Project-Id-Version: PROJECT VERSION POT-Creation-Date: 2016-03-20 22:10-0500 PO-Revision-Date: 2016-03-21 12:16+0900 Last-Translator: NAME Language-Team: LANGUAGE MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit Plural-Forms: nplurals=2; plural=(n!=1); Language: es X-Generator: Poedit 1.8.7

 

zoom_border

 

zoom_border

 

 

 
Menú
Buscar
Submenú
 
Támesis
Imagen de Soporte UN CIER
Creado: 01-08-2016

La Institución Educativa San Antonio de Padua (IESAP) está localizada en el municipio de Támesis, que hace parte de la subregión del suroeste del departamento de Antioquia. En el año  2002, la Institución inició el proceso sistemático de investigación con la lectura del contexto ambiental local, a partir de la cual se determinó que la cuenca del río San Antonio marca el eje del desarrollo de la vida municipal, ya que surte el agua para  su acueducto principal y algunos acueductos veredales, y se utiliza para el riego de diversos cultivos y en las labores de producción panelera.  Al mismo tiempo, en el río se descargan las aguas residuales de los sistemas de alcantarillado municipal.

Con base en lo anterior, el área de influencia del PRAE está constituida por las partes alta y media de esta cuenca, cuya situación ambiental está definida por las dinámicas socioculturales, relacionadas con cambios drásticos en el uso del suelo, que ocasionan deterioros ambientales. Estos cambios han sido motivados por las fluctuaciones en la economía cafetera, vocación tradicional del municipio, que obligaron a la venta de parte de los predios, los cuales fueron destinados, por sus nuevos propietarios, a otras actividades como la ganadería y el establecimiento de fincas de recreo.

Esta situación también generó cambios en la estructura social de la población, asociados a:

? las dinámicas migratorias, 
? la ocupación de fincas por parte de nuevos propietarios y 
? la pérdida de estatus de los campesinos que, de pequeños o medianos propietarios, pasaron a ser mayordomos, administradores o trabajadores de fincas. Este remanente de población campesina que aún queda en la zona, acude aprácticas comunes de uso directo de los recursos naturales para la subsistencia, tales como la extracción de madera, la caza de especies de fauna silvestre, la introducción de agroquímicos, entre otras, las cuales contribuyen al deterioro de la calidad del agua, del suelo y la biodiversidad de la cuenca.

Construcción curricular para la inclusión de la problemática ambiental

Teniendo presente lo anterior, el Proyecto Ambiental Escolar (PRAE)  busca incorporar  la  problemática ambiental municipal a una propuesta educativa que desde el currículo, propicia la comprensión de las interacciones que ocurren en el contexto:

? desde lo natural, con el reconocimiento de ecosistemas estratégicos,
? desde lo social, contribuyendo a la consolidación y fortalecimiento del tejido social, y 
? desde lo cultural, propiciando la transformación de prácticas y costumbres propias del contexto que son incompatibles con la sostenibilidad ambiental de la cuenca.

Para ello, la IESAP ha iniciado la construcción de un currículo, con la participación de los docentes de las diferentes áreas, basado en micro diseños curriculares trabajados por núcleos interdisciplinarios que contribuyen a:

? Fortalecer la conceptualización, para la comprensión y apropiación del contexto, a través de un enfoque investigativo que aporta, diferentes puntos de vista, sobre las posibles soluciones a los problemas identificados, y

? Propiciar la formación de ciudadanos más críticos y reflexivos que contribuyan al desarrollo de una sociedad más responsable de sus decisiones y comportamientos con el ambiente.

Este proceso educativo ambiental, también enfrenta dificultades como las concepciones naturalistas, que tenían y tienen las comunidades frente a lo ambiental,  y el reto que deben asumir los docentes para aceptar cambios de paradigmas, establecidos durante  muchos años, con respecto a la percepción frente a este tipo de procesos.

 

ABSTRACT

School Environmental Project (PRAE), “The impact of anthropic activities on the medium and high Rio San Antonio basin, in the town of Támesis, Department of Antioquia.” This project is being implemented at the San Antonio de Padua School.

A analysis is being made by the school of the local habitants’ life dynamics as regards the pollution and damage being made to the San Antonio River Basin.

An educational process is being carried out by the school with a particular focus on the town’s environmental problems, through a flexible educational curriculum based on a series of interdisciplinary nucleus work providing for an attitudinal change vis-à-vis the interaction within the framework of the educational community and environmental aspects regarding an ecosystem awareness strategy.

Through the recovery of local traditions, this process is making a social contribution to the consolidation and strengthening of the local social tissue.

Ubicación ecosistémica
Ubicación del proyecto
Ubicación ecosistémica
 
Gran bioma
Bosque húmedo tropical
 
Bioma
Orobioma medio de los Andes
 
 
Descripción:
 

El territorio municipal está ubicado a una altura comprendida entre   600 y 3.050 msnm, con tres pisos térmicos (cálido, templado y frío) que ofrecen diversas posibilidades para las actividades agropecuarias.

Según el sistema de clasificación  de L. Holdridge (1987, p.9) el municipio cuenta con cinco zonas de vida:

    ? bosque seco tropical (bs-T) ubicado en la zona oriental
    
?  bosque húmedo premontano (bh-P) en la zona centro-oriental 
    
bosque muy húmedo premontano  (bmh-P) en la zona centro-norte-sur
    
bosque muy húmedo montano bajo (bmh-MB) en la zona centro-occidental   
    ? bosque pluvial montano (bp-M) en la zona occidental-sur 

Las prácticas agropecuarias desarrolladas en las tres últimas zonas, ubicadas  entre los 1.400 y 3.050 msnm, donde el PRAE tiene su influencia,  han generado impactos negativos sobre  el ambiente, razón por la cual el Proyecto ha centrado sus esfuerzos en la comprensión del origen y evolución de las problemáticas,  para transformar los factores de la cultura  local que las han favorecido.

Ubicación del proyecto

La Institución Educativa San Antonio de Padua, a través  del Proyecto Ambiental Escolar (PRAE), aborda  los impactos  de las actividades antrópicas  en las partes media y alta de la cuenca del río San Antonio del municipio de Támesis. Este río, con una longitud de 35.15 km,  atraviesa  de occidente a oriente siete veredas y el área urbana  del municipio. En su recorrido, alimenta el acueducto municipal, que abastece a la población urbana, y los de algunas veredas; desemboca en el río Cártama, tributario del río Cauca, uno de los tres ríos más grandes que atraviesan el departamento de Antioquia.

El municipio de Támesis, ubicado a  5°4´ latitud norte y 75°45´ longitud oeste, hace parte de lasubregión suroeste del departamento de Antioquia, y está enclavado en el ramal Citará de la Cordillera Occidental,  distante 111 km de la ciudad de Medellín.


Fuentes: Mapa de Colombia tomado de Encarta. 
Mapa de Antioquia tomado del sitio web de la Gobernacion de Antioquia. Mapa zonas de vida de Támesis, tomado del 
Esquema de Ordenamiento Territorial,  2000.

El área total  del municipio es de 243 km2, distribuidos en dos corregimientos y 37 veredas, en una de estas se ubica el resguardo indígena Emberá Chamí.

Limita al norte con los municipios de Jericó y Fredonia; al sur con Caramanta  y  el departamento de Caldas; al oriente con el municipio de Valparaíso y al occidente con los municipios de  Jericó y Jardín. 
 

El municipio tiene una topografía escarpada, donde las unidades geológicas como las formaciones Combia, Amagá y el Stock Támesis (montañas formadas por rocas de origen volcánico),  conforman el 74% del territorio.

La topografía caracterizada por altas pendientes, hace que se presenten  cascadas, cavernas y charcos, que le dan una variedad morfológica al paisaje.

Entre estos accidentes se destacan:

la piedra del Cura, la Cueva del Indio y las cascadas del Manto de la Novia y de la Mano,  los cuales  se han constituido en atractivos turísticos naturales.

 Cascada Manto de la Novia en la vereda San Antonio. 
Foto: Mario Velásquez, Docente  IESAP, 2008

En esta zona se originan, entre otros, los  ríos San Antonio, Conde, Cártama, Frío y Claro, y quebradas como la Peinada, Támesis, la Mica, la Virgen y Yarumala.

 Estas corrientes conforman una densa red que hace del municipio un territorio de gran riqueza hídrica, cuya sostenibilidad se constituye en una de las preocupaciones para el PRAE.
 
Contexto histórico
Dinámicas asociadas a la zona de ubicación del PRAE
Actividades socio-económicas relevantes
Contexto histórico

Hasta 1960,  60% de la población municipal  estaba dedicada a la agricultura y  las familias eran propietarias de parcelas con una extensión promedio de 6 hectáreas. De los 243 Km2 del territorio de Támesis, 37.5% estaba destinado a la agricultura,  54.3% a la ganadería y  8.2% a actividades mixtas. El suelo agrícola estaba ocupado predominantemente, por el cultivo del café,  seguido de cultivos de caña panelera que proveían de materia prima a 40 trapiches; en menor cantidad, se cultivaba cacao, maíz,  banano y plátano. Esta producción abastecía el consumo familiar y generaba excedentes para el mercado local que permitían aumentar los ingresos económicos  de la población.  (Escobar, 1964, p.19). 

Alrededor de 1965, la Federación de Cafeteros decidió impulsar la producción de café de la variedad Caturra, decisión que llevó a los productores a adquirir grandes compromisos con la banca que luego no pudieron cumplir, hecho que desencadenó una crisis del sector. Entre 1980 y 1990, la crisis cafetera y el auge del narcotráfico presionaron a la mayoría de propietarios a vender las parcelas, en algunos casos,  para cumplir compromisos adquiridos con la banca y  en otros, para aprovechar los altos precios ofrecidos por las tierras.

Foto: Cultivo de café sobre la cuenca del río San Antonio.
Elis Kerguelén, Docente IESAP, 2009.

Del café a la ganadería y las fincas de recreo

Los nuevos propietarios cambiaron el uso agrícola del suelo, al conformar fincas ganaderas y  de recreo. Esta dinámica generó una disminución de las fuentes de trabajo en el campo y el consiguiente desplazamiento de población del municipio a las grandes ciudades del país. Como evidencia de este fenómeno migratorio, entre 1995 y 2005, la población del municipio de Támesis disminuyó en 4847 habitantes (SISBEN. 2005). Los propietarios que no emigraron, se convirtieron en agregados (persona que ocupa una casa en zona rural a cambio de pequeños trabajos o pago de arriendo) y mayordomos (administrador de una hacienda) y algunos otros, han tomado en arriendo parte de las fincas con bosques nativos, para la extracción de maderas destinadas a la comercialización, la construcción y las labores propias de las fincas. Asociada a estas actividades, ha sido común la quema de los rastrojos altos y bajos, y la posterior siembra de cultivos de pan coger.

Dentro de las políticas de sustitución del cultivo del café, a finales de la década de los ochenta, el comité departamental de cafeteros, implementó un plan de estímulos para el caficultor, que incluía el pago $ 500 pesos por palo de café soqueado (corte del árbol a 20 cm del suelo), práctica que fue aprovechada, para transformar muchas de las fincas cafeteras en ganaderas, marcando el inicio de una nueva dinámica económica, que garantizara la sostenibilidad familiar. 

Se deteriora la cuenca del río San Antonio

Estos cambios en el uso del suelo han intensificado las prácticas de extracción de madera y la expansión de la ganadería, las cuales han influido en el deterioro de la cuenca del río san Antonio y han tranasformado las dinámicas de las comunidades veredales de la zona de influencia del PRAE. Uno de estos cambios ha sido la reducción del espacio para las actividades habituales del campesino y la introducción de nuevas prácticas culturales para trabajar la tierra, las cuales, al no tener en cuenta las características de los ecosistemas, no han  favorecido su sostenibilidad.
 

Dinámicas asociadas a la zona de ubicación del PRAE

Población

La población total de las veredas incluidas en la zona de influencia del PRAE (San Antonio, el Tacón, y Río Frío) es de 272 personas, donde el grupo de edad predominante es el rango de 15 a 44 años (Municipio de Támesis, SISBEN 2009), lo cual indica que la mayor población es joven y en edad productiva. Teniendo en cuenta que el área de las tres veredas es de 53,21 Km2, correspondiente al 20,9% del área total del municipio(1), la densidad poblacional es apenas de 0,2 habitantes por Km2.  Esto concuerda con el decrecimiento de la población y el abandono continuo de las tierras debido a la disminución de fuentes de empleo, relacionada con los cambios de la propiedad y el uso de la tierra, pues la actividad ganadera y las fincas de recreo requieren menor cantidad de mano de obra. Al verse limitada la oferta laboral, disminuyen los ingresos familiares y en consecuencia, la población infantil se ve obligada a realizar labores para ayudar a sus padres al sostenimiento económico de la familia, por tanto, es frecuente ladeserción escolar y  el desplazamiento a centros urbanos.

Sin embargo se hacen esfuerzos conjuntos entre varias organizaciones gubernamentales para mitigar el impacto de actividades lesivas para el ambiente y la disminución de fuentes de empleo en la zona, como es el caso del convenio 815 de 2012 “Implementación del plan integral del distrito de manejo integrado-DMI cuchilla alto Jardín Támesis, a través de actividades de reconversión agrícola, sensibilización ambiental y otras actividades en la zona agroecológica sostenible del municipio” celebrado entre el municipio de Támesis y CORANTIOQUIA, donde participan 25 familias de la zona de influencia del PRAE. 

Por otro lado, con el posible ingreso de la minería a cielo abierto y a gran escala en gran parte de las veredas pertenecientes al área de influencia del PRAE, algunos campesinos circunvecinos a estas veredas ven a futuro una oportunidad de trabajo en esta actividad, lo que pone en riesgo la sostenibilidad de propuestas como la mencionada anteriormente, puesto que, según la experiencia de municipios cercanos como Caramanta, al campesino le resulta  atractivo el pago de la jornada diaria de trabajo en la minería, en este caso específico las actividades estarían relacionadas con la etapa de exploración minera en el territorio.

