significativos, flexibles y dinámicos.

Inclusión y pertinencia del PRAE en el PEI: 
Inclusión en la dinámica del PEI

El PRAE vincula los componentes administrativo, comunitario, conceptual y pedagógico del Centro Educativo, alrededor de la problemática ambiental de la vereda, para fortalecer el cumplimiento de la función social de la escuela. Esta integración se da en procesos de conceptualización, contextualización y proyección. A modo de ejemplo, presentamos el componente conceptual del PEI de la institución, en el que se puede apreciar la vinculación de dicha problemática:

 

FILOSOFÍA: Formación integral orientada a la construcción de conocimientos, actitudes y valores que promuevan un desarrollo sostenible en el marco de la gestión y manejo de la problemática ambiental de la vereda.

 

VISIÓN: Mantenerse como proyecto significativo en lo pedagógico, ambiental, productivo y cooperativo; mediante el desarrollo de proyectos pedagógicos productivos con vocación ambiental.

 

MISIÓN: Escuela como centro de encuentro y promoción integral, desarrollando el sentido de pertenencia y la transformación hacia una cultura productiva, en armonía entre los hombres y entre estos y el ambiente.

 

OBJETIVO GENERAL DE LA INSTITUCIÓN: Formación integral desarrollando estrategias para despertar el sentido de pertenencia, la autogestión de la problemática del entorno y el mejoramiento de la calidad de vida. (PEI, 2009, p.1)

 

En adelante, planes, programas, proyectos y todo tipo de actividades se orientan de acuerdo con las anteriores perspectivas conceptuales, debido a que se compromete a todos los estamentos en este accionar. A partir de esta integración se trabajan todos los planes, programas y proyectos institucionales y los lineamientos del MEN.

Factores de pertinencia del PRAE para el PEI

Cuando se habla de integración de PEI, PRAE y PPP (Proyectos pedagógicos productivos) se da cuenta de la pertinencia de cada uno de estos proyectos para el otro. Los tres generan procesos de conceptualización, desarrollan lectura de contexto y se proyectan para ofrecer educación integral. Esto es que los proyectos no existen por separado, sino que son uno solo, construido desde la perspectiva de educación ambiental.

 

Se reconoce el PRAE como proyecto de vida institucional que avanza integrado con el PEI, los PPP y toda estrategia o acción educativa.

Ubicación y aportes del PRAE al mejoramiento institucional: 
Ubicación en los Planes de Mejoramiento Institucional

El PRAE es la puerta de entrada de todos los procesos vinculados en el plan de mejoramiento. En él se vincula lo obligatorio y lo no obligatorio, según las necesidades del proyecto y la problemática ambiental. Los planes de mejoramiento se elaboran en conjunto y atendiendo a la reflexión conceptual desarrollada en la institución, ya que se busca la articulación en todos los escenarios educativos.

Aportes del PRAE a la calidad en la educación

En el PRAE se considera calidad al desarrollo de procesos pertinentes, sostenibles, efectivos y funcionales, que promuevan mejoramiento en las condiciones de vida, en los espacios, en las prácticas culturales, especialmente de manejo y uso del suelo y en los sistemas de valoración. En este sentido el proyecto rinde permanentemente sus frutos y fortalece la apropiación comunitaria del mismo. Algunos indicios naturales, sociales y culturales de aporte del PRAE a la calidad de la educación observados desde la institución educativa, se enuncian a continuación:

 

Se aplican procesos de mejoramiento en el manejo de los recursos suelo y agua de la vereda. Se avanza en la construcción comunitaria de proyectos que mejoren la disposición y funcionamiento del acueducto veredal.
 

El paisaje de la granja escolar integral sostenible y de varios sectores de la vereda se mantiene en continuo proceso de embellecimiento y de transformaciones positivas.


El 70% de egresados estudian en niveles media técnica, técnica, tecnología y estudios superiores, en áreas afines al agro y al medio ambiente. La escuela está iniciando el proceso de sistematización de seguimiento a egresados.

Existen proyectos de granja integral sostenible en 5 fincas de la vereda que superan a la granja escolar en el desarrollo de las técnicas y tecnologías aplicadas.

Se fortalece el desarrollo de habilidades de gestión, liderazgo y organización comunitaria. En escenarios locales y regionales la participación de los habitantes de la vereda es significativa y reconocida, debido a la importancia de sus aportes. Esto se hace notar cuando la administración municipal, en los últimos 8 años, inicia sus procesos de construcción comunitaria en la vereda San Agustín.

En pruebas SABER se ha obtenido rendimiento por encima de los promedios municipal, departamental y del esperado en la nación.

