Amplía tus conocimientos sobre modernismo.
Contenido
Haz clic para ver la información
Actividad 2
 

Sigue atentamente la lectura del poema.

 

 

YO SOY UN HOMBRE SINCERO

Yo soy un hombre sincero 
De donde crece la palma, 
Y antes de morirme quiero 
Echar mis versos del alma. 

Yo vengo de todas partes, 
Y hacia todas partes voy: 
Arte soy entre las artes, 
En los montes, monte soy. 

Yo sé los nombres extraños 
De las yerbas y las flores, 
Y de mortales engaños, 
Y de sublimes dolores. 

Yo he visto en la noche oscura 
Llover sobre mi cabeza 
Los rayos de lumbre pura 
De la divina belleza. 

Alas nacer vi en los hombros 
De las mujeres hermosas: 
Y salir de los escombros 
Volando las mariposas. 

He visto vivir a un hombre 
Con el puñal al costado, 
Sin decir jamás el nombre 
De aquella que lo ha matado. 

Rápida, como un reflejo, 
Dos veces vi el alma, dos: 
Cuando murió el pobre viejo, 
Cuando ella me dijo adiós. 

Temblé una vez, —en la reja, 
A la entrada de la viña— 
Cuando la bárbara abeja 
Picó en la frente a mi niña. 

Gocé una vez, de tal suerte 
Que gocé cual nunca: —cuando 
La sentencia de mi muerte 
Leyó el alcaide llorando. 

Oigo un suspiro, a través 
De las tierras y la mar, 
Y no es un suspiro, —es 
Que mi hijo va a despertar. 

Si dicen que del joyero 
Tome la joya mejor, 
Tomo a un amigo sincero 
Y pongo a un lado el amor. 

Yo he visto al águila herida 
Volar al azul sereno, 
Y morir en su guarida 
La víbora del veneno. 

Yo sé bien que cuando el mundo 
Cede, lívido, al descanso, 
Sobre el silencio profundo 
Murmura el arroyo manso. 

Yo he puesto la mano osada, 
De horror y júbilo yerta, 
Sobre la estrella apagada 
Que cayó frente a mi puerta. 

Oculto en mi pecho bravo 
La pena que me lo hiere: 
El hijo de un pueblo esclavo 
Vive por él, calla y muere. 

Todo es hermoso y constante, 
Todo es música y razón, 
Y todo, como el diamante, 
Antes que luz es carbón. 

Yo sé que al necio se entierra 
Con gran lujo y con gran llanto,— 
Y que no hay fruta en la tierra 
Como la del camposanto. 

Callo, y entiendo, y me quito 
La pompa del rimador: 
Cuelgo de un árbol marchito 
Mi muceta de doctor.

Martí, José. “Yo soy un hombre sincero”. Disponible en: http://www.ciudadseva.com/textos/poesia/ha/marti/yo_soy_un_hombre_sincero.htm

Reconoce algunas características modernistas del poema.

El uso especial del lenguaje apunta siempre a la originalidad del poeta.

Manifestación del sentimiento latinoamericano: «hijo de un pueblo esclavo».

Exaltación de la belleza: preocupación estética.

Alejamiento de lugares comunes («la pompa del rimador»), buscando una suerte de individualidad.

Recuperación de palabras extrañas, no comunes al lenguaje cotidiano, también como muestra de originalidad.

Yo he visto en la noche oscura 
Llover sobre mi cabeza 
Los rayos de lumbre pura 
De la divina belleza. 


Alas nacer vi en los hombros 
De las mujeres hermosas: 
Y salir de los escombros 
Volando las mariposas. (…)


Oculto en mi pecho bravo 
La pena que me lo hiere: 
El hijo de un pueblo esclavo 
Vive por él, calla y muere. 

Todo es hermoso y constante,
  Todo es música y razón, 
Y todo, como el diamante, 
Antes que luz es carbón. 


Yo sé que al necio se entierra
Con gran lujo y con gran llanto,
Y que no hay fruta en la tierra
Como la del camposanto. 


Callo, y entiendo, y me quito 
La pompa del rimador:
 
Cuelgo de un árbol marchito 
Mi muceta de doctor.

 

Selecciona la respuesta correcta para cada pregunta.

 

 

Uno de los siguientes es un modo en el que el poema se relaciona con el contexto del modernismo.

 
 
 

Selecciona la respuesta correcta para cada pregunta.

 

 

¿Cuál de las siguientes podría ser la intención del poema?

 
 
+

El cisne

El cisne, por su belleza y exotismo, tuvo lugar dentro de la poesía modernista. Un ejemplo de ello son los poemas de Rubén Darío de Julián del Casal en los que se le menciona o se le convierte en protagonista.



+

Leopoldo Lugones

Leopoldo Lugones fue escritor, poeta, periodista y político argentino, representante del modernismo. Su obra no solo explora la poesía sino también la narrativa, en la que se alcanza a percibir un interés por lo oculto, lo misterioso, presente tanto en él como en otros autores modernistas.



+

José Asunción Silva

José Asunción Silva fue, quizás, el principal representante del modernismo en Colombia. Especialmente recordado por el logro experimental alcanzado con la musicalidad de «Nocturno». Silva refleja en su obra (poética y narrativa) las fluctuaciones del modernismo que va de lo sacro a lo profano; así como dibuja constantemente la figura de la mujer frágil y bella que atrapó el interés de los poetas modernistas.



+

José Martí

Una de las figuras emblemáticas del modernismo es el poeta, periodista, ensayista y político cubano José Martí. La obra de este poeta es especial no solo por ser una muestra de la maestría modernista sino también por llevar en sí una fuerte voz de lo latinoamericano. Además de la calidad de su obra (en forma y fondo), Martí dejó un legado de gritos de libertad, participó en la independencia cubana, se opuso al imperialismo norteamericano y a la monarquía española, y es hoy una voz del modernismo y del sentimiento latinoamericano.



+

Rubén Darío

No se habla de modernismo sin recordar al poeta nicaragüense Rubén Darío, la cara más famosa del movimiento. A él se debe, en gran parte, el salto trasatlántico dado por el modernismo pues sus viajes llevaron los aires modernistas hasta España. La poesía de Rubén Darío se aleja de la vulgaridad burguesa de su época y vuelve su mirada hacia «lo glorioso» de la España monárquica del pasado, la belleza de las cortes, de las hadas, de los paisajes exóticos de países lejanos y de mundos imaginarios



+

 

Una de las preocupaciones de la poesía modernista fue la belleza. La forma tuvo incluso más fuerza que el fondo en las obras modernistas, sin que por ello se sacrificara el contenido de los poemas. Este interés por la belleza no sólo re reflejó en el gran cuidado que se tuvo con el lenguaje, sino también en el uso de palabras extrañas, a veces arcaicas, como «heliotropo».



+

 

El modernismo puso su mirada sobre paisajes exóticos. Para los poetas modernistas, China, India y otros países de oriente, fueron inspiración en sus versos. Los cuentos de hadas y la belleza de la aristocracia les sirvieron para oponerse a la vulgaridad burguesa enaltecida por el realismo y a la cual el modernismo se oponía con fervor.