Infraestructura vial

Desde 1994, el municipio de Támesis, cuenta con una vía pavimentada que lo comunica con la ciudad de Medellín y los municipios de Valparaíso, La Pintada, Santa Bárbara, Caldas y  la Troncal del Café. Además, tiene dos vías secundarias destapadas que conducen al corregimiento de San Pablo y  al municipio de Jericó.  A nivel veredal, se cuenta con 30 vías terciarias destapadas y caminos de herradura; a través de uno de estos, se llega a la vereda San Antonio.

En el 2012 se rescató la vía que comunica con el municipio de Fredonia, vía alterna que también conecta con Medellín.  

Templo parroquial Municipio de Támesis. 
Foto: Elis Kerguelén, Docente IESAP, 2009


Servicios sociales (salud y educación)

Con respecto a la prestación de servicios sociales en el municipio, en salud, se cuenta con el hospital San Juan de Dios, que brinda atención básica (nivel 1). Para atender laeducación formal, en el municipio  funcionan seis instituciones educativas de carácter público y una privada, que ofrecen los niveles de preescolar, básica, y media técnica. En  cuanto a educación no formal, se cuenta con el Centro de Informática Municipal (CIM.com), que ofrece carreras técnicas. No existen instituciones de educación superiorpresencial, pero la población  accede a ella,  a través de diferentes opciones como  la virtual, a distancia y la semipresencial en Medellín.

En lo referente a las instituciones de carácter religioso, el municipio cuenta con 3 parroquias, 5 capillas, 2 templos evangélicos y 1 salón de los testigos de Jehová. En la población local predomina la religión católica.

Organización social

La comunidad de las tres veredas está organizada en Juntas de Acción Comunal, mecanismo a través del cual establece relaciones con las autoridades del municipio y participa en los procesos de planeación en el territorio. En cuanto a otros mecanismos de organización, se puede decir que aunque la asociación y el cooperativismo no han sido una característica de las comunidades del municipio. En el año 2012 se liquidó la Cooperativa de Ahorro y Crédito San Antonio, que funcionó cerca de 50 años, prestando un servicio importante a la comunidad local. Los asociados pasaron hacer parte de la Coopeativa CONFIAR, una cooperativa de ámbito nacional.

Por su parte, las nuevas dinámicas económicas del mundo globalizado han posibilitado la llegada de entidades bancarias de orden nacional como Davivienda, Bancolombia, BBVA  y Banco Agrario, estos tres últimos en modo de corresponsal bancario. Igualmente se ha visto la reciente conformación de otras  cooperativas, asociaciones y empresas  de orden local, entre las que se destacan: clubes deportivos, grupos de caminantes, centros de acopio,  empresas productivas agrícolas, operadores de turismo y exportadores de agua.


 

(1)Fuente:  Programa  Sistema de Información Geográfica (SIG), Oficina Plan de Ordenamiento Territorial, 1999, (mapa 01).

Actividades socio-económicas relevantes

Las principales actividades económicas de los pobladores  que hacen parte de la zona de influencia del PRAE son: cultivos de café, caña de azúcar, cítricos, plátano y banano; porcicultura, piscicultura y ganadería. También se destaca el comercio formal representado en tiendas de abarrotes, farmacias, carnicerías, ferreterías, empresas transportadoras, bares, cafeterías, restaurantes, hoteles y famihoteles (casas de familias adaptadas con función de un hotel), lagos para pesca deportiva; y un comercio informal de ventas ambulantes e insumos para el hogar.

Foto: Diego Martinez, Docente IESAP, 2009

Las veredas que conforman el área de influencia del PRAE, sobresalen por ser las menos pobladas con mayor extensión de tierra, lo cual facilita la identificación de los habitantes con sus actividades económicas y sus prácticas culturales. La mayoría de los hombres son agricultores,  mayordomos, agregados, madereros y cazadores, mientras que las mujeres se dedican a labores propias del hogar, al manejo de la huerta casera y al cuidado de los animales domésticos.

Prácticas tradicionales

La tala del bosque es una actividad tradicional que está arraigada en la dinámica social y familiar de los pobladores, que derivan su ingreso económico, de la venta de maderas de comino,  cedro y macana (1); ellas se utilizan para la construcción de  viviendas, con técnica de cancel (paredes en tablas sobrepuestas); de puentes, usando orillos (sobrantes de árboles aserrados);  de cercos para la división de potreros, con troncos de comino y siete cueros de poco grosor; y de comederos para animales, con tablas de comino (por su resistencia). Estas actividades  determinan la disminución de la cobertura boscosa, contribuyendo al deterioro de la cuenca del río San Antonio.

Cambian las actividades económicas y las prácticas culturales

Las prácticas culturales  predominantes  en la zona están asociadas a los  cultivos de papa, maíz y frijol, entre otros.  En estas prácticas se evidencian varios   cambios,   pues anteriormente, para cultivar se utilizaba conocimiento tradicional en la preparación, siembra, control y cosecha de los cultivos, labores en las que intervenía toda la familia. Actualmente, estos procesos incorporan el uso de agroquímicos para garantizar cosechas más rápidas, seguras, y con mayores rendimientos, transformando  costumbres   y  tradiciones  que favorecían la sostenibilidad ambiental.
 Aspersión de agroquímicos, vereda San Antonio. 
Foto:Mario Velásquez, Docente IESAP, 2006.
Hacia 1990, la compraventa de terrenos pequeños transformó el uso tradicional de la tierra y las actividades del campesino, que de propietario pasó a ser jornalero o empleado, obligándose a instalar  prácticas  y labores nuevas como el manejo de ganado y la administración de fincas. Esto generó nuevas dinámicas sociales que impactaron negativamente las actividades económicas y el desarrollo social de las comunidades.

Finca ganadera. 
Foto: Elis Kerguelén, Docente IESAP, 2009

Los cambios en el trabajo del campo, y la consecuente disminución de las fuentes de empleo, afectaron el ingreso económico de las familias.  Además,  el arraigo del  café, el plátano y la caña entró en conflicto con la implementación de nuevos cultivos y prácticas culturales que pudieran contribuir a una economía sostenible.

Otro cambio significativo ha sido la reciente introducción del cultivo de la trucha, cuyas prácticas y técnicas de prodcción, aún poco conocidas y poco instauradas en la  cotidianidad del campesino, generan fallas en el  manejo de los pozos  y estanques de cultivo, permitiendo el paso de esta especie hacia el río San Antonio, con la consecuente disminución en poblaciones de otras especies habituales en él, y hasta su desaparición como ha ocurrido con el pez capitán, a causa de la actividad depredadora de la trucha.

No obstante, en el año 2012 la administración municipal de los municipios de Pintada y Támesis,  junto a CORANTIOQUIA y la Secretaria Departamental de Medio Ambiente, establecieron un plan de compra de tierras de 86,4422 Has   en la zona de influencia del PRAE, que debe llevarse a cabo en el año 2013, donde dichas tierras estarán destinadas para la conservación, eliminando con ello la posibilidad que se repitan en esta área, actividades catalogadas como impulsoras de contaminación ambiental, tales como uso de agroquímicos, tala, quemas, cacería, ganadería, entre otras. (2)

Por otro lado, desde el 2010 se ha acrecentado la amenaza del ingreso de empresas mineras extranjeras en el territorio tamesino, por lo que se advierten otros cambios nefastos para el sistema ambiental, relacionados con: la destrucción de ecosistemas estratégicos importantes en el mantenimiento del potencial hídrico del municipio y la conservación de especies en vía de extinción como el oso andino, el puma, el armadillo, la nutria, el loro orejiamarillo, entre otros. La descomposición social desatada por el ingreso de poblaciones flotantes induciría problemas de prostitución, violencia, mendicidad, hurtos y salubridad; y una mengua en  implementación de prácticas culturales agrícolas benévolas con el ambiente, que serían acusadas por el abandono del trabajo de la tierra de parte del campesino para dedicarse a una nueva actividad, la minería.

Otras prácticas

Respecto de las creencias religiosas de la comunidad, se evidencia un profundo arraigo católico, que las familias reflejan en sus comportamientos y en el especial fervor con que participan de las fiestas más tradicionales, muchas de ellas, realizadas en honor a santos y fechas propias de la Iglesia Católica, entre las cuales sobresalen: San Antonio, San Pablo y San Pedro, Santa Ana, San Judas, San Isidro y la Virgen del Carmen. Igualmente, estas creencias inciden en la regulación de actividades cotidianas al definir los momentos para la siembra, la cosecha, las ofrendas al santo patrono, la celebración del matrimonio y del bautismo de los hijos, y también, de los tiempos de descanso.

También se destacan las fiestas del Cacao y la Antorcha; la primera, por exaltar el principal producto agrícola del municipio hasta 1980, que luego fue reemplazado por cítricos y ganadería extensiva.
 


 (1) Palmera que presenta tallos solitarios, de 3-20 m de altura y 4-23 cm de diámetro (Henderson et al., 1995,p.124).

 

 (2) Fuente: Oficina Desarrollo rural turismo y medio ambiente del municipio de Támesis.

Referentes de ubicación espacio-temporal: 

La comunidad utiliza como puntos de encuentro y actividad social:

? la plaza principal
? la plaza de la feria pecuaria 
? el templo parroquial 
? las calles del comercio
? las instituciones educativas 
? el barrio Santa Ana, localizado  al nor-occidente de la ciudad, caracterizado por ser el más habitado y donde están la mayoría de escenarios deportivos.   

 
 Cerro Cristo Rey, municipio de Támesis. 
Foto: Mario Velásquez, Docente IESAP, 2006.

Como puntos culturales y tradicionales están:

? El cementerio, ubicado al nororiente, referente de entrada a la vereda San Luis, la más poblada del municipio
? El sector de la Bomba, ubicado al oriente, es el punto de salida a la ciudad de Medellín; 
? El sector  San Judas, ubicado al sur, se referencia como la salida al corregimiento de San Pablo; 
? El sector  Charco Azul en el río San Antonio, al sur occidente, se considera un sitio de recreación y esparcimiento  y, por último, 
? El cerro Cristo Rey, al occidente, es reconocido como símbolo religioso y turístico que identifica al municipio.

Situación ambiental: 

A mediados de la década del sesenta, 80% de las familias tamesinas era propietaria de pequeñas parcelas, no mayores a 10 hectáreas, cultivadas en su mayoría con café, cacao y  caña panelera (Alvarez, 1992, p. 151).  La introducción de la variedad café caturra, impulsada por la Federación de Cafeteros, condujo al endeudamiento de los productores,  que luego, con la crisis cafetera  y el auge del narcotráfico, hacia 1980, generó en la venta de predios de los campesinos. Se configuraron así las condiciones propicias para la transformación de las  parcelas en fincas ganaderas y de recreo, lo que concentró la propiedad en pocas personas.

Recientemente se percibe en el municipio un escenario de amenaza ambiental con la eventual llegada de la minería, pues cada vez se acrecienta la posibilidad del ingreso de empresas mineras extranjeras como la inglesa y sudafricana Anglo Gold Ashanti, empeñada en llevar  a cabo minería a cielo abierto en gran parte del territorio municipal, tal como lo publicó el diario El Espectador en noviembre 28 de 2012,  “…de acuerdo con cifras de Catastro y Registro Minero, casi el 90% de esta zona está solicitada para la minería. En Támesis, por ejemplo, ya se entregaron seis títulos mineros que están en etapa de exploración.” El municipio está amenazado por esta actividad al  estar ubicado en la región llamada “el Cinturón de Oro de Colombia” convirtiéndose en un atractivo para empresas mineras que encuentran apoyo desde el Gobierno Nacional  al ofrecerles buenas garantías legales y tributarias.

Así que, en vista  de tal amenaza, la mayoría de los pobladores se han organizado a través del Comité por la defensa ambiental del territorio – CODEATE, que a su vez hace parte del Cinturón Occidental Ambiental – COA -este último integrado por varios municipios pertenecientes al llamado Cinturón de Oro de Colombia- y han participado de diferentes movilizaciones sociales  que rechazan de plano cualquier actividad minera en el territorio. Como lo manifiesta Herman Vergara integrante del CODEATE en declaración dada a La Radio RCN  el 6 de septiembre de 2012, “básicamente lo que queremos es prohibir cualquier tipo de minería en el municipio de Támesis. No queremos darle cabida a ninguna actividad en este territorio que en un 90% está dedicado a la agricultura”. (1)

Como resultado de las diferentes manifestaciones, a través del Concejo Municipal el municipio de Támesis expidió un decreto que buscaba salvaguardar el territorio tamesino de cualquier actividad minera, tal como reza en el Acuerdo N° 008  de agosto 31 de 2012 “Por medio del cual se crea la protección especial del territorio en Támesis y se prohíbe algunas prácticas”,  que en su artículo 4 dice: “Declaratoria Protección Especial.  Declárese la Totalidad del Territorio del Municipio de Támesis del Departamento de Antioquia, como Zona de Protección Especial por las consideraciones expuestas y prohíbase la exploración y explotación minera de metales en éste”.

Pero el alcance esperanzador del acuerdo municipal N° 008 de 2012, sufre un revés al observar un decreto emitido desde el Ministerio de Minas y Energía que dejaría sin piso dicho acuerdo, tal como lo registra la ONG “No a la Mina” en el artículo “Minería por decreto y sin código”  publicado el 17 de mayo de 2013 “"La decisión de hacer zonas donde se excluye o se restringe la minería es una competencia exclusiva del gobierno nacional. Los municipios y los departamentos tienen competencia para hacer el ordenamiento territorial, pero nunca la han tenido en relación con la minería. Esos acuerdos que se han venido haciendo en algunos municipios no tienen ninguna validez", le dijo a La Silla la viceministra de Minas Natalia Gutiérrez”. (2) Además de lo anterior, ya en febrero de 2013, el Tribunal Administrativo de Antioquia había declarado como inválido el acuerdo municipal de Támesis por haberle faltado un debate en plenaria. Así las cosas, están a la espera que desde el Consejo de Estado se clarifiquen estas cuestiones legales y mientras tanto sigue la amenaza de la minería en Támesis.