El proyecto ha vinculado en diferentes momentos a adultos y jóvenes con discapacidades adaptándose a sus circunstancias y condiciones.

San José del Pino vincula y apoya a otras instituciones en la construcción de sus proyectos, debido a su posicionamiento como proyecto significativo.

 

San José del Pino ha construido junto con las demás sedes del centro educativo una propuesta educativa ajustada a las necesidades del contexto en sus generalidades y en sus particularidades. En este proceso se ha estructurado una visión unificada de educación y se desarrollan proyectos específicos según el problema ambiental ubicado en cada una de las sedes.

 

En el ámbito departamental también nos hemos proyecto en escenarios como REDEPRAES, capacitaciones docentes, foros, entre otros.

 
Entidades de apoyo: 
 

El proyecto recibe apoyo fundamentalmente de varias fuentes externas y una que desde la dinámica interna del PRAE. Las fuentes externas son el Ministerio de Educación Nacional, la Secretaría de Educación del Departamento, la Alcaldía (UMATA) y CORPONOR. El MEN es fundamental por sus procesos de acompañamiento, seguimiento y continua capacitación y formación y CORPONOR brindando formación, asistencia técnica y apoyo a la financiación del proyecto. La fuente interna es la asociación cultural ARTEMANÍA San Agustín para fortalecer el eje artístico y la proyección regional de la institución.

 

La principal institución de apoyo es CORPONOR, la cual contribuye como principal aliado en todos los aspectos: técnicos, financieros, humanos, logístico. El PRAE, a su vez, ofrece escenarios de observación para comunidades e instituciones en relación con CORPONOR. También se apoyan los procesos de formación y capacitación ofrecidos por CORPONOR y por la secretaría de educación departamental.

La secretaría de educación también apoya el PRAE, en cuanto estimula la socialización de sus avances y reconoce el trabajo desarrollado por la institución.

 

El MEN ofrece permanente apoyo en capacitación, formación y monitoreo del PRAE.

 

La institución ha participado activamente en la construcción de una nueva cultural local orientada hacia la educación ambiental. Es así como Mutiscua se consolida como un municipio que trabaja significativamente en este sentido. Su plan de desarrollo para este gobierno se denomina “Hacia un desarrollo sostenible” y tiene como una de sus metas la de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente. Además en todas las demás metas se capta claramente el componente ambiental: seguridad alimentaria, sistemas de acueductos, alcantarillados y disposición de residuos,  mejoramiento de viviendas… ,etc

 

Esta último planteamiento nos permite determinar que municipio-escuela establecen relaciones de mutuo apoyo en beneficio de ambos.

Logros: 
 
 

Los logros del PRAE se encuentran en estrecha relación con sus aportes a la calidad de la educación (1). Por tanto, también se ubican en contextos de lo natural, lo social, locultural y por supuesto, de lo pedagógico formativo, que son los referentes de la propuesta de educación ambiental. Así que, además de los indicios de calidad educativa, también se avanza en los aspectos que se señalan a continuación:

 

 Construcción de identidad como comunidad campesina de alta montaña orgullosa de sus valores artísticos y culturales.

 Formación integral desde el desarrollo de competencias laborales, científicas y ciudadanas.

 Adelantos en estudio y aplicación de tecnologías de punta en producción limpia, procesos orgánicos para producción de papa, mora, fresa, tomate de mesa, alverja y para cría de especies menores

 Conocimiento intervención sobre uso de los recursos sueloagua y biodiversidad de la vereda San Agustín. 

 Desarrollo de capacidad organizacional, liderazgo, gestión y productividad tanto en elindividuo como en la comunidad.

?Ampliación de cobertura permanencia en el sistema escolar. 

Los logros mencionados anteriormente tienen amplias fuentes de verificación en herramientas como el diario de campo de los docentes, el historial o línea del tiempo de la institución elaborado en textos e imágenes, recopilación de publicaciones y videos, registro de visitas y sus apreciaciones y entrevistas con la comunidad. También se evidencian en las políticas municipales, las cuales dan cuenta del proceso de gestión y posicionamiento liderado por este proyecto ambiental escolar.


(1) Ver ítem Aportes del PRAE a la calidad de la educación.
Dificultades: 
 
 

Las dificultades y los logros conviven en el desarrollo de un proceso complejo como el PRAE y abarcan todas las aristas de esta complejidad. 

La principal dificultad en lo cultural es romper los esquemas de los agricultores, para orientarse hacia la agricultura de conservación. 