Antiguas y nuevas prácticas

Como consecuencia de la crisis, la mayoría de la población tamesina se vio obligada, para buscar su sustento, a revivir actividades como la caza indiscriminada de especies nativas (armadillo, la guagua, el conejo de monte, entre otros) empleando métodos como armas, trampas y perros cazadores, según la tradición de los ancestros, quienes usaban la caza, para la alimentación, la cura de enfermedades y la venta.

 Área talada vereda el Tacón. 
Foto: Mario Velásquez, 
Docente IESAP, 2006

También en la búsqueda de ingreso, se introdujeron nuevas actividades como:

? el monocultivo de cítricos, caracterizado por el uso de agroquímicos para garantizar mayores producciones durante el año 
? la ganadería extensiva, practicada por la mayoría de los nuevos propietarios, lo que generó algunos empleos y
? la extracción de maderas para la comercialización, la construcción de vivienda, instalaciones de las fincas y como combustible doméstico (leña y carbón); asociada a estas actividades, se practica la quema, para  siembra de cultivos de pancoger.

El agua y el bosque son inagotables...

En vista de los conflictos señalados anteriormente, la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia - CORANTIOQUIA, la Administración Municipal y otras entidades encargadas del manejo ambiental, han incorporado el manejo de la cuenca del río San Antonio en sus planes y programas, enmarcados en lanormatividad que regula la ocupación y las actividades productivas en su territorio.

Cuenca río San Antonio, 
sector Charco Azul. 

Foto:Diego Martínez, Docente IESAP, 2009

Sin embargo, estos instrumentos tienen baja injerencia en los comportamientos de los pobladores, porque por un lado, prevalece la percepción de inagotabilidad de los recursos bosque y agua, y por otro, la discontinuidad en los programas de capacitación y socialización de instrumentos y estrategias institucionales,  no contribuye a la apropiación de las normas y los conocimientos que hagan posible el cambio de los patrones de relación con los recursos naturales.

A lo anterior se suma el hecho de que las autoridades ambientales no ejercen control y seguimiento, en forma efectiva, lo que dificulta alcanzar los objetivos de los planes y programas y propicia, por el contrario, que las problemáticas a través del tiempo se intensifiquen.

? Deforestación de extensiones boscosas en las veredas San Antonio, Tacón y Río Frío.
Desprotección de nacimientos en las zonas altas del municipio. 
 Beneficiaderos de café.
? Aumento de explotaciones de arenas.
? Baja efectividad de programas de saneamiento en las cuencas de río Frío, San Antonio y Tacón.
?  Inadecuada disposición final de  residuos sólidos y líquidos.
Estos  aspectos dan cuenta de las problemáticas y sus motivaciones se convierten en objeto de indagación del PRAE.

 (1)  http://www.elespectador.com/noticias/nacional/articulo-389483-rechazo-mineria
http://www.censat.org/articulos/10024-analisis/10464-corantioquia-suspende-actividades-de-minera-canadiense-en-caramanta
http://www.elespectador.com/noticias/nacional/articulo-394483-lucha-del-suroeste-antioqueno-contra-mineria
http://www.rcnradio.com/noticias/tamesis-primer-municipio-colombiano-libre-de-mineria-19818
  (2) http://www.noalamina.org/mineria-latinoamerica/mineria-colombia/mineria-por-decreto-y-sin-codigoconsultada el 26 de mayo de 2013

Problema ambiental: 

Los principales causantes del deterioro en las partes media y alta de la cuenca del río San Antonio del municipio de Támesis, en los últimos veinticinco años, están asociados a factores socio-económicos, debido a los bajos ingresos de los campesinos, en algunos casos, pero también, paradójicamente, a nuevos capitales provenientes del narcotráfico, que indujeron la venta de parte de las fincas de los campesinos, cuyos nuevos propietarios las destinaron a la ganadería, lo cual provocó el cambio en el uso del suelo.

Prácticas relacionadas con la problemática

Los predios campesinos reducidos en su tamaño y las escasas posibilidades de ingresos, han generado o revivido prácticas lesivas en el manejo del  suelo de la zona, basadas en el uso intensivo de los agroquímicos para el control de las plagas en los cultivos de papa, maíz, frijol, lulo, entre otros, uso sustentado en la creencias de que no causan daños a la tierra ni al agua, y que, solo con su aplicación se obtiene una producción satisfactoria. 
 

Cultivo de maíz, 
vereda el Tacón. 

Foto: Elis Kerguelén, 
Docente IESAP, 2005

 Estas convicciones han impedido que los agricultores acepten otras alternativas como la alelopatía, la combinación de cultivos y el uso de abonos orgánicos(1), con el propósito de transformar las prácticas productivas, hacia una producción limpia y sostenible.

De otro lado, la cacería se mantiene como otra estrategia de seguridad alimentaria y, en algunos casos, como fuente de ingresos económicos, generando presión sobre especies  como, Dasypus novemcinctus  (gurre  o armadillo), Sylvilagus sp (conejo de monte), Lutra longicauda (nutria), Agouti paca (guagua), Ognorhynchus icteroris (loro orejiamarillo), entre otras, haciendo que disminuyan sus poblaciones.

Como parte de la búsqueda de alternativas de ingreso, y para garantizar su seguridad alimentaria, los campesinos han instalado, recientemente,cultivos de trucha en pozos construidos de manera artesanal.  Por mal manejo en el traslado de la trucha de un pozo a otro o por el desbordamiento de los pozos en épocas de lluvia, en ocasiones, los peces escapan hacia el cauce del río, impactando negativamente sobre especies nativas como el pez capitán, del que se evidencia su desaparición.

 Pozo para cultivo de truchas, 
vereda San Antonio. 

Foto:Mario Velásquez, 
Docente IESAP, 2006

Por su parte, el comercio de maderas ha incentivado la costumbre de talar especies comoEnterpe precatoria (palma macana), Aniba perutilis(comino), Cedrella angustifolia (cedro), y Quercus humbolditii (roble), sin renovar las áreas taladas; para comercializarlas en la zona urbana, donde tienen alta demanda y buen precio. A su vez, la necesidad de ahorrar dinero en  pago de trabajadores, ha instaurado la costumbre de quemar rastrojos altos y bajos, para destinar estos suelos a la siembra de cultivos transitorios.

Depósito para compra venta 
de madera, zona urbana municipio de Támesis. 

Foto: Elis Kerguelén, 
Docente IESAP, 2009

En consecuencia,

? la tala indiscriminada de bosque
? los monocultivos 
? y el pastoreo intensivo,

erosionan y empobrecen los suelos y desprotegen el río San Antonio, su nacimiento y  afluentes, haciendo insostenible la disponibilidad del recurso agua (para el riego de cultivos, lugares recreativos tradicionales, la pesca y el abastecimiento de acueductos)  e incrementando los costos de manejo en plantas de tratamiento.


(1)Propuestas ofrecidas por  instituciones como la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia - CORANTIOQUIA, la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria - UMATA y los establecimientos educativos.

Pregunta relevante (Eje): 

 

 

¿Cuál es la relación entre las prácticas culturales de los tamesinos, su origen y evolución, con el deterioro en las partes media y alta de la cuenca del río San Antonio del municipio de Támesis?

 

Fotos: Superior Izq.: puente colgante sobre el Río Frío. Superior Der.: explotación ganadera en la vereda Corozal. Inferior Izq.: cultivo de caña de azucar. Inferior Der.: estudiantes IESAP en ruta turística de la panela. 
Mario Velásquez, Docente IESAP, 2006-2007.
Relación del PRAE con los instrumentos de desarrollo: 

El PRAE se apoya en diagnósticos elaborados por el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT 2000-2010), la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (UMATA) de Támesis, así como en datos del Anuario Estadístico de Antioquia 1995-1996 y el Plan de Manejo de la Territorial Cartama (1)  de la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (CORANTIOQUIA). Estos, analizan aspectos de orden natural, social y cultural de la zona, dando cuenta de características que identifican a los habitantes, respecto a formas de asociación, prácticas agrícolas y fuentes de ingreso económico; además, relacionan la transformación respecto al cambio del uso agrícola y forestal del suelo, a grandes terrenos destinados a la ganadería y la expansión agrícola.

La situación y el problema ambiental del PRAE son reconocidos en el EOT, en los siguientes apartados: 

 ? Parte I, referida al componente general, titulo IV contenido estructural,  capitulo 2 especialmente en la temática de usos del suelo.

 Parte III,  referida al componente rural.

 ?Parte IV, correspondiente a la formulación de actuaciones (procedimientos y sanciones, instancias de participación), que en el parágrafo del articulo 96 dice: “…la comunidad organizada, podrá reorientar las estrategias de ocupación y utilización del suelo, sin detrimento de los principios, políticas, objetivos y líneas de acción, enmarcadas dentro de los conceptos de sostenibilidad, sustentabilidad y racionalidad en el uso de los recursos, en aras de mejorar la calidad de vida de las comunidades presentes y de las generaciones futuras”.

Lo anterior respalda la intencionalidad de la IESAP al orientar el PRAE respecto a la reflexión sobre las prácticas culturales asociadas al suelo de la cuenca del río San Antonio en su  parte media y alta.

El problema ambiental del PRAE está considerado en el diagnóstico del Plan de Gestión Ambiental Regional de CORANTIOQUIA, específicamente en el Anexo 2.9: Problemas Ambientales por Territoriales Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia. Fecha 26 de Septiembre de 2006 Territorial Cartama. (Formulación PGAR 2007-2019, p.228).

 


 

(1) Oficina seccional de CORANTIOQUIA, ubicada en el municipio de Jericó,  encargada de la gestión y protección de los recursos medioambientales de algunos municipios del suroeste Antioqueño, entre ellos Támesis.

Relacionados Con la Educacion ambiental: 

Ambiente

El PRAE de la IESAP, se propone  transformar en la mayoría de actores, la concepción unidimensional y naturalista del ambiente,  por una visión sistémica, que enmarca la comprensión de realidades contextuales, incorporando el análisis de las interacciones entre los componentes naturales, sociales y culturales; por tanto, se apoya en el concepto que entiende el ambiente como: 

“… Sistemas de interrelaciones, que se establecen, entre las sociedades y los componentes naturales, en los cuales éstas desarrollan sus propias dinámicas. En estas interrelaciones los componentes naturales dan cuenta de los sustratos biofísicos, a los que han estado asociadas las actividades humanas, desde los que han construido sus propias realidades y sobre los cuales se ha tejido todo un entramado cultural particular” (Torres, M., 2002,  p.26).

En este sentido, el trabajo de exploración en campo, evidenció que la comunidad educativa y  campesinos asociados al PRAE, tienen un arraigado concepto ambiental referido a lo natural y asociado a los paisajes. Esta exploración permitió que a través de jornadas pedagógicas, talleres y salidas de campo, se pusieran en diálogo los saberes tradicional, científico y cotidiano,  demostrando cómo,  históricamente, el concepto de ambiente ha tenido transformaciones  que permiten ampliar la comprensión, apropiación e interpetación de realidades concretas,  contribuyendo al mejoramiento de las condiciones del contexto y por ende  de calidad de vida,  en  la búsqueda de la sostenibilidad.

Educación Ambiental

La concepción de Educación Ambiental entendida como un proceso que sitúa al individuo en una posición comprensiva de su entorno desde la visión sistémica, nos lleva a asumir como directriz fundamental del PRAE, la concepción contenida en la Política Nacional de Educación Ambiental (PNEA, 2002, p.18), según la cual se entiende como “…Un procesoque le permite al individuo comprender las relaciones de interdependencia con su entorno, a partir del conocimiento reflexivo y critico de su realidad biofísica, social, política, económica y cultural para que, a partir de la apropiación de la realidad concreta, se puedan generar en él y en su comunidad actitudes de valoración y respeto por el ambiente.”

Esta perspectiva, que incorpora una visión de educación como formación integral, respalda la decisión de la IESAP, de incorporar la dimensión ambiental al currículo, reestructurando los planes de estudios, con  base en la resignificación del contexto, apoyados en los marcos de interpretación que ofrecen  los lineamientos conceptuales de la educación ambiental, propuestos en la Política correspondiente.

De ahí, que el PRAE contribuye y a la vez se apoya en la transformación del pensamiento del maestro, y de la dinámica escolar, hacia una propuesta educativa que redimensiona el currículo, superando la enseñanza convencional de contenidos, por procesos de construcción de conocimientos, que implican apropiación de conceptos de las ciencias, en diálogo con las  representaciones sociales de los pobladores, conformando un diseño educativo, que responda a las demandas de las diferentes dimensiones del desarrollo humano, involucrando  las realidades de Támesis y su relación con Antioquia, Colombia y el mundo.  

A partir de la construcción del conocimiento, se busca impactar las decisiones técnicas, éticas, estéticas y políticas de los individuos, en la vida del territorio.


Proyección comunitaria

El concepto

El PRAE se identifica con el siguiente concepto de Proyección Comunitaria:  “Componente esencial de la educación ambiental, ya que desde ella se dinamiza su axiología para lograr los cambios que se requieren en el proceso de construcción de una cultura ambiental sostenible, por ello adquiere un carácter sistémico, en su concepción y en su estructura, reconociendo como eje articulador, la interacción  que los individuos y/o los grupos de una comunidad establecen, desde sus instituciones, desde sus organizaciones, desde sus organismos de cooperación y desde sus asociaciones, entre otros, para la búsqueda de consensos y acuerdos para la resolución de conflictos conceptuales, metodológicos y estratégicos, en lo que  a su problemática particular y sus posibilidades de proyección se refiere” (Torres, M., 2002,  p. 107).

¿Cómo se evidencia en el PRAE?

La proyección comunitaria desde nuestro PRAE, se trabaja a partir de la  transformación en la percepción de realidades manifiesta por estudiantes, reflejadas en sus comportamientos en familia y en sus grupos sociales, como consecuencia de la participación en procesos de reflexión crítica, que proporcionan elementos parainteractuar con  otros, generar  acuerdos, analizar colectivamente, y afrontar problemas del territorio.

Con este propósito, se aprovechan y promueven acciones que convocan a Juntas de Acción Comunal veredales, UMATA, Secretaria de Planeación Municipal, Secretaria Local de Agricultura y Desarrollo Rural, Hospital San Juan de Dios, Policía Comunitaria, Asociación de Mujeres Tamesinas (ASOMUTAM), Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), y CORANTIOQUIA, que en el marco de sus procesos de gestión, ofrecen espacios para la concertación, la  negociación, la cooperación, y la definición de compromisos y responsabilidades, frente a la identificación, comprensión y resolución de los conflictos del territorio.

Desarrollo

Las comunidades asentadas en las partes media y alta de la cuenca del río  San Antonio,  reducen la concepción de desarrollo al mejoramiento de condiciones materiales de vida. Por ello, la gestión que realizan las Juntas de Acción Comunal ante las distintas autoridades municipales y regionales, está encaminada a mejorar las vías, aumentar  la cobertura de servicios sanitarios (unidades sanitarias y pozos sépticos), construir acueductos veredales, y otras obras de infraestructura.

El PRAE ha detectado esta percepción, sobre el significado material de desarrollo, y se ha propuesto transformarla y  movilizar una concepción más amplia, que permita entenderlo como “… un proceso multidimensional compuesto por grandes transformaciones de las estructuras sociales, de las actitudes de la gente y de las instituciones nacionales, así como por la aceleración del crecimiento económico, la reducción de la desigualdad y la erradicación de la pobreza absoluta" (Todaro, 1988, p. 119).

Sostenibilidad

La IESAP,  a través del PRAE, moviliza el concepto de sostenibilidad hacia una perspectiva más sistémica, que lo define como “…elementos, que en la construcción cultural den cuenta de la vigencia, la permanencia y la propia viabilidad de los diversos grupos humanos del país, en sus contextos espacio-temporales…” (PNEA. 2003, p.24). Lo anterior, se promueve buscando que las comunidades asuman laresponsabilidad en la toma de sus decisiones del presente, con el fin de garantizar a las nuevas generaciones, la base natural y sociocultural, que les ofrezca condiciones para su propio desarrollo, ya que en la representación de las comunidades veredales vinculadas al PRAE, la sostenibilidad está limitada a la posibilidad de mantener una dinámica económica para suplir necesidades básicas.

La falta de una visión sistémica del ambiente y por ende de su gestión, favorece la debilidad en la participación, y se evidencia en el poco avance en vías de acceso, atención en salud y educación, mejoramiento de viviendas, saneamiento básico  y generación de empleo.

Gestión

La sostenibilidad de una comunidad, en el tiempo, requiere del trabajo colectivo basado en autogestión y cogestión, donde los integrantes asuman responsablemente, sus roles que contribuyan a alcanzar metas comunes, por ello el PRAE acoge el concepto que entiende la gestión como:

“Proceso que se construye compartiendo responsabilidades, en lo que se ha denominado cogestión, reconociendo los limites y alcances de cada uno de los que participan en el mismo, asumiendo con claridad la existencia de contextos, que desde las particularidades de los intereses de los diversos actores, se entrelazan para fines comunes” (Torres, 2002,  p. 102).

Con ello, se busca que los pobladores desinstalen el arraigado concepto de gestión, reducido a actividades de la Junta de Acción Comunal de la vereda,  promoviendo la importancia de la gestión como proceso de movilización de recursos, del conocimiento, de las capacidades, habilidades,  visiones y voluntades, para el desarrollo comunitario y la consolidación del territorio como construcción social.

Básicos para el Desarrollo del PRAE: 

Cuenca hidrográfica

El PRAE se propone instalar un concepto de cuenca hidrográfica, como territorio, donde están inmersas poblaciones, con  ethos o costumbres particulares en la utilización  de  recursos naturales que proveen la sostenibilidad familiar y social, a través de las dinámicas productivas, donde  el desarrollo y crecimiento de las comunidades se deriva especialmente, de una corriente principal de agua y el espacio contiguo, delimitada por las partes más altas que se constituyen en las líneas divisorias de agua. 

Desde la concepción de ambiente  apropiada por la IESAP, la cuenca es entendida también como un sistema en el que se involucran las poblaciones inmersas en  elespacio físico delimitadopor las líneas divisorias de agua, en interacción permanente con los recursos naturales, a través de sus  prácticas culturales y sus dinámicas sociales. En estas interacciones al alterarse uno de estos componentes, generalmente, como resultado  de  costumbres, estilos de vida y fenómenos naturales, se producen desarmonías que afectan el sistema (RAMAKRISHNA, B., 1997 p. 19).
 Cuenca río San Antonio, 
sector charco azul. 

Foto: Elis Kerguelén, 
Docente IESAP, 2009 

Area protegida

El proceso de educación ambiental de la IESAP, se desarrolla en la parte oriental de laReserva Natural Regional Cuchilla Jardín - Támesis, ubicada entre los municipios antioqueños de Jardín y Támesis, en límites con los departamentos de Caldas y Risaralda. Esto hace necesario incluir el concepto de área protegida como: “Área definida geográficamente que ha sido designada, regulada y administrada, a fin de alcanzar objetivos específicos de conservación” (Convenio Sobre la Diversidad Biológica, 1992, p. 3). 

Esto requiere que desde lo educativo, se plantee contribuir a la consecución de los objetivos establecidos en la zonificación del uso del suelo de esta área protegida, a través de la comprensión y socialización del significado de la reserva y de sus implicaciones, como estrategia de la sociedad para laregulación de su manejo. Para este propósito,  el PRAE busca la asociación con las autoridades que la administran.

 Socialización uso del suelo. Comunidad  campesina,
vereda San Antonio. 

Foto:Diego Martínez, 
Docente IESAP, 2005

Ecosistema

El concepto de ecosistema, se asume como: “Complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de microorganismos y su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional” (Convenio Sobre la Diversidad Biológica, 1992, p. 4).

Este concepto está acorde  con el enfoque holístico de ambiente que la Institución Educativa San Antonio de Padua busca  fortalecer a través del PRAE, en el marco de la construcción de conocimiento significativo, partiendo del análisis de las  interrelaciones propias del contexto, no sólo desde las dinámicas de las comunidades vegetales, animales y de microorganismos, sino también, desde la vinculación de las poblaciones humanas con éstas, teniendo en cuenta que, como lo plantea Ángel A.  "los impactos ambientales generados por los seres humanos en los procesos de adaptación al medio ecosistémico, se han sustentado a través de los modelos culturales los cuales han sido consolidados históricamente sobre la base de la transformación de la naturaleza” (1996, p. 19).

Biodiversidad

Se concibe como “riqueza de seres vivos, incluidos sus niveles de organización espacio-temporal, su material genético y variabilidad implícita, entendida como un patrimonio estratégico de la nación, que tiene un valor y potencialidad intrínsecos relacionados con sus elementos tangibles, y cuyos valores sociales y económicos, su aprovechamiento y protección, están determinados por las diferentes formas del conocimiento como el tradicional, el empírico, el científico y el tecnológico y por los distintos modos de interacción de los grupos sociales y culturales con la naturaleza, todo lo cual constituye el componente intangible de la biodiversidad" (Estrategia Nacional de Biodiversidad, 1991)

Fotos: Izq. Pajaro "barranquero" carácteristico en ecosistemas de Támesis. Centro. Plaza de mercado municipal. Der. Puente colgante sobre el río Frío. 
Carlos Velásquez y Elis Kerguelén, Docentes IESAP, 2006

Cultura

Los pobladores de las comunidades veredas del municipio de Támesis, entre ellas San Antonio, El Tacón, y Río Frío, han establecido costumbres y prácticas como el uso de agroquímicos, la tala de bosques, ampliación de la ganadería, entre otras, que han deteriorado el recurso suelo y disminuido la biodiversidad y la disponibilidad del recurso agua. En este contexto, el PRAE asume la cultura como el resultado de las relaciones históricas entre un grupo humano y  el medio natural (White y Steward, 1992),  para la comprensión del establecimiento histórico de los comportamientos que han impactado el ambiente, y que la vez, sirven de base para la movilización de los mismos en el contexto. 

Contexto

Asi mismo, el PRAE pretende instalar la concepción de contexto, entendida como:

“Sistema a través del cual se desarrollan las diversas dinámicas socioculturales, que dan cuenta de las interacciones entre los espacios físicos, geográficos, ecológicos y/o ambientales. Es el contexto el escenario por excelencia, en el cual los individuos y los colectivos se reconocen y reconocen a los demás, generando criterios deidentidad derivados de sus sentidos de pertenencia.”  (Torres, M., 2002,  p. 50). 

Toldo típico para el comercio de la carne. 
Foto: Elis Kerguelén, Docente IESAP, 2009

Este concepto  está ligado a la educación ambiental ya  que permite  que los actores del proceso, centren la reflexión sobre las realidades concretas en que interactúan, reconociendo las responsabilidades que los involucran en su construcción.

Sociedad

Desde la propuesta de educación ambiental desarrollada en la IESAP,  se concibe la sociedad como: “sistema o conjunto de relaciones que se establecen entre los individuos y grupos con la finalidad de constituir cierto tipo de colectividad, estructurada en campos definidos de actuación en los que se regulan los procesos de pertenencia, adaptación, participación, comportamiento, autoridad, burocracia, conflicto y otros” (Morales, 2005).

Derivado de lo anterior, el proceso educativo ambiental incorpora varios campos significativos de cooperación, que dinamizan  la propuesta educativa institucional, apoyada en la  interdisciplina, la transversalidad, la interinstitucionalidad y la intersectorialidad, entre otros, propiciando la apertura y el acceso a los escenarios de participación activa, como mecanismo de integración de los individuos al sistema social.

Orientación y Enfoque: 
Objetivos del PRAE
Enfoque pedagógico
Enfoque didáctico
Objetivos del PRAE

General

Desarrollar una estrategia pedagógico - didáctica para fortalecer la construcción de conocimientos significativos, que permitan identificar y comprender las motivaciones y representaciones sociales que orientan las prácticas de los habitantes de la cuenca alta y media del río San Antonio, del municipio de Támesis, y la relación entre éstas y el estado de deterioro de la biodiversidad y de los recursos agua y suelo.


Específicos

? Reestructurar  los  planes  de estudios de la Institución Educativa San Antonio de Padua a través de la conformación de núcleos interdisciplinarios, agrupados por áreas afines según su saber específico, buscando aportar, desde cada uno de ellos, a la reflexión crítica sobre los problemas ambientales del contexto local, regional y global.

? Fortalecer el diálogo de saberes como estrategia de formación  que permita trascender de una concepción naturalista del ambiente a la visión sistémica, que permita interpretar las interacciones propias del contexto, a través de espacios de encuentro entre pobladores de las veredas Rio Frio, San Antonio y El Tacón, con actores locales y regionales, como técnicos, profesionales, expertos, instituciones, entre otros.

? Gestionar alianzas con instituciones comprometidas en lo ambiental, de orden local, regional, nacional y global, para el fortalecimiento del proceso educativo, brindando  posibilidades de apoyo técnico y financiero hacia el establecimiento de prácticas culturales  que busquen la sostenibilidad ambiental en la zona de influencia del PRAE.

 

Enfoque pedagógico

La propuesta pedagógica de la Institución Educativa  San Antonio de Padua (IESAP) se ubica en un enfoque constructivista – socio crítico.

? Del constructivismo, se  asumen algunos planteamientos de la escuela activa, como el "aprender haciendo", que señala el lema de la escuela de  Dewey: “en primer lugar, el niño debe adquirir sus experiencias que le van a permitir encontrar las situaciones problemáticas; a partir de tales situaciones, el niño  la delimitará y precisará intelectualmente por sí sólo; el paso siguiente será a partir de las hipótesis que se plantee buscar datos a través de la observación y la experimentación con los materiales de consulta que tenga a sus disposición; con los datos, el estudiante estará en disposición de reelaborar las hipótesis originales y adquirir nuevos conocimientos” (Negrín, 2003, p.30). 

En la misma línea, autores como Freinet y su «imprenta infantil», Montessori y sus «cosas de niños» y Decroly y sus «centros de interés»,  fundamentan el enfoque que la institución asume en la orientación de la propuesta educativo ambiental. El PRAE proporciona espacios para posibilitar la experiencia directa, la cual, a través del contacto con las realidades concretas del contexto, está presente en las diversas situaciones pedagógicas,  apoyando la construcción del conocimiento significativo.

? El enfoque socio-críticode acuerdo con Freire  ,  propone  que la investigación  se fundamente en la comunicación, "en el sentir común de una realidad que no puede verse mecanicistamente separada, simplistamente bien  comportada, sino en la complejidad de su permanente devenir" (1988, p.63).  La reflexión pedagógica tiene sentido en cuanto sirve al propósito transformador de las realidades sociales vigentes, de las cuales la institución educativa hace parte, de manera que este enfoque, plantea la mirada sobre su propio quehacer.   

El alcance de este enfoque desde el PRAE, se evidencia en  los procesos de lectura del contexto local, a través de la incorporación de un problema ambiental prioritario al currículo, cuyas manifestaciones emergen asociadas a  representaciones, concepciones previas y comportamientos presentes en las dinámicas socioculturales locales, construidas históricamente en el territorio de la cuenca alta y media del río San Antonio.

A partir de esta lectura crítica del contexto, la IESAP ha venido estableciendo una propuesta deconstrucción de conocimientos significativos, para la comprensión de la realidad contextual, donde el estudiante se asume como actor e integrante de un colectivo, en proceso de formación, para la toma de decisiones que contribuyen a la gestión de los problemas ambientales locales, como medio para la transformación de la realidad reconocida.

 

Foto: Estudiantes grado octavo IESAP. Construcción conceptual. Mario Velásquez, Docente IESAP, 2009

La propuesta constructivista adquiere relevancia para el estudiante, en la medida en que el proceso educativo involucra sus conocimientos previos, instalados desde  representaciones sociales, producto de relaciones históricas y culturales con su territorio, donde se construye el mundo simbólico que define las maneras de actuar y terminan por establecerse como prácticas culturales.