Desde lo educativo tenemos que, aunque la metodología Escuela Nueva es una herramienta valiosa para el trabajo de PRAE, lo limita, por cuanto recarga el trabajo de los docentes y disminuye la oportunidad de los estudiantes de tener la permanente asistencia del docente en la construcción conceptual, debido a que atiende varios grados simultáneamente. 

Otra dificultad es la poca disponibilidad de recursos financieros para el mantenimiento de la infraestructura y el apoyo al proceso de intervención con tecnologías de agricultura de conservación.

Posibilidades y Escenarios de Desarrollo: 

El PRAE ofrece las oportunidades y escenarios de desarrollo que requiere en el marco de la propuesta de educación ambiental. En lo intrainstitucional, construye una propuesta pedagógica propia que responde a las necesidades de la problemática ambiental, configura espacios y recursos (naturales, sociales y culturales) en los que se concrete el accionar de intervención-educación y, se mantiene con una visión proyectiva en la dinámica ambiental de la vereda.

Taller de agricultura orgánica con
miembros de la comunidad. 
Foto: Evelia Gamboa.  2007

El PRAE considera como la principal posibilidad y escenario de desarrollo las necesidades de los escolares y de su contexto. Es así como en el sendero ambientalista cada año se desarrolla un componente de formación: sendero literario, sendero recreativo, sendero científico, sendero artístico…El sendero a trabajar cada año surge de una encuesta realizada en los diferentes estamentos de la comunidad educativa.



Muestra cultural para comunidad y visitantes que recrea el oficio tradicional del hilado de lana. 
Foto: Evelia Gamboa. 2008

La dinámica intrainstitucional contribuye en forma permanente al desarrollo personal y comunitario (docentes, estudiantes y comunidad).

En lo interinstitucional, el PRAE se integra con otras instituciones que desde sus competencias pueden contribuir con el enriquecimiento de la propuesta para abordar el conocimiento y la proyección de la problemática ambiental como CORPONOR, Normal Superior de Pamplona, Universidad de Pamplona, CIDEA Municipal y otras.

 En lo intersectorial establece relaciones con el sector productivo, con la comunidad académica, con la Junta de acción comunal, con el sector salud y con otros que le permitan mejorar su acción educativo-ambiental.

Necesidades y Fuentes: 
 

El concepto de necesidad es movilizador de autogestión dentro de nuestro PRAE. Esto significa que las necesidades nos mueven a la búsqueda de soluciones y a la construcción de mejores realidades. Sin embargo tenemos dos necesidades un tanto difíciles de solucionar: la primera es de la asistencia técnica continua para manejo de la granja y la segunda la recarga de trabajo para los docentes.

Otros: 
 

El PRAE se constituye en un proyecto de vida tanto individual como colectivo. En este sentido se trabaja en la continua búsqueda del reconocimiento de la problemática ambiental y por ende de las posibilidades de contribuir en la solución de la misma.

Experiencias: 
 

Veamos algunas experiencias relevantes en la siguiente crónica que da cuenta de un proceso permanente de deconstrucción y construcción del PRAE del Centro Educativo Rural San José del Pino:

1996: proceso ecologista siembra de especies nativas y establecimiento de lombricriaderos.

 2001: capacitación docente en ecosistemas de alta montaña.

 2001: organización de granja integral.

 2002: primer puesto departamental como proyecto pedagógico productivo.

2003: representación significativa del Departamento. en el 1er Congreso Internacional de Escuela Nueva.

2005: reconocimiento del MEN y MINAMBIENTE como uno de los proyectos ambientales escolares significativos.

2005: 2do puesto en foro departamental de competencias científicas.

2006: conformación de la asociación cultural ARTEMANÍA San Agustín.

2007: participación en la Mesa Nacional de Proyectos Ambientales Escolares y expositores, en el primer congreso de educación rural del municipio de Cúcuta.

Entre 2008 a 2011

  • Publicación en Web PRAE
  • Participación en Mesa Nacional de PRAE
  • Participación en la Conferencia Internacional InfantoJuvenil Vamos a cuidar el planeta, en Brasil
  • Participación constante en REDEPRAE Norte de Santander


En el marco de las anteriores experiencias relevantes se da un proceso de continuas publicaciones y participación en periódicos nacionales como El Tiempo y regionales como La Opinión; y publicaciones institucionales como Al Tablero y NATIVA de CORPONOR; en la Revista Ambiental Catorce 6; en Internet en el Portal Colombia Aprende; en exposiciones como: la Feria Binacional de Mercados Verdes, la Feria de la creatividad, el Encuentro de Jóvenes ambientalistas y los Foros de educación ambiental en Pamplona y otros municipios; en programas de televisión como: señal institucional (Colombia), TRO (Santanderes) y RTP (Pamplona); y, en red pedagógica con maestros del departamento, debido a que se reciben continuas visitas de comunidades y municipios del departamento. Una frase que recoge todo lo que anteriormente se ha señalado es la del exalumno Ariel Alcedo Rojas: “Me siento orgulloso de ser exalumno de San José del Pino, de aquí, uno no se va vacío”