Con este propósito, se busca indagar inicialmente en ese mundo simbólico del estudiante, para movilizar y resignificar sus representaciones y preconcepciones hacia laconstrucción de un sistema de valores y actitudes que impacten positivamente en la dinámica del ambiente, lo que está en consonancia con lo planteado por Alberto Alzate Patiño (1994), con relación a que un proceso de investigación se inicia para comprender mejor problemas ambientales, clarificar la significación de las realidades para la gente que está asociada y  buscar soluciones involucrando al diálogo de saberes, a fin de abordar la situación bajo diferentes ángulos complementarios  y confrontar las diversas visiones y soluciones desde una perspectiva crítica.
 

Enfoque didáctico

El enfoque didáctico planteado desde el PRAE está centrado en la construcción de conocimientos y está basado en contenidos de  aprendizajes. De acuerdo con los planteamientos de C. Coll, “el aprendizaje es una construcción personal que realiza el alumno gracias a la ayuda que recibe de otras personas. Esa construcción a través de la cual puede atribuir significado a un determinado objeto de enseñanza, implica la aportación de la persona que aprende, de su interés y su disponibilidad, de sus conocimientos previos y de su experiencia” (1997, p.134).

De igual manera, este enfoque  toma aspectos de la didáctica ofrecidos por Carr y Kemmis(1988), relacionados con el uso de la investigación-acción, mediante una visión dialéctica de la realidad, que posibilite en los estudiantes, el  desarrollo de categorías de interpretación, que contribuyan a organizar el conocimeinto. Estas categorías se refieren aconceptos y su tratamiento es  el objeto de la didáctica, atendiendo a su origen, su evolución y  sus relaciones con otros conceptos.

En la formación del sujeto, el PRAE genera condiciones para  la aproximación al conocimiento significativo, partiendo del análisis de las manifestaciones cotidianas que dan cuenta de la interpretación, el valor y aplicación que el estudiante le da a los conceptos deambiente, educación ambiental, biodiversidad, desarrollo,  sostenibilidad, entre otros, que constituyen el trabajo de construcción decategorías a las que se refieren Carr y Kemins.

Foto: Mario Velásquez, 
Docente IESAP, 2005 

Lo anterior implica que la propuesta educativa ambiental busque transformar el pensamiento del maestro y comprometerlo con el conocimiento significativo, basado, tanto en los conocimientos pedagógicos, como en saberes específicos o construidos a partir de la experiencia; con lo cual se favorece la comprensión conceptual y procedimental de realidades locales,  por parte del estudiante.

En el proceso de conceptualización, las áreas del conocimiento, a través de sus objetos y métodos de estudio, aportan elementos para el diálogo de saberes, permitiendo superar la definición del contenido, por la construcción del concepto. Tal es el caso del  concepto integrador sistema,  abordado, tanto  desde las distintas disciplinas, como desde el conocimiento tradicional y cotidiano.

La construcción de conceptos implica profundizar en la mirada disciplinar e interdisciplinar, puesta en diálogo con los saberes tradicional y cotidiano, éste último, instalado por las interrelaciones realizadas desde la experiencia y la percepción. De ahí que la movilización conceptual, propiciada por el PRAE, hace uso de las bases epistemológicas de losconceptos que se pretenden construir y movilizar, para posibilitarle al estudiante su asociación y aplicación en diversas situaciones contextuales, que se manifiestan finalmente, en la transformación ética y actitudinal. 

Ejes relacionales para la construcción del conocimiento: 
Concepto de interdisciplina
Concepto de transversalidad
Concepto de interdisciplina

La incorporación de la dimensión ambiental al currículo institucional, ha permitido una resignificación y transformación de los planes de estudios,  pasando de estar estructurados por áreas que trabajaban independientemente, a ser concebidos como microdiseños curriculares contextualizados, que ponen en diálogo los  saberes disciplinares.

En este contexto, el PRAE ha aplicado la interdisciplina, entendida como, “…unainteracción propositiva de conocimientos, destrezas, procesos y conceptos de diferentes campos del conocimiento con perspectivas distintas para ampliar la comprensión, la resolución de problemas y el desarrollo cognitivo” (Vickers, 1992, p.5-41).
 Diálogo de saberes con la comunidad 
de la vereda San Antonio. 
Foto: Mario Velásquez, Docente IESAP, 2007

La propuesta interdisciplinaria del PRAE, se contempla en uno de los objetivos específicos de nuestro PRAE, al proponer la reestructuración de los planes de estudios de la Institución, a través de la conformación de núcleos interdisciplinarios, por ejemplo,Tecnociencias, que agrupa áreas afines como Ciencias Naturales, Matemáticas, Tecnología e Informática.

Los núcleos interdisciplinarios, requieren la identificación de conceptos integradores para el análisis y la comprensión del problema ambiental; tal es el caso de economía familiar, que es abordado desde las bases conceptuales de cada área comprendida en este núcleo.  De igual forma, proyectos institucionales deportivos, recreativos, culturales, entre otros, están estructurados para contribuir a la comprensión del problema ambiental, desde sus ópticas y estrategias. 
 

Concepto de transversalidad

Hablar de transversalidad necesariamente nos conduce a la transdisciplinariedad, entendida como un nuevo enfoque cultural y científico cuyo propósito fundamental es determinar la naturaleza y las características de la información que fluye en las diferentes ramas del conocimiento. Se trata así, de crear una nueva lógica que permita lainteracción entre especialistas de las diferentes ramas del conocimiento y la comprensión del mundo actual. (CIRET. Centro internacional de investigaciones y Estudios Transdisciplinarios con Sede en París, 1999).

Según Moreno Castañeda (1999) la transversalidad consiste en una manera de lograr una educación institucional más ligada a la vida, y una vida social más educativa. En este sentido, cabe plantear que la transversalidad implica incorporar aquello que hace parte de la vida, como es el problema ambiental prioritario del contexto local y su interpretación, en todos los espacios de la vida institucional, en lo académico, en la organización escolar, en las proyecciones de la escuela y en la reflexión sobre su quehacer (evaluación). Implica traer el análisis del contexto a cada área, pero con su conceptualización y su proyección.

Construcción conceptual estudiantes vereda el Tacón. Foto:Diego Martínez, 
Docente IESAP, 2005

 
En consecuencia, la problemática ambiental abordada por el PRAE, asociada acostumbres y prácticas que generan deterioro en la cuenca alta y media del río San Antonio, da origen a la identificación de ejes problematizadores (detonantes del problema), que posibilitan su análisis, por parte de la comunidad educativa, en el marco de los núcleos interdisciplinarios, apoyados por los saberes específicos de actores asociados al Proyecto Ambiental Escolar.

Para esto se ha contado con la participación de instituciones como: el Hospital Local, la Casa de la Familia, Bienestar Familiar,  la UMATA, la Secretaría de Educación Departamental y Municipal, Planeación Municipal, Concejo Municipal, Oficina de Servicios Públicos, Casa de la Cultura, Iglesias, entre otros, que fortalecen desde sus competencias, la comprensión, reflexión y posibles soluciones al problema. Del problema, se derivan los  ejes problematizadores, como es el caso del cambio del uso del suelo en los últimos 25 años en  el municipio. 

Componentes Proyectivos: 
Componente de investigación
Componente de intervención
Componente de formación
Componente de investigación

Para entender la complejidad de las realidades ambientales, es necesario que la escuela trascienda de la forma convencional de trasmitir conocimientos a una escuela que promueva laconstrucción de conocimiento significativo, a partir de la exploración de realidad local, apoyada en la conceptualización.

Dialogo de saberes con productor 
de panela. 
Foto: Mario Velásquez, 
Docente IESAP, 2007

Por ello, el PRAE viene transformando las concepciones de escuela y educación en la Institución Educativa San Antonio de Padua, cambiando el rol de maestro tradicional en el proceso de enseñanza - aprendizaje, hacia un rol que promueve la reflexión conceptual, articulando los diferentes contenidos disciplinares, al marco referencial necesario para lalectura del contexto ambiental local.

El enfoque investigativo del PRAE

En consecuencia, el PRAE plantea una propuesta investigativa con un  enfoque  de investigación-acción,  apoyado en Kemiss (1988, citado en Latorre (2003, p.25), quien plantea una dinámica de investigación sobre la práctica, realizada por y para los prácticos, en este caso por el profesorado. Los involucrados  en el proceso de investigación son participantes iguales, comprometidos en la experiencia investigada, por lo mismo, se implican en cada una de las fases de la investigación, desde una perspectiva colaborativa. Por ello este enfoque investigativo, se convierte en una estrategia metodológica  que promueve la reflexión y la comprensión de  las realidades del contexto local y regional.

En concordancia con lo anterior, Torres ubica el problema de investigación en educación ambiental al relacionarlo con “…las necesidades que tienen las comunidades, parainterpretar y comprender su realidad ambiental, con el fin de cualificar sus interacciones y de proyectarse como agentes de transformación de la misma…” (2002, p.164)

La investigación en el desarrollo del PRAE

En el PRAE el componente investigativo se ha trabajado iniciando por una fase exploratoria, haciendo uso  de entrevistas, conversatorios, cartografía social, salidas de campo y talleres, la cual dio cuenta de la concepción que existía en los pobladores respecto al agua de Támesis, como recurso inagotable y puro que no necesitaba tratamiento,  por su abundancia y transparencia, y que su cantidad y calidad han permanecido iguales a lo largo de la historia. 

A partir de estos resultados, en foros y seminarios, se propuso el diálogo de estas concepciones tradicionales, mediadas por el saber científico,  y luego de análisis y demostraciones, gradualmente se ha ido transformando la representación social en la comunidad y se han construido consensos, lo cual deja ver un mayor compromiso con el uso y conservación de este recurso. 
 

Componente de intervención

Desde la educación ambiental, la intervención debe ser entendida “…como toda actividad o acción que se desarrolla, con el propósito de resolver directamente una situación o un problema ambiental, bien sea de carácter local, regional y nacional.” (Torres, M., 2002, p. 160), lo que convierte la propuesta PRAE en el escenario de encuentro de actores relacionados con la resolución o la gestión  de problemas particulares del contexto.

Construcción conceptual 
estudiantes grado séptimo, IESAP. 
Foto: Mario Velásquez, Docente IESAP, 
2007

De esta manera, con la reestructuración del plan de estudios, se favorece y estimula en los estudiantes, laapropiación del contexto, permitiendo la construcción de conocimiento significativo y el  desarrollo de comportamientos éticos y morales.  Es a través de esa apropiación, como el estudiante, desde su roles en la comunidad, aporta de manera reflexiva y critica,  a la búsqueda de posibles soluciones.

La intervención en el PRAE

La intervención del PRAE se realiza a nivel comunitario, con un enfoque social, por cuanto promueve la participación de actores relacionados con el problema o la solución, para propiciar su gestión.

Esto se ejemplifica con el caso de los vertimientos de aguas residuales al río San Antonio. La vereda que lleva el mismo nombre, se convirtió en escenario donde el PRAE movilizó la participación de actores  institucionales y particulares implicados en el problema, entre los que se cuentan: Secretaría de Salud Municipal, CORANTIOQUIA, Planeación Municipal, Junta de Acción Comunal, mayordomos  y escuela. Estos actores se convocaron para conocer su percepción de la problemática y las posibles soluciones que pudieran aportar.

El PRAE, escenario de investigación y reflexión crítica, sirvió de plataforma para propiciar el diálogo de diferentes actores en la búsqueda de solución de una problemática particular como el de las  aguas residuales.  

Otro ejemplo de la intervención del PRAE, está relacionado con la alianza llevada a cabo en 2011 entre la IESAP y actores externos locales para emprender acciones hacia lacomprensión de la problemática que surgiría eventualmente por el ingreso de la minería al territorio tamesino, donde a través de 22 talleres de sensibilización sobre el impacto de la minería a cielo abierto a los estudiantes de la IESAP, se ilustró sobre los posibles impactos  ambientales y consecuencias para el municipio si llegara a prosperar la amenaza de la minería en Támesis. A partir de ello, la mayoría de estudiantes participaron conscientemente en protestas en contra de la minería realizadas entre el 2011 y 2012 en el municipio, y donde estudiantes de grados 10 y 11 se apropiaron de cierto liderazgo hacia la defensa del territorio, y se convirtieron en actores importantes en las diferentes manifestaciones sociales. 
 

Componente de formación

Hablar del componente de formación de las propuestas educativo ambientales, implica tocar dos campos que necesariamente están en interacción, el ambiental y el educativo, y una manera de entender esta interacción, es en la construcción de este propósito formativo. Torres, M., plantea lo relacionado con el campo ambiental como la  “contribución en la transformación de realidades ambientales hacia la sostenibilidad”,  y con el campo educativo, como la “preparación para la interpretación y comprensión de realidades ambientales, hacia la cualificación de las acciones y de los procesos de participación en la toma de decisiones (2002 p. 165).

A través de la investigación y la intervención, se promueve la formación de un nuevo ciudadano, porque la primera, aporta la construcción y la apropiación de un conocimiento  significativo y la segunda ofrece al estudiante oportunidades de desempeñarse en una situación real, donde desarrolla y practica valores éticos, estéticos y democráticos, cuando participa, cuando asume responsabilidades y tareas individuales y colectivas, cuando aprende a escuchar, a consensuar, a proponer, a resolver dificultades y a tomar decisiones.
Construcción del conocimiento 
a partir del contexto. Vereda Río Frío. 
Foto: Diego Martinez, Docente IESAP, 2006

 En la propuesta educativa ambiental institucional, la practica pedagógica es orientada por preguntas problematizadoras contextuales, que dinamizan la construcción de conocimientos, a partir del análisis sistémico de los problemas ambientales del contexto local.

Ahora, una vez el estudiante se introduce en el planteamiento de interrogantes, acompañado por los  docentes, comprende y reflexiona sobre las realidades en las que está inmerso, participando activa y críticamente en su formación. De igual manera el proceso educativo ambiental, parte de sus conocimientos previos, de su sentir, de sus propias necesidades y las del contexto, disponiéndolo para la interacción en espacios de foros, seminarios, charlas, entre otros, que contribuyen a la formación de  ciudadanos  que se destacan en el ejercicio de la participación, la gestión, y toma de decisiones, dando cuenta de una cultura ética en el manejo del ambiente. 