Título del proyecto: 
Formación integral para el mejoramiento del suelo y el agua en la vereda San Agustín
Información de la IE: 
Municipio: Mutiscua Departamento: Norte de Santander Pais: Colombia Institución Educativa: Institución: CENT EDUC RUR SAN JOSE DEL PINO Sede: CENT EDUC RUR SAN JOSE DEL PINO Dinamizadores: Coordinador: Evelia
Imagen izquierda: 
Construyendo Historia: 

CONSTRUYENDO PRAE COMO PROYECTO DE VIDA


Desde 1991 hasta 1999 se da en la institución un comienzo ecologista movido por la preocupación de moda en ese entonces de cuidar el planeta. En este comienzo activista se desarrollan acciones aisladas como procesos de reforestación y embellecimiento del paisaje escolar sin que medie la reflexión crítica y la construcción de conocimiento, aunque se hace presente una intencionalidad educativa de desarrollar motivaciones y hábitos ecologistas.

 

El paso siguiente es el desarrollo de infraestructura para lo productivo ambientalcon visión de intervención-educación, cuando en el 2001 dentro del proyecto denominado GESTION PARA LA IMPLEMENTACION Y FOMENTO DE TECNICAS PARA LA PRODUCCION LIMPIA EN SISTEMAS AGROPECUARIOS DE ALTA MONTAÑA, COMPARTIDOS POR LOS DEPARTAMENTOS DE SANTANDER Y NORTE DE SANTANDER CAS-CDMB-CORPONOR-CAR, buscando contribuir en “la conservación de las áreas primitivas de páramos, subpáramos y bosques alto andinos, al igual que recuperar los suelos deteriorados, disminuir la contaminación de aguas,  y mejorar el nivel de ingreso de los productores a través de la implementación  de prácticas y modelos limpios de producción, la investigación y el fomento de acciones como la labranza mínima, el uso de abonos verdes, la fertilización orgánica, y la constitución de una agremiación para abordar y atender regionalmente a los cultivadores asentados en la alta montaña de los dos Santanderes.“  Mutiscua fue uno de los municipios que formaron parte del proyecto y San José del Pino dio comienzo a su granja integral de alta montaña con agricultura de conservación.

 

Al ingresar en el proyecto “Incorporación de la dimensión ambiental en zonas rurales y pequeño urbanas del país” del Ministerio de Educación Nacional y el Ministerio del Medio Ambiente se inició un proceso de lectura de contexto del municipio y de la vereda San Agustín. Con el proceso se logró una primera aproximación a la situación ambiental del y a la identificación del problema ambiental abordado por el PRAE. Este proceso de continua interpretación y lectura crítica de la realidad es uno de los ejes del PRAE y se desarrolla con estrategias como cartografía social, investigación en el patio de la escuela, proyectos de aula, entre otros.

 

Desde el 2000 se inicia la construcción simultánea PRAE-PEI como resultado de una rápida y efectiva asimilación de los procesos de capacitación-formación. La institución abordó la tarea de pensar en la educación que se quería para la realidad natural, social y cultural de esta comunidad campesina andina de alta montaña y su problema ambiental relacionado con el manejo inadecuado de sus recursos suelo y agua.

 

Se comienza la construcción de propuesta pedagógico-didáctica (2002) que responda a realidad de la vereda y de la comunidad educativa. El resultado es un proceso educativo lleno de innovación, de pertinencia y que aplica principios del aprendizaje significativo y del constructivismo; con conceptos de hermenéutica y metacognición; y con la metodología de escuela nueva que promueve el autoaprendizaje, el desarrollo de guías, el trabajo en equipo y la estrecha relación con la comunidad. Esta propuesta se materializa en bancos bibliográficos, materiales de estudio, recursos didácticos, ambientes escolares, escenarios educativos, horarios de trabajo, asignaciones docentes, estructura organizativa y administrativa que rompe con las premisas de la educación tradicional y constituye una propuesta construida a las necesidades, saberes, inquietudes y realidades de la comunidad educativa y del problema ambiental.