Para ilustrar mejor lo anterior, un estudiante de grado cuarto de primaria -luego de hacer parte de una práctica pedagógica que el maestro, en este caso de lenguaje, dinamiza con preguntas problematizadoras contextuales para favorecer la construcción de conocimientos que parten del análisis sistémico de los problemas ambientales del contexto- es invitado a plasmar su sentir a través de un cuento donde destaque los aspectos más relevante para él en el cuidado del ambiente.  Como resultado de ello tenemos el siguiente cuento:

EL GRAN MILAGRO 

Juan Diego Ceballos Ramírez
Estudiante Grado 4º1- IESAP 2013

En una gran y ruidosa ciudad vivía una niña, sus días transcurrían normalmente, ella se sentía muy triste ya que no podía salir a jugar con sus amigas porque la ciudad se tornaba cada día más peligrosa e insegura ya que había mucha violencia y robos. Cierto día sucedió algo que cambiaría la vida de aquella niña, ese día a su padre le anunciaron en su trabajo que lo trasladarían. Al comienzo la idea no les gustó mucho, ya que no sabían a que lugar iban a llegar. Los preparativos para aquel viaje hacia un lugar desconocido habían empezado…

El tan esperado día de partir llegó… pasaron 3 largas horas de camino y la niña ya estaba impaciente, ansiosa y un poco cansada, entonces la niña le preguntó a su padre que si ya iban a llegar y él le dijo que aún faltaba; la niña observaba el paisaje y pensaba que era muy hermoso, cuando se estaban acercando a aquel bello municipio la niña le preguntó a su padre cómo se llamaba aquel a donde iban y el padre le respondió: -  Se llama Támesis, mi querida hija –

El camino se tornaba largo y el clima un poco frío, cuando de repente comenzó a llover muy fuerte, todo se oscureció y por fin llegaron…

Aquellos primeros días fueron de mucho invierno y a los pocos días salió un resplandeciente sol, la niña observó la bella montaña y le dijo a su padre: - ¡Papá que paisaje tan hermoso al que hemos llegado… mira el azul del cielo, mira el verde de las montañas, mira sus cascadas, mira el Cristo que nos vigila!

El papá al escuchar las palabras de su pequeña hija se quedó muy pensativo al ver que su hija estaba tan encantada con aquel bello paisaje que precisamente él había venido a destruir, ya que el trabajo que éste Señor venía a desempeñar era precisamente la minería, él era un gran ingeniero de una multinacional minera que hacía exploraciones. Éste padre reflexionó mucho y decidió renunciar a su trabajo y se quedó en aquel bello municipio luchando con la ayuda de sus habitantes por proteger aquellos paisajes y recursos naturales de Támesis, LA TIERRA DEL NUNCA IRSE.

 

Gracias a la participación del estudiante en las situaciones señaladas, se afirma como sujeto de derechos y deberes, que responde autónomamente por sus acciones.

 
Plan de Estudios: 

El PRAE está incorporado al Proyecto Educativo Institucional (PEI), propuesto desde la Ley General de Educación (ley 115 de 1994),  que posibilita la transformación del currículo convencional asociado al trabajo independiente por áreas, a uno flexible que permita el trabajo interdisciplinario. Además, la preocupación por garantizar la sostenibilidad del PRAE institucionalmente, hace que participen las áreas de gestión del PEI, en concordancia con lo que plantea Torres, M.  “la concertación al interior de la institución escolar (participación de diferentes instancias académicas y administrativas) adquiere un papel relevante para la inclusión de la educación ambiental en los currículos, de una manera transversal y dimensional, que garantice el desarrollo y la sostenibilidad de los PRAE.” (2002, p.103)

Adicionalmente con la ley 1549 de 2012 “por la cual se fortalece la institucionalización de la política nacional de educación ambiental y su incorporación efectiva en el desarrollo Territorial”  se tiene un soporte jurídico para que los PRAE tengan alguna fuente de financiación externa que contribuya a la sostenibilidad institucional del mismo.

Por lo anterior, y teniendo presente que, el proceso educativo no solo es desarrollado dentro de la escuela, sino que se proyecta en el contexto estudiado, el plan de estudios es reestructurado para dimensionar la problemática ambiental del mismo contexto, e incorporarla al trabajo institucional. Esto posibilita la  conformación de un sistema de conceptos relacionados con el problema ambiental y la construcción  de micro diseños curriculares enmarcados en la formación integral del individuo, estableciendo los elementos organizadores de la propuesta educativa, a partir del análisis del problema así:  

Los micro diseños, se estructuran en tres mallas (esquemas de planeación), como estrategias  organizativas de la propuesta, que responden  a necesidades del contexto, según los resultados del proceso de investigación inicial, las cuales se articulan a los estándares curriculares exigidos desde la ley. Las mallas, organizan los elementos del problema para trabajarlos interdisciplinariamente, cuyo orden de conformación es como sigue:

Malla General:

Esquema: Malla general IESAP. Diego Martinez y Elis Kerguelén, 2006 
(Clic sobre el esquema para ampliar)

Como ejercicio de aproximación de los microdiseños curriculares, en la malla general, el eje problematizador identificado es el uso del suelo, a partir de éste, se determinan algunos conceptos integradores que permiten la descripción y explicación del problema como: ecosistema, deforestación, agricultura, ganadería, bosques; de estos últimos se determinan las categorías  o variables de análisis, que para este ejercicio se estableció la disminución del caudal del río San Antonio, permitiendo que la valoración parta de la observación directa.

Malla de Núcleos Interdisciplinarios:

Conformada por áreas afines de acuerdo con los  contenidos disciplinares,  para  desarrollar procesos de investigación con los estudiantes, partiendo  de unacategoría o variable de análisisque se convierte en plataforma para la enseñanza-aprendizaje.
Esquema: Malla por núcleos interdisciplinarios IESAP. Diego Martinez y Elis Kerguelén, 2006. 
(Clic sobre el esquema para ampliar)

Por ejemplo, desde la categoría, disminución del caudal del río San Antonio, los diferentes núcleos analizan con sus saberes específicos, causas y consecuencias de la categoría, así mismo, la percepción de los pobladores frente a ella. Los núcleos están conformados de la siguiente manera: CUERPO Y EXPRESIÓN (Educación Física y Artística), LA PERSONA Y SUS DIMENSIONES (Sociales, Ética, Filosofía y Religión), TECNOCIENCIAS (Biología, Química, Física, Tecnología, Matemática e Informática) y, COMUNICACIÓN Y VIDA (Inglés y Castellano).

Malla por Áreas:

Contiene elementos específicos que requiere la asignatura o área: Eje problematizador, igual en todas las áreas; Pregunta problematizadora, se formula según la posibilidad de asociación y las bases conceptuales de cada área para enfrentarla.
Esquema: Malla por áreas IESAP. 
Diego Martinez y Elis Kerguelén, 2006. 
(Clic sobre el esquema para ampliar)

En el caso del núcleo cuerpo y expresión,  plantea la siguiente pregunta: ¿Cómo afecta la disminución del caudal del río San Antonio  las dinámicas artísticas y recreativas de la comunidad del municipio de Támesis?; el  Estándar, determinado por normatividad estatal;El objeto del concimiento, contenidos propios de cada disciplina; el logro, lo que se pretende alcanzar desde el ámbito educativo ambiental; el indicador de logrpo, señales que dan cuenta del avance en la consecución del logro; y las competencias, esbozadas desde lo cognitivo, valorativo y procedimental. Lo anterior  pretende formar ciudadanos comprometidos con su entorno, con capacidad crítica y ética en la toma de decisiones que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida y sostenimiento del ambiente. 

 ?Eje problematizador: relaciona los aspectos que generan el problema

 ?Conceptos integradores: asociados a las causas centrales que dieron origen al problema

 ?Categorías o variables de análisis: señalan qué efectos produce el problema, y

 ?Tipologías:  muestra cuál es el carácter (propiedades y valores) que tiene cada categoría.

Competencias desarrolladas desde el PRAE: 

En la Malla por áreas se esbozan las competencias desde tres aspectos, cognitivo, valorativo y procedimental, con los cuales se cruzan tanto las competencias científicas como ciudadanas.

Competencias ciudadanas

La propuesta  PRAE promueve  diversas  competencias  ciudadanas, asociadas a la formación de un ciudadano ético respetuoso del contexto donde se desenvuelve, paraparticipar de manera democrática, autónoma y responsable en la toma de decisiones en diversos contextos en pro del manejo responsable  del ambiente, el respeto a la vida y a la dignidad humana que  vincula  el saber y el hacer, en las relaciones con el otro y la sociedad, haciéndolo crecer como persona  que  participa activamente en el desarrollo comunitario.

 Los aspectos valorativos generan dinámicas de convivencia, donde el respeto por el otro, la tolerancia, la solidaridad, permiten formar estudiantes reflexivos, críticos y éticos en su actuar; y desde los procedimentales, la intervención proporciona oportunidades reales donde se desarrolla la capacidad de trabajo en grupo, de debatir y consensuar, de organizar, de informar, poniendo en juego su saber, sus valores. 

Competencias científicas

En cuanto a las competencias científicas, la investigación proporciona oportunidades de reconocimiento en el contexto, de los fenómenos naturales y socioculturales, asociados a los problemas ambientales,  desde la indagación en la historia, en las representaciones sociales y en los aspectos naturales, que fortalecen la capacidad reflexiva sobre las dinámicas ambientales, a través de las cuales se reconstruyen identidades, formas de relación, de participación, capacidad de diálogo y reconocimiento entre diferentes perspectivas.
Reconocimiento de contexto, 
vereda Río Frío.  
Foto: Diego Martinez, Docente IESAP, 2006

 

Otros espacios: 
  *
Foro
     

En foros impulsados por la administración municipal desde la dirección local de educación y el Hospital local con su programa Movimiento Joven, la IESAP, a través del PRAE,  ha encontrado espacios para la socialización y proyección de la propuesta educativa ambiental, contribuyendo a la adquisición de una mirada distinta de trabajo ambiental.

  *
Taller
     

Talleres, realizados con pobladores  de las veredas  San Antonio, Río Frío y El Tacón. El punto de encuentro es la escuela veredal, se desarrollan a través de charlas, elaboración de cartografía social y geográfica,  cuentos, entre otras actividades, cuyo objetivo es el reconocimiento de su entorno y la sensibilización sobre las actividades productivas y prácticas  realizadas por los pobladores, que están generando diversos impactos negativos sobre el ambiente. 

  *
Salida de campo
     

Las Salidas de Campo realizadas en etapas de  reconocimiento del territorio e identificación de problemas ambientales, han permitido al grupo dinamizador del PRAE reafirmar problemas y potencialidades de la zona, justificando la continuidad del proceso de investigación. 

Entre los propósitos de las salidas, está la observación y el análisis, apoyados en el fortalecimiento conceptual para la comprensión y apropiación de los problemas del contexto local, que se trasladan al trabajo de los núcleos interdisciplinarios, donde se proporcionan elementos conceptuales que desde el diálogo de saberes se encuentran, permitiendo la ampliación en la interpretación, desde un análisis integral de los problemas de la cuenca, como un sistema complejo construido por las actividades socioeconómicas y las representaciones culturales con las cuales los habitantes se relacionan con el medio natural.

  *
Grupos de trabajo
     

Los Días Lúdicos, son jornadas en las que participan comunidades educativas veredales de la zona de influencia del PRAE, dinamizados  a través de juegos como: competencias  ciudadanas,  reconocimiento de  biodiversidad local, bingos, loterías, rompecabezas, entre otros. El objetivo de estos, en su momento, fue el acercamiento a comunidades locales y  creación de confianza mutua, para consolidar alianzas para el trabajo colectivo.

  *
Mecanismos de participación ciudadana Intra e interinstitucional
     

La Escuela de la Vereda en Nuestra Institución,  ofrece un espacio de proyección,  acordado entre docentes  y padres de familias de escuelas veredales establecidas en zonas de influencia del PRAE, que consiste en la visita de niños, docentes y padres de familia de las escuelas a la Institución, y ofrece una oportunidad para la participación de los visitantes en aprendizajes lúdicos, aprovechando escenarios de enseñanza aprendizaje de la institución educativa. 

Para esto, se flexibilizan los horarios de laboratorios de cómputo, física, biología y química, la ludoteca, el departamento de educación física, entre otros, donde se organizan actividades específicas para los niños visitantes.

  *
Otros(s) cuál(es)?
     

Estaciones  de Conocimiento: considerando fechas celebradas dentro del calendario   ambiental, se plantean estos  espacios para la reflexión, que asumen de manera distinta la celebración de esas fechas. Para conmemorar la celebración del día del agua, se establecen cuatro estaciones tales como:

        ?primera estación, videos musicales alusivos a problemáticas ambientales;

        ?segunda, charla sobre el agua y su relación con el ambiente;

        ?tercera, conversatorios sobre corredores biológicos y minería; y 
         ?cuarta, juegos de lógica matemática.

Estas, según el énfasis programado varían ennúmero y enfoque. En el año 2007, las poblaciones que participaron fueron: grados sexto, forman el primer grupo; séptimo, segundo; octavo y noveno, un tercer grupo; décimo y once, el cuarto grupo; estos, permanecen una hora en cada estación y luego de recorrer las cuatro estaciones, se hace plenaria para  conclusiones y compromisos.

Flexibilización curricular: 

La flexibilización curricular constituye la oportunidad de construir un currículo que tienda al cumplimiento de los objetivos generales de la educación para el país, atendiendo a la posibilidad de encontrar diferentes medios de acceso a estos propósitos. Atendiendo a este planteamiento, entre los factores de flexibilización curricular que el PRAE le ha generado a la Institución Educativa, se pueden destacar:

El contexto ambiental local: es un punto de partida para la construcción de un currículo flexible, cuyo análisis desde la visión sistémica del ambiente, se incorpora a las preocupaciones de la IESAP y le exige la adecuación de las dinámicas académica, organizativa, administrativa y directiva, para la incorporación del PRAE, como estrategia fundamental de construcción de conocimiento significativo para la transformación  de realidades.

 El componente investigativo: se constituye en otro factor de flexibilización curricular, al aportar el marco teórico conceptual y metodológico, para la interpretación de los problemas y potencialidades del contexto,   (Cuenca Alta y Media del río San Antonio), para generar el desarrollo de un currículo dinámico, que rompe con la rigidez de la estructura escolar organizada por áreas del conocimiento, para conformar núcleos interdisciplinarios a través de los cuales  se movilizan conceptos pertinentes a la visión sistémica del ambiente, para la reflexión crítica que hace sobre los problemas del contexto.

 La participación activa de profesores y estudiantes:

Esta permite el desarrollo de un currículo basado en las necesidades del contexto, donde el conocimiento es construido a través del análisis, la reflexión, el debate, la negociación y  la investigación, para potencializar el  proceso educativo.
Salida de campo: reconocimiento de contexto, 
vereda San Antonio. 
Foto: Mario Velásquez, Docente IESAP, 2006

En consecuencia, se produce  una ruptura de la labor tradicional de la IESAP a nivel curricular, transformando el trabajo independiente de las áreas, a través de la interdisciplinariedad y la transversalidad, para la interpretación del estado de la cuenca alta y media del río San Antonio y sus problemas,  como la ampliación de la frontera agrícola, la tala indiscriminada, la erosión, la compactación del suelo, entre otros.

Lo anterior, permite dotar de significado a los contenidos disciplinares, porque se traen al currículo, para la comprensión de las prácticas culturales asociadas a las actividades productivas y a la dinámica social de la cuenca, y para  la reflexión sobre las alternativas de gestión de estas problemáticas; permitiendo movilizar el pensamiento lineal que está detrás de actuaciones independientes e improvisadas, hacia pensamiento sistémico que conduce a una gestión integral de las problemáticas del contexto. 

Inclusión y pertinencia del PRAE en el PEI: 
Inclusión en la dinámica del PEI
Factores de pertinencia del PRAE para el PEI
Inclusión en la dinámica del PEI

El PRAE está incorporado de manera transversal en las distintas áreas de  gestión educativa del PEI, logrando que este posicionamiento favorezca la sostenibilidad del proceso, su operacionalización y su proyección, así:

El PRAE tiene gran influencia en el área académica, donde promueve la reestructuración del macro y micro diseño curricular, organizado alrededor de las problemáticas ambientales, lo que cambia la dinámica educativa centrada  en prácticas de enseñanza aprendizaje, a una dinámica que incorpora la construcción de conocimientos significativos. 

Estudiantes grado sexto IESAP
en trabajo de núcleos interdisciplinarios. 
Foto: Mario Velásquez, 
Docente IESAP, 2007

Asimismo, en área de gestión directiva permite la transformación de la misión y la visión, dándole una orientación a la formación integral de individuos que estén en capacidad de tomar decisiones responsables y de respeto por el ambiente.

En el área comunitaria, promueve la vinculación de instituciones y grupos comunitarios en la búsqueda de soluciones a realidades particulares del contexto, con la consolidación de alianzas.

Factores de pertinencia del PRAE para el PEI

Para que un PRAE sea pertinente debe responder a las problemáticas ambientales del contexto, en aras de que sean transformadas en necesidades educativas que den origen a situaciones pedaqgógicas y didácticas, y así, las expectativas de las comunidades sean reconocidas. Con base en lo anterior, los factores que más contribuyen desde el PRAE a la pertinencia del PEI son:

?  La participación activa de todos los actores involucrados en la acción educativa.

La estructuración del microdiseño curricular  basado en la lectura de las interacciones de la situación ambiental, permite formar individuos conocedores de la dinámica ambiental local y relacionarla con lo regional, lo nacional y lo global.

? Las prácticas pedagógicas de los docentes en la reconstrucción de los contenidos de la cultura, tienen como referente principal, las dinámicas del contexto donde se desarrolla el PRAE. 

Ubicación y aportes del PRAE al mejoramiento institucional: 
Ubicación en los Planes de Mejoramiento Institucional
Aportes del PRAE a la calidad en la educación
Ubicación en los Planes de Mejoramiento Institucional

El PRAE se ha convertido en un referente institucionalal ser un proyecto transversal, propiciando cambios en el PEI, que se manifiestan entre otros, en la cualificación del modelo pedagógico y planes de áreas, abriendo espacios de socialización donde se evalúan avances y dificultades de los procesos, a partir de la aplicación del trabajo interdisciplinario.

Socialización experiencia PRAE con la comunidad educativa del municipio de Pasto (Nariño). 
Foto: Magaly Celis, Estudiante grado 11° IESAP, 2009

De igual forma,  permite que otros proyectos institucionales como el Centro de Iniciación de Formación Deportiva, Manejo de problemas de drogadicción,  Proyecto de vida, proyecto de aprovechamiento del tiempo libre entre otros, se reorienten desde  la reflexión y conceptualización de la visión sistémica incorporada por el PRAE, promoviendo la participación de actores como el Hospital local, La Casa de la Familia, La Casa de la Cultura, Instituto de Deportes y Recreación Municipal, y La Institución Educativa, contribuyendo al enriquecimiento de los procesos desarrollados por éstos.

Aportes del PRAE a la calidad en la educación

El PRAE, aporta a la calidad de la educación, entendida como aquella que promueve: “La construcción de conocimientos psicológicos, social y científicamente significativos” (La transformación del sistema educativo  Nueva Escuela El sistema en crisis, p.6).

Con la reestructuración curricular, al formar núcleos interdisciplinarios de áreas afines, que desde el saber especifico organizan contenidos basados en realidades contextuales, se permite trascender de las definiciones a la construcción de conceptos.
Construcción microdiseño curricular IESAP. 
Foto: Elis Kerguelén, Docente IESAP, 2006

Lo anterior, posibilita el desarrollo de:  

Mayor capacidad reflexiva, comprensiva y analítica en el estudiante, que a su vez contribuye a fortalecer los procesos de razonamiento, resultado de abordar fenómenos y problemas de manera integral. Todos estos elementos apoyan  la formación de personas críticas,  en la toma de decisiones.

 Empoderamiento de los individuos a partir del conocimiento del entorno, que aporta elementos para formar juicio crítico, respecto de las situaciones cotidianas y motiva el interés por proyectos de transformación de las realidades locales.

 Procesos de investigación, con la aplicación de procesos y herramientas de  contribuyen a mejorar los mecanismos de aproximación al conocimiento de los estudiantes. 

Entidades de apoyo: 
ENTIDAD
APOYO
INSTRUMENTO
MEN Capacitación Acuerdo voluntades
MEN Económico Acuerdo voluntades
Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia (SEDUCA) Capacitación Acuerdo voluntades
SEDUCA Capacitación Convenio
CORANTIOQUIA Económico Convenio
CORANTIOQUIA Técnico Acuerdo voluntades
Instituto Alexander von HUMBOLTD Técnico Acuerdo voluntades
ADMINISTRACIÓN MUNICIPAL. Económico Acuerdo voluntades
ADMON. MPAL. Informativo Acuerdo voluntades
HOSPITAL LOCAL Capacitación Acuerdo voluntades
COLCIENCIAS Técnico Acta de compromiso
UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA. Técnico Convenio

Evidencias y  resultados de las asociaciones

La asociación con el MEN,  a través de la capacitación – formación, contribuyen a la consolidación de comunidades de conocimiento, para cualificar la contextualización y conceptualización, elementos clave del proceso de investigación, reflejada en la sistematización de la experiencia de PRAE.  

La alianza con CORANTIOQUIA, ha promovido el PRAE en las  comunidades de las  veredas Río Frío, San Antonio, y El Tacón, fortaleciendo procesos de información y comunicación, e impulsando la participación en las decisiones sobre el manejo de la cuenca del río San Antonio. Igualmente en el marco de los programas del Distrito de Manejo Cuchilla Alto Jardín – Támesis, la Corporación ha ofrecido capacitación y asistencia técnica en proyectos de manejo del recurso bosque como atractivo turístico y prácticas de producción agroecológica en parcelas agroambientales.  El PRAE está inmerso en el Plan de Gestión Ambiental Regional (PGAR 2007-2019 de CORANTIOQUIA), específicamente en la línea estratégica cinco, "Formación y participación para el desarrollo de una cultura ambiental", desde el componente de fortalecimiento de la cultura ambiental para la participación, a través de los ejes: Escuela - conocimiento, red plan de gestión ambiental territorial (PGATE), comunicación y formación a diversos públicos. 

La Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia (SEDUCA), acompaña el proceso de investigación PRAE en el fortalecimiento del desarrollo curricular, a través de un convenio con la Normal Superior del municipio de Jericó (Antioquia), para el apoyo a la IESAP, con elementos pedagógicos y didácticos, que posibilitan la reestructuración del microdiseño curricular.

En el Instituto Alexander von Humboldt, el PRAE estuvo incluido en el Proyecto “Educación ambiental y Biodiversidad”, realizado en convenio con el Ministerio de Educación Nacional, entre los años 2003 – 2005.  En este proyecto, se profundizó en la construcción del contexto de la biodiversidad en el territorio local, a través del proceso de investigación, que desarrolló herramientas de conceptualización  y contextualización, como: cartografía, mapas mentales, mapas de actores, computadora de papel, entre otros, que favorecen la lectura de contexto, la validación de diagnósticos y la priorización de necesidades locales.

La Administración Municipal y el Hospital San Juan de Dios, incluyen la educación ambiental en  sus actividades y programas, como brigadas de mejoramiento veredal, y niños y niñas por la paz, respectivamente. De igual forma, el desarrollo del PRAE le ha otorgado a la IESAP, el reconocimiento local de su fortaleza en el trabajo educativo ambiental, razón por la cual le ha sido asignada la responsabilidad de coordinar y dinamizar espacios como la mesa ambiental (discusión sobre problemáticas ambientales para la planeación) y los foros municipales (con mesa de trabajo en educación ambiental). 

Otros actores involucrados

El PRAE, a través de gestión y autogestión, convoca a actores locales, regionales y nacionales, que aportan desde sus responsabilidades al fortalecimiento del proceso: 

 La Universidad de Antioquia en alianza con  Escuela de Gobierno y Políticas Publicas de Antioquia, dinamizó formación en gestión pública, fortaleciendo con herramientas legales y conceptuales a instituciones que desarrollan procesos de educación ambiental. En este  proceso  participaron dinamizadores del PRAE de la Institución Educativa en el año 2007.

COLCIENCIAS,  a través del programa ONDAS, facilita asistencia técnica a instituciones para el fortalecimiento de la investigación en poblaciones estudiantiles. La institución Educativa San Antonio de Padua, firmó un convenio en el año  2006 , para investigar sobre “la identificación de las plantas arvenses (consideradas malezas) en el Distrito de Manejo Eespecial cuchilla alto Jardín-Támesis”, cuyo objetivo era reconocer sus propiedades y posibilidades de uso  en actividades cotidianas. Con ello, se fortaleció el grupo semilla PRAE (estudiantes que dinamizan actividades del PRAE).
 

Logros: 

Uno de los logros del PRAE, es la transformación del PEI, donde se resalta la evolución del modelo pedagógico tradicional a uno ecléctico que adapta elementos conceptuales para trabajar desde la visión sistémica; de igual forma, la reestructuración del plan de estudios, con la integración de núcleos interdisciplinarios, trasciende de la definición de contenidos a la construcción conceptual a partir del contexto.

Fotos: Izq. Preparación de terreno para la siembra Vereda Río Frío. Centro. Cauce del Río Frío. Der. Salida de campo estudiantes grado decimo IESAP. 

Elis Kerguelén, 2006,  y Mario Velásquez, 2008. Docentes IESAP.

Asimismo, son considerados  logros, el reconocimiento o la asociación con actores, locales como las Juntas de Acción Comunal de las veredas El Tacón, San Antonio, y Rio Frio, el Hospital San Juan de Dios, la Administración Municipal, campesinos, comunidad en general; regionales como Secretaría de Educación para la Cultura de Antioquia - SEDUCA, CORANTIOQUIA, Universidad de Antioquia, Normal Superior de Jericó; y nacionales como el Ministerio de Educación Nacional - MEN, Instituto Alexander Von Humboldt y COLCIENCIAS, que han fortalecido las dinámicas institucionales contribuyendo al proceso de transformación en  escuela abierta...

Dificultades: 
 Estudiante sección preescolar IESAP. Proceso de transformación de la práctica pedagógica. 
Foto: Mario Velasquez, Docente IESAP, 2006

 La construcción, adecuación y puesta en práctica del microdiseño curricular fue difícil, debido a la persistencia del pensamiento lineal de  docentes que ha obstaculizado el trabajo en grupo y el ejercicio de la interdisciplina. Asímismo, las interpretaciones de la normatividad por directivos docentes, se han convertido en dificultades para implementar la propuesta educativo ambiental, toda vez que éstas interpretaciones, se elaboran en el marco de  la educación tradicional y la favorecen

Han existido dificultades para la interpretación, construcción  y adopción del modelo pedagógico, que esté acorde a la visión integral de ambiente.

Posibilidades y Escenarios de Desarrollo: 

Institucionalmente, el PRAE identifica como escenarios de desarrollo, la posibilidad de que proyectos como: Centro de Iniciación Deportiva San Antonio de Padua - CIDESAP, juegos escolares e intercolegiados, banda musicomarcial, danzas  tradicionales y modernas, semilleros de investigación, tardes familiares, Proyecto de aprovechamiento del tiempo libre, entre otros,  desarrollen su carácter de transversal al interactuar con actividades del PRAE y den cuenta de la intervención en escenarios locales, lo cual contribuye al fortalecimiento de la formación integral  del  estudiante.

Fotos: Superior Izq. Dialogo de saberes comunidad Vereda Río Frío. Superior Der. Fiesta del estudiante IESAP. Inferior Izq. Construcción microdiseño curricular. Inferior Der. Dialogo de saberes comunidad Vereda Río Frío. 
Diego Martinez y Elis Kerguelén, Docentes IESAP, 2006

A nivel interinstitucional e intersectorial, el PRAE logra posicionamiento y reconocimiento, mediante el desarrollo de la proyección comunitaria, a través de alianzas que fomentan propuestas  de posibles soluciones a problemáticas locales. De ahí que, entidades como el hospital, el Club de Ciclismo de Támesis (CLUBCITAM), la parroquia San Antonio, la administración municipal, se apoyan en la Institución Educativa San Antonio de Padua  para el respaldo de programas como:

Niños y niñas por la paz,

Movimiento joven,

Mesas ambientales, entre otros;

A través de estos programas, se promueve la gestión en la Institución Educativa  Santiago Ángel Santa María del corregimiento de Palermo y algunas escuelas veredales, las cuales buscan apoyo desde la planeación curricular.