 

Simultáneamente  se incursiona en el  aporte en construcción de plan de desarrollo municipal y en aporte a construcción de comunidad de PRAE. Desde el 2003 los avances del PRAE permiten participar y aportar en la construcción de los Planes de desarrollo municipal 2004-2007 y 2008-2011, permitiendo que Mutiscua sea reconocido por un fuerte componente ambiental en sus procesos de gestión. También se empieza a participar en foros ambientales, capacitaciones a otros docentes, instituciones y municipios (formal e informalmente) y todo tipo de eventos educativo-ambientales, además de recibir a cantidades de grupos y comunidades que visitan y reciben capacitación sobre el proceso de PRAE.

 

En el 2002 se inicia  un proceso de comunicación, reconocimiento y estímulo a la sostenibilidad del PRAE, apoyados por la secretaría de educación, la gobernación, CORPONOR, el MEN y otras comunidades e instituciones departamentales que reconocen el proceso de liderazgo desarrollado por San José del Pino. Algunos de ellos son: primer puesto departamental como Proyecto Pedagógico Productivo 2002, participante por Colombia en el Primer Congreso Internacional de Escuela Nueva 2003, por el Norte de Santander en el Foro Nacional de Competencias científicas y el de Gestión 2005 y 2007, Mesa Nacional de PRAE en los años 2007 y 2010, publicación en el Módulo Web PRAE de Colombia Aprende, participación por Colombia en la Conferencia Internacional Infanto Juvenil Vamos a cuidar el planeta en Brasil 2010, Feria internacional de mercados verdes, Red de PRAES y otros locales y departamentales no menos importantes pues con todos ellos se ha contribuido a posicionar el PRAE y la educación ambiental en el departamento y en el país. Otro aspecto ha sido la presencia constante del PRAE en la radio, la prensa y la televisión local y nacional.

 

En el 2005 se inicia un proceso de investigación de avances e impactos del PRAEmediante la aplicación de encuesta a la comunidad y en las guías de trabajo de los estudiantes. Este proceso se convierte en dinamizador y generador que proyectos de aula y de la dinámica transformadora del PRAE.

 

En el 2006 se avanza en la consolidación de procesos de organización y gestión comunitaria. Uno de los frutos de este proceso es la constitución de los estudiantes en asociación cultural ARTEMANÍA SAN AGUSTÍN que promueve la venta de artesanías y muestras culturales con insumos y temáticas amigables con el medio ambiente. También se aporta al apoyo de organización, funcionamiento y capacitación de microempresas de la comunidad dedicadas al tejido artesanal y el cultivo de hortalizas y a la solución de diferentes problemas de la vereda en cuanto a vías, protección de nacientes y otros de su cotidianidad.

 

Desde el 2005 se comienza a fortalecer la implementación de los proyectos de aula a partir de problemas o iniciativas de la comunidad en el escenario de un sendero ambientalista que ha dado origen a proyectos como: Integración con la cultura urbana, Construyendo democracia a partir del juego, Rumba Colombiana, Línea del Tiempo, Texturas y Tintes Naturales, Textos en Contexto, entre otros.

 

La sistematización del PRAE ha sido constante, permitiendo continua retroalimentación pero era labor del docente coordinador de PRAE. El proceso empieza a socializarse y formar parte importante del acto educativo desde el 2006 con la llegada de Computadores para Educar, en el 2008 con de COMPARTEL(Internet) y con la publicación en Web PRAE. Este proceso es fundamental para la permanente evaluación constructiva, la transformación del proyecto y la incorporación de las TIC en la cotidianidad escolar. Actualmente (2011) se ha dado comienzo a la utilización del facebook como herramienta para la construcción de memoria histórica y como generador de procesos de educación ambiental.

 

En este devenir, el PRAE ha sido el motor que dinamiza procesos de crecimiento personal y comunitario; en el estimulo para la creación de mejores escenarios naturales, sociales y culturales de la vereda, del municipio y de diferentes ámbitos en los que participa; y en la herramienta que propicia una educación con significado y que pueda contribuir en la creación de conocimientos, actitudes y valores necesarios para mejorar el manejo del suelo y el agua de la vereda San Agustín.

 

Ciclo de PRAE
El siguiente gráfico muestra el ciclo de PRAE descrito anteriormente. En él no se muestran ni el comienzo ecologista ni el proceso de sistematización. El primero por considerarse punto de partida y el segundo por ser acción constante durante todo el proceso.

 

El año señala el comienzo del proceso mencionado y se presenta en forma cíclica dado que cada proceso se mantiene en desarrollo.

Banner proyecto: 
Departamento:: 
Norte de Santander

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un humano y no una máquina que procesa datos automáticamente (spam)
11 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.