Necesidades y Fuentes: 

Durante el desarrollo del proceso de investigación educativo ambiental, se ha visto la necesidad de establecer acuerdos de voluntades y convenios con instituciones de carácter técnico, financiero y de formación, entre otras, como estrategias necesarias para elfortalecimiento de la dinámica de incorporación, socialización y sostenibilidad del proceso, que conduzcan a posibilitar mejores condiciones de vida a los pobladores asociados a la zona de influencia del PRAE.  
 

En el documento Necesidades y fuentes se relacionan las identificadas durante el proceso de investigación, y sus resultados esperados.

A 2013, existe la necesidad de releer el objetivo del PRAE desde cada docente e interiorizarlo, de manera que permita expresar cuales han sido sus aciertos y dificultades entorno al funcionamiento del PRAE en la IESAP. Igualmente, verificar la efectividad de herramientas pedagógicas y didácticas implementadas en la propuesta curricular generada gracias al proceso de investigación en educación ambiental en el contexto. De la misma manera, construir instrumentos de verificación de algunos propósitos de la propuesta pedagógica en los estudiantes evidenciando los impactos del PRAE en ellos, y buscar métodos de registros de tales impactos fortaleciendo así el proceso continuo de sistematización del PRAE.

Paralelamente, a nivel de los actores externos del PRAE, existe la necesidad de resignificar los vínculos con actores antiguos y vincular nuevos actores teniendo presente las emergencias  actuales del territorio. 

La resignificación debe estar estrechamente relacionada con la actividad cotidiana del docente, dado que es desde allí donde se construye el aporte para el logro del propósito de la propuesta. De igual forma resulta imperioso construir un vínculo más estrecho con otros docentes de la IESAP, de manera que se aproximen más al proceso de sistematización del PRAE y que  a la postre puedan contar la experiencia en otros escenarios locales y regionales con un nivel de apropiación mayor que el de docentes espectadores.

Por último, abrir un proceso de flexibilización entre los docentes y las directivas de la Institución educativa para la transformación y fortalecimiento del microdiseño curricular, de modo que permita su reimplementación de acuerdo a las nuevas necesidades del territorio e incida positivamente en la transformación del mismo. Así pues, las nuevas modificaciones a que se tenga lugar, permitirán al docente repensarse y dar cuenta de la resignificación de él como sujeto y actor fundamental del PRAE desde su quehacer cotidiano, dándole la posibilidad de entender que esta propuesta educativa ambiental es un proyecto de vida que integra las dimensiones del ser (ético, político, estético, etc.) vinculándolo desde su vida profesional y personal.

 

Otros: 

En el año 2012, el haber sido reconocidos con el premio “Antioquia la más educada”, donde uno de sus objetivos era “Exaltar a los docentes y directivos docentes que desarrollan propuestas significativas en el ámbito escolar, enmarcadas en el Proyecto Educativo Institucional (PEI), el Proyecto Educativo Comunitario (PEC) o el Proyecto Etnoeducativo (PE), que logran transformaciones positivas en la apropiación de los aprendizajes formativos y académicos de sus estudiantes, aportan a la solución de una situación problemática que afecta a la comunidad educativa o potencia capacidades y habilidades en determinados grupos poblacionales.” (1) el cual resaltaba las experiencias significativas en educación del departamento, sirvió para que en el escenario departamental se consolidara aún más esta propuesta de investigación en educación ambiental.

 


 

 (1) Guía premio Antioquia la Más Educada 2012.

Experiencias: 

La construcción del microdiseño curricular por parte de docentes de la institución, se constituyó en trabajo de argumentación y concertación, que en algunos momentos involucró el personal directivo, buscando reconocimiento y apropiación del PRAE. En este proceso se resaltó la fortaleza y la importancia de la persona y luego su área académica en la elaboración de la propuesta y se reconocen las siguientes implicaciones:  

En primera instancia, fue necesario persuadir a las directivas de la institución, en cuanto a la apertura de un espacio escolar para el trabajo  con cada núcleo interdisciplinario, en la estructuración de bloques programáticos, lo que implicó la reunión, en algunos casos según el núcleo, de hasta diez docentes, dejando a los estudiantes sin “clases”. Esto, obligó a repensar la mentalidad tradicional de la programación escolar.

Seguidamente, la dinamización de la actividad formativa de docentes los interesó en el trabajo de construcción colectiva, mostrando las bondades de la propuesta de núcleos interdisciplinarios. Para ello, se buscaban situaciones cotidianas, donde cada docente percibía la aplicación de su área, desde una perspectiva tradicional y luego desde lo planteado por la educación ambiental. El propósito se logró gracias al interés y aporte de cada docente, y se evidenció en la manera de conceptualizar y argumentar la importancia y finalidad de la construcción de bloques programáticos.
 

Frases significativas

Las frases relacionadas a continuación, muestran un panorama de las dificultades  presentadas en algunas fases del proceso, pero, de igual manera se convirtieron en retos que motivaron el trabajo de transformación del pensamiento lineal, hacia el pensamiento complejo; sin embargo algunas de estas frases siguen motivando  la incorporación de los propósitos de la educación ambiental en las comunidades.

De la comunidad campesina:

? “Las entidades como CORANTIOQUIA y la Administración Municipal, creen que nosotros somos cuerpos gloriosos, nos dicen que no cortemos árboles y que no cacemos, pero y entonces de qué vamos a vivir”

? “Los de la administración municipal nos invitan a reuniones, cuando necesitan votos”

“Ustedes vienen por épocas y nos hablan de cosas muy interesantes, pero terminan y nunca vuelven”

? “¿Quieren que haya bastante gente en la reunión? averigüen con la parroquia cuando hay misa, con el hospital cuando hay brigada de salud, o con el municipio cuando van a entregar alguna ayuda, de resto casi nadie asiste” (líder comunitario)

? “Eso es mentira que ya no hay animales que cazar, todavía hay mucho animal de monte para cazar”

? “Eso es mentira que las plantas esas cuidan de plagas a los cultivos, a eso hay que echarle químicos para que dé”

? “Vean profes  hay muchos de los que vienen a esta reunión, que sólo lo hacen por el refrigerio, algunos es lo único que se comen en el día”  

De los docentes de la  IESAP:

? “Eso es lo mismo desde cuando empecé hace 25 años”

? “Suena muy bonito..., pero cuando terminemos de hacerlo, el Rector o la Secretaría de Educación Departamental lo vuelve a cambiar”

? “Otra vez lo del PRAE, cada vez entendemos menos”

? “Con el PRAE dicen una cosa, y luego el Rector y los Coordinadores piden otra, esto nunca va a cambiar”

? “Con los estudiantes y las leyes de hoy, eso que ustedes dicen es imposible”

? “Hagamos lo que nos dicen al fin y al cabo eso ni lo revisan”

De los directivos docentes de la  IESAP:

? “El cambio esta en lo mental, es voluntad de cada uno de ustedes”

? Textual en el tablero de la sala de profesores, escrito por la coordinación: “Dirección de grupo a la séptima, se le recuerda a cada director estar con los estudiantes dentro del aula TODA LA HORA”

? “Si usted profe, muestra un video a los estudiantes, y esa actividad no aparece en el plan de estudios, usted no está cumpliendo con lo que está escrito en su plan”

? “Si se va a capacitación debe dejar taller, no podemos dejar a los estudiantes sin hacer nada, o enviarlos a la casa temprano”

? “Es que usted desde el salón, también puede desarrollar la propuesta de las mallas (bloques programáticos)”
 

De los estudiantes de la  IESAP:

? “Profe es que usted nos dice una cosa, y vienen los otros profes y siguen con lo mismo” 

? “Profe pero  para qué nos va a servir todo lo que nos dicta el profe (?) nos la pasamos toda la hora copiando, y para qué”

? “Ustedes colocan talleres, algunos profes es lo que hacen siempre, muchas veces ni explican para qué eso, y ni los revisan”

? “Profe hagamos algo distinto, siempre es la misma evaluación, saque una hoja, y repita lo que vimos la clase pasada”

? “ ¿Y todo esto para qué nos va servir?”

Título del proyecto: 
Incidencias de las actividades antrópicas en la parte media y alta de la cuenca del río San Antonio del municipio de Támesis
Información de la IE: 
Institución Educativa: Institución: I. E. SAN ANTONIO DE PADUA Sede: Dinamizadores: Coordinador: Elis Enrique Kerguelen Cogollo Apoyo: Diego Alb
Imagen izquierda: 
Construyendo Historia: 

Sobre la década del ochenta Colombia se ve abocada en una crisis cafetera asociada a factores como el aumento en la producción de café, bajos precios,  competitividad desigual con países como Brasil, además la obligación de cumplir con políticas estatales requeridas por la banca mundial. Paralelamente a este momento, se dio el aumento delnarcotráfico en el país, particularmente en la zona del suroeste del departamento de Antioquia y especialmente en el municipio de Támesis se convirtió en una salida económica para pequeños caficultores, al tener la oportunidad de saldar deudas con la banca generada por la crisis, al darse procesos de compraventa de tierras a buenos precios, donde muchos caficultores locales vendieron a voluntad y  los que no lo hicieron se vieron obligados a hacerlo como mecanismo de conservación de sus vidas y las de sus familias.

Por lo anterior, en Támesis se presentó un cambio en el uso del suelo puesto que los nuevos propietarios de las tierras dedicaron la mayoría de estas a ganadería y  fincas de recreo, generando impactos ambientales como compactación del  suelo y aumento de tala del bosque, esta ultima impulsada  desde la política de Instituto Colombiano de la Reforma Agraria - INCORA,  que buscaba convertir la tierra no productiva en productiva. Así que, hubieron cambios sociales y culturales que impactaron el sistema natural, resaltando la transformación del núcleo familiar que por costumbre cafetera había permanecido unido por generaciones en la vereda de origen en torno al monocultivo del café, al desaparecer este, el núcleo familiar  deja de ser propietario  y administrador de parcelas a ser empleado y desempleado, dispersándose hacia otras localidades en búsqueda de nuevas oportunidades laborales.

Las nuevas dinámicas de vida derivadas de los cambios de usos del suelo en el municipio, propiciaron tala del bosque para venta de madera, construcción de vivienda, cercos para potrero y combustible; abusos de agroquímicos; implementación de cultivos de cítricos; entre otras prácticas lesivas  para el sistema natural.

Hacia el final de la década del noventa,  como alternativa para aminorar el impacto de estas problemáticas ambientales,  se inicia a nivel subregional un proceso formativo relacionado con Proyectos Ambientales Escolares – PRAE, apoyado por Universidades, Municipios y   la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia - CORANTIOQUIA, ello estuvo impulsado mas por la obligatoriedad de la normatividad del decreto 1743 de 1994, que la lectura y  reflexión del contexto, lo que lleva los PRAE de esa década a estar enfocados en recolección de residuos sólidos y reforestación de zona taladas, por lo que estos procesos no tuvieron mayor impacto en cambios comportamentales de las comunidades.

Sobre el año 2000, se produce cambio de rector en la Institución Educativa San Antonio de Padua, en esa fecha se conocía como liceo Rafael J Mejía. El nuevo rector trae consigo formación ambiental orientada desde la visión sistémica del ambiente, con lo que se inicia la reconstrucción del proyecto ambiental escolar que hasta esa fecha era incipiente frente a los retos que persigue la educación ambiental.

Es así que, iniciando el año 2003,  la Institución Educativa San Antonio de Padua – IESAP   comienza con el análisis del diagnóstico del contexto institucional y municipal, a través de revisiones bibliográficas como el Proyecto Educativo Institucional - PEI, el Esquema de Ordenamiento Territorial - EOT, entre otros, y la realización de una salida de campo desde la bocatoma del acueducto hasta su nacimiento, encontrándose que la cuenca del rio San Antonio ha marcado y marca el eje del desarrollo de la vida municipal, ya que de ella se obtiene el agua para el acueducto municipal,  el riego en monocultivos y cultivos de pan coger; al mismo tiempo se evidencia deforestación de bosque primario, potreros para ganadería extensiva, utilización de agroquímicos en cultivos de papa, mora, maíz, la descarga todas las aguas residuales de las  alcantarillas y los residuos del matadero municipal, lo que reafirma el análisis histórico relacionado anteriormente.

Con base a lo anterior, a mediados del año 2003, se acepta la invitación hecha a la IESAP por parte de la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia - CORANTIOQUIA, Ministerio de Educación Nacional -  MEN y el Instituto Alexander Von Humboldt – IAVH para participar en la construcción de una propuesta curricular de Educación Ambiental Y Biodiversidad, apoyado en la estrategia educativa que posibilitan los PRAES, pero enmarcado en un proceso de investigación que realice análisis de lectura de contexto y todas sus interrelaciones. 

En consecuencia, este proceso de investigación en educación ambiental de la IESAP,  ha pasado por varias etapas:

  • 1994  Antecedentes.
  • 2000  Comprensión apropiación y conceptualización de la problemática ambiental.
  • 2003  Diagnostico del impacto sobre el río San Antonio.
  • 2003  Lectura y análisis del contexto ambiental.
  • 2003  Validación de la situación y del problema ambiental.
  • 2005  Socialización y comunicación.
  • 2005  Resultados derivados del proceso.
  • 2005  Incorporación curricular.
  • 2010  Publicación en micrositio web del portal Colombia aprende.
  • 2011  Multiplicación de la experiencia PRAE de la IESAP mediante  capacitaciones en construcción  de PRAE a otras  instituciones educativas y centro rurales educativos del municipio de Támesis en convenio con CORANTIOQUIA.
Banner proyecto: 
Departamento:: 
Antioquía

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un humano y no una máquina que procesa datos automáticamente (spam)
14 + 6 